PUBLICIDAD

ENTRETENIMIENTO

'No regresaría a los 18 años' Martha Debayle cuenta sus más grandes inseguridades

La talentosa empresaria contó su experiencia

Martha Debayle es amada u odiada, no hay de otra. Ha creado una gran comunidad de seguidores que adoran cada movimiento. Martha Emelina Debayle Alaniz nació en Nicaragua y ha tenido una gran y admirable trayectoria como conductora, locutora y empresaria. Ya sabemos que las entrevistas con Yordi son profundas e intensas y la última publicada fue justamente con Martha Debayle donde contó sus más fuertes experiencias sobre todo en la adolescencia.

La entrevista empezó fuerte. Martha Debayle confesó que sufre de claustrofobia grave. Se dio cuenta desde niña, aproximadamente a los 12 años en un juego de niños donde debían entrar gateando en un lugar obscuro. Su segunda experiencia con la claustrofobia fue en su luna de miel con su primer esposo durante un viaje en submarino. No le causa el mismo efecto estar en un avión pero ha descubierto en varias ocaciones que los lugares cerrados son su perdición.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Contó que nació en Nicaragua pero cuando tenía un año sus papás decidieron mudarse a Nueva York por el trabajo de su papá, siempre trabajó en la Banca de Nueva York, así que su primer idioma es inglés. Llegaron a México cuando trasladaron a su papá al Banco Nacional de México.

"El primer idioma que en realidad aprendí a hablar es inglés. Así que cuando ustedes sientan odio hacia mi persona, al contrario, deberían decir 'qué bonito habla español, Martha'. Cuando llegamos a México yo tenía 11 o 12 años, mis hermanos mayores y yo no sabíamos hablar español y fue súper complicado", dijo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Está completamente agradecida con la decisión de su papá de viajar a México para vivir porque asegura que este país le ha dado todo lo que tiene y la ha hecho todo lo que es. Cuenta que apenas tiene 4 o 5 años con la nacionalidad mexicana pero orgullosamente porta ahora las dos nacionalidades.

La relación con su hermana Eugenia Debayle

Eugenia Debayle es la hermana más conocida de Martha. Relata que era la más pequeña de cuatro, vivía en Nueva York y sus papás les dan la noticia que esperan al quinto hijo. Todos aseguraban que era niño y se sintió 'segura' como la niña más pequeña y consentida. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

"Yo estaba confiada, mi trono estaba seguro, mis juguetes estaban a salvo y entonces habla mi papá a la casa y dice 'It's a girl' y yo rompo en llanto y mi papá pregunta '¿Quién está llorando, Martita?' al contestarle que sí regresó a la casa a consolarme porque yo no contaba que llegaría Eugenia a mi vida. Entonces siempre que jugábamos a la casita de chiquitas ella siempre fue el perro, el trapeador, la bruja", bromea.

Sus papás son muy diferentes, mientras su mamá es muy dura, perfeccionista y recta, su papá es muy espiritual y busca conectar con la gente. Reveló que estuvo en una escuela de monjas pero no duró mucho porque no entendía el idioma y siempre ha sido hiperactiva. Cuando las autoridades del colegio le dijeron a su papá que Martha no podía estar en esa escuela de inmediato la sacó porque cuenta, no quería que creciera creyendo que era un problema.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Inseguridades de Martha Debayle

Siguió abriendo su corazón y contó que fue muy difícil su adolescencia cuando llegó a México. Al poco tiempo de llegar al país se separaron sus papás y asegura que no la pasó nada bien a los 14 años a los 18. Revela que le impresiona cómo la comida y las emociones están ligadas, cuenta que siempre fue gordita pero su pico fue a los 16 años. Fue complicado por todo lo que estaba pasando: sus papás, el idioma, cambio de país y además estaba subida de peso.

"Ojalá no hubiera perdido tanto tiempo sintiéndome inadecuada como perdí. Ojalá me sintiera en ese tiempo como me siento ahora conmigo misma.", dijo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Hacía dietas, 'todas las del mundo', dijo. Su mamá intentó no solo con dietas para que Martha bajara de peso, probó con inyecciones, pastillas y más porque ella y sus hermanas siempre fueron muy delgadas. Su peso ha sido una lucha constante incluso hasta hoy. 

El amor propio es un camino duro que muchas veces te rompe el corazón pero como Martha Debayle, el chiste es trabajarlo, aceptar las caídas y disfrutar los éxitos, porque esto no termina, toda la vida estaremos en el 'estira y afloja' como dice ella pero trabajando en lo más preciado y valioso: nosotros mismos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD