Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

ENTRETENIMIENTO

Miley y Liam: una historia de “amor” destinada al fracaso

Por: Alejandro Vizzuett16 de enero de 2023

Rupturas, engaños, canciones de despecho y entrevistas conmovedoras; eso y más hay en este recuento de Miley y Liam: una historia de “amor” destinada al fracaso.

Muchos sabemos que las cosas entre Miley Cyrus y Liam Hemsworth estuvieron más que peliagudas prácticamente desde que se conocieron, y la más reciente canción de la artista, “Flowers”, no hace más que recordarnos que lo malo entre ambos no ha terminado, como te los contamos en este enlace sobre referencias y este otro de comparativa con un tema importante para la ex pareja, “When I Was Your Man”.

Sin embargo, no todos conocen a ciencia cierta qué ocurrió en su pasado, y es por eso que aquí te traemos este recuento del ayer para que entres en contexto: Miley y Liam: una historia de “amor” destinada al fracaso.

Miley y Liam: una historia de “amor” destinada al fracaso

“La Última Canción”: el inicio del fin

Fue a finales del 2008 y comienzos del 2009 cuando se dio a conocer que Miley Cyrus y Liam Hemsworth protagonizarían la película de romance “La Última Canción”, dirigida por Julie Anne Robinson y adaptada de la novela homónima de Nicholas Sparks.

En mayo del 2009 se reunieron con la cineasta y el equipo de producción para saber los detalles del proyecto, aunque no pasaron mucho rato juntos sino hasta junio de aquel año, durante las grabaciones del filme.

Aunque ella ya tenía un concepto erróneo sobre él, porque le había llegado el rumor de que Liam no quería realizar el papel, al llegar a conocerlo quedó encantada con su forma de ser, y terminaron llevándose tan bien que incluso ella lo presumió en Twitter como su mejor amigo.

Ella contó que él siempre la hizo sentirse segura y feliz durante las grabaciones de “La Última Canción”, después de las cuales ambos empezaron a pasar más tiempo juntos, yendo a conciertos, viéndose después de trabajo, paseando por un lago, jugando y haciendo más actividades.

Se volvieron pareja ese mismo año

Al terminar las grabaciones del filme, ambos decidieron que estaban lo suficientemente cómodos el uno con el otro como para empezar una relación seria, la cual se dio a conocer al mundo, de manera accidental, en agosto del 2009, cuando los fotografiaron besándose en el aeropuerto de Nashville mientras se despedían.

Miley no podía ocultar que sentía muchas cosas por Liam cada vez que daba un concierto; de hecho, las veces en que interpretaba “When I Look At You”, lo hacía con una foto de él pegada a su piano para verlo mientras cantaba.

Las críticas sobre su relación no se hicieron esperar: muchos dijeron que él intentaba controlarla después de que ella dijera que eliminaría su cuenta de Twitter porque Liam le comentó que sería buena idea; ella confesó en su sitio web que Liam no la obligó a nada, y que tomó la decisión porque él le hizo ver que estaba desperdiciando mucho tiempo en la red.

En aquel momento, ella tenía 16 años y él 19, algo importante para Miley porque en una entrevista que dio muchos años después confesó que había tenido relaciones sexuales con él a esa edad, y que él fue la primera persona con quien lo había hecho a pesar de que le había mentido sobre su virginidad.

Hacen pública su relación

Para finales del 2009, la ex pareja decidió que ya no quería seguir ocultando su amor, por lo que de alguna manera declararon que estaban enamorados al besarse en las calles de París mientras estaban en la ciudad promocionando la música de Miley y la película que hicieron juntos.

En entrevistas contaron que la foto del poster de “La Última Canción” se realizó justamente en el primer día de grabaciones, momento en el que se dieron su primer beso a pesar de que no estaba en el guion.

“Ese beso definitivamente disparó algo. Disparó algo en mi cabeza que me hizo ver que esto sería muy divertido y me hizo ver que un día puedes sentirte mal y al siguiente puedes conocer a alguien que es tu alma gemela o tu mejor amigo o lo que sea, y es genial”, comentó Miley.

Pero, al pasar el tiempo, por alguna razón él siempre lucía incómodo al aparecer junto a ella en alguna entrevista pública o programa, como la vez en que se hicieron una entrevista mutua para “Unscripted”, de Moviefone, en la que ella dijo algunos comentarios, como el hecho de que se hurgaba en la nariz, que a él lo hizo lucir incómodo.

Comienza la montaña rusa

2010 fue un año de más de una ruptura en su relación: a mediados de año, un representante del actor confirmó a People que la pareja había decidido separarse debido a que tenían una agenda muy apretada que no les permitía verse tan seguido, pero en septiembre ya estaban juntos de nuevo.

En noviembre volvieron a tronar; supuestamente porque él estaba de viaje en Australia, y a ella la vieron besándose con el actor Avan Jogia en su fiesta de cumpleaños 18.

En 2011 regresaron, y parecía que todo ya iba bien en su relación: se les veía juntos paseando por California, a ella apoyándolo por su papel de Gale en “Los Juegos del Hambre” y él a ella acudiendo a algunos conciertos de su gira Gypsy Heart.

En junio de ese año compartieron a People que estaban pensando en casarse; para ese entonces, ella ya estaba por cumplir 19 y él tenía 22 años.

Wrecking Ball: la canción del despecho

La relación empezó a resquebrajarse en el 2012, y para febrero de aquel año, Miley confirmó a la revista Fashion que habían decidido dejar la relación, algo que quedó marcado con su canción “Drive”, que de alguna manera le dedicó.

Ella siguió usando su anillo de compromiso en algunas ocasiones, y confirmó que estaba muy concentrada en su música, aunque en los meses siguientes se le volvió a ver junto a Liam en unas cuantas salidas.

No obstante, ya para finales de año Miley ventiló por error un mensaje que le mandó a Liam diciéndole que no podía dormir porque se la pasaba llorando por su relación, y que hasta tomaba pastillas para poder tolerar la tristeza.

Un día después de los reportes de su ruptura definitiva, se vio a la actriz Eiza González besando a Liam, y en esa misma semana, Miley estrenó el videoclip de “Wracking Ball”, y la interpretó por primera vez en vivo en un evento de iHeartRadio, en el cual se le quebró la voz por el llanto.

En octubre de ese año, Miley estrenó “Bangerz”, su cuarto álbum de estudio, en el que incluyó canciones en las que prácticamente contó toda su historia con Liam. En los temas se dejó ver que, aparentemente, Liam le fue infiel entre 2012 y 2013, y que ésta fue una de las razones por las que se dio la separación.

Los años siguientes a la ruptura

Los dos intentaron evitar las entrevistas en las que los cuestionaban sobre el otro, y buscaron enfocarse en su trabajo y en nuevas relaciones, pero ninguno pudo separarse mucho del otro.

Por ejemplo, Liam compró una casa en Malibú sin saber que ahí Miley había grabado su primer disco, y cuando se enteró, dijo algo como “carajo, no puedo escapar de esta perra, está por toda mi maldita casa”.

Ella, por su parte, intentó pasar página saliendo con otras personas, aunque no le salieron bien las cosas: una de sus ex parejas, Patrick Schwarzenegger, la engañó con su ex e intentó justificarse, pero ella lo dejó en marzo del 2015.

“Estuvimos juntos cinco años y no creo que esos sentimientos cambien. Y eso es bueno porque eso me demuestra que fue real. No fue una aventura. Fue una parte importante en mi vida y siempre lo será”, dijo Liam sobre Miley en una entrevista para la revista Men’s Fitness algunos meses después.

Y al parecer esas declaraciones bastaron para que los artistas decidieran darse una nueva nueva oportunidad, algo que quedó confirmado en Año Nuevo del 2016, cuando se les vio pasando la festividad juntos en Australia; incluso ella se mudó a su casa en Malibú y buscó que los dos mantuvieran un perfil bajo.

Una nueva oportunidad… ¿para el amor?

Su relación se mantuvo estable entre 2016 y 2017, año en el que ella estrenó su tema “Malibu”, sobre el cual dijo que era un trabajo de autoaceptación al que logró llegar gracias a su ruptura con Liam y la experiencia que aquello le dejó.

Para entonces, Miley cambió mucho su aspecto físico de nuevo, ya que buscó dejar atrás la imagen que dio en el tiempo de “Bangerz”, la cual, al parecer, fue producto del dolor que le ocasionó su separación de Liam.

“Mataría ‘Wrecking Ball’. Siempre seré la chica desnuda en una bola, no importa si estoy con mis perros, siempre seré la chica que se desnudó y chupó un martillo. Debería haber pensado que eso me seguiría durante tanto tiempo. Mi mayor pesadilla es que la pongan en mi funeral”, indicó en una entrevista.

“Younger Now” fue el disco que siguió a “Bangerz”, y al cual le siguió una época en la que la prensa habló de lo bien que se veía y lo bueno que había resultado el cambio para ella, aunque Miley confesó en 2020 que en esos no estaba bien, ya que seguía experimentando con las drogas, pasando tiempo con amigos poco saludables y su relación con Liam no era lo que realmente parecía.

“mataría wrecking ball, siempre seré la chica desnuda en una bola, no importa si estoy con mis perros siempre seré la chica que se desnudó y chupó un martillo, debería haber pensado que eso me seguiría durante tanto tiempo, mi mayor pesadilla es que la pongan en mi funeral” pic.twitter.com/0QbfYcbbdf

— FLOWERS💐 (@milesholy) February 1, 2022

El incendio de Malibú: ¿un presagio del fin?

Llegaron juntos al 2018, un año en el que ocurrió un evento que los marcaría completamente: Miley y Liam perdieron su hogar en Malibú en un incendio catastrófico que afectó a gran parte de la gente de la ciudad.

Pero no todo fue realmente “malo” para la ex pareja, ya que ese año, en diciembre, se casaron en secreto. Lo malo es que Miley confesaría después que convirtió a Liam en su salvavidas ya que no podía soportar haber perdido muchas cosas que le importaban durante el incendio.

“No planeamos casarnos tan pronto pero vivir algo tan sentimental juntos (el incendio de su hogar ) nos acercó mucho más. Sentimos que perdimos una gran parte de nuestras vidas; por eso quisimos crear algo bonito de una situación horrible”, comentó Liam en entrevista a la revista GQ Australia.

Pero ese amor no fue real, sino más bien una idea de codependencia, y en los meses siguientes que estuvieron juntos antes de la separación y divorcio lo dieron a notar, al igual que su mutua incomodidad, mencionando acciones que no les gustaban del otro.

Miley intentó que las cosas entre ambos se solucionaran, proponiendo que fueran a terapia de pareja, pero la separación fue inminente: en junio del 2019 pusieron fin no sólo a su relación sino también a su matrimonio, pidiendo el acta de divorcio.

La separación no se hizo pública sino hasta mediados de agosto, aunque ya para entonces se había visto a Miley besándose con la modelo Kaitlynn Carter. Liam confesó en Instagram que le deseaba lo mejor, y Miley le respondió con “Slide Away”, una carta de amor/odio para su ex esposo.

Los meses que siguieron fueron difíciles para ella: recibió muchas críticas y culpas de que ella había engañado a su ex y que por eso la relación había terminado. Ambos comenzaron nuevas relaciones, pero ninguna duró demasiado.

“Pasé por un divorcio público que fue un asco; lo peor no fue darnos cuenta de que no nos quedaríamos como antes. No acepto que yo sea la villana; no pasé de estar feliz con él a besar a mi amiga en Italia. Hubo mucho tiempo ahí que el público no vio y que nos llevó al divorcio”, comentó Miley al respecto en una entrevista de varios años después.

“pasé por un divorcio público que fue un asco, lo peor no fue darnos cuenta de que no nos queríamos como antes, no acepto que yo sea la villana, no pasé de estar feliz con él a besar a mi amiga en italia, hubo mucho tiempo ahí que el público no vio y que nos llevó al divorcio" pic.twitter.com/c5hKyoXiJ2

— FLOWERS💐 (@milesholy) February 2, 2022

De “Plastic Hearts” a “Flowers”: un proceso de transformación

En los próximos años, Miley se enfocó en su siguiente material discográfico, “Plastic Hearts”, que lanzó en el 2020 justamente durante el encierro mundial por la pandemia de Covid-19. Ese disco fue una especie de catarsis por su relación con Liam y sus noviazgos con Kaitlynn y Cody Simpson.

“Quería indagar en las cenizas y encontrar lo que quedó, pero también quería recomponerme, aceptarlo y estar en paz. Batallé conmigo misma hasta que aprendí que, en la vida, habrán momentos en los que no puedas controlar la situación. Liberarme de ese control obsesivo fue positivo”, indicó a Apple Music.

En cada una de las entrevistas que siguió dando desde el estreno del disco hasta el lanzamiento de su nuevo sencillo, “Flowers”, Miley buscó hablar sobre su proceso de cambio, de aceptación y de amor propio, temas que quedaron demasiado claros en la letra de la nueva rola, que al parecer fue una especie de carta para Liam.

Si algo ya le quedó claro a Miley es que el futuro es incierto, y el “felices para siempre” es sólo una farsa que se vende en las películas de romance, pero ella ya no está dispuesta a aceptar un amor que le quite la paz ni la estabilidad emocional que le ha costado mucho construir.

Por su parte, Liam sigue enfocado en sus proyectos personales y en amoríos breves, subiendo imágenes a Instagram de la vida que lleva con su familia en Australia y en otros lugares en los que, casi siempre, aparece solo, aunque feliz.

¿Qué opinas de toda la relación entre Miley y Liam: una historia de “amor” destinada al fracaso? Compártenos tus comentarios en nuestros canales digitales.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: