PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

10 cosas que pasan cuando vives con tu pareja

Cuando estás en una relación que se siente sana y en la cual crees que es hora de dar el siguiente paso, lo más lógico es comenzar a vivir en pareja, sin embargo, no hay un manual de tips prácticos que te enseñen que la mudanza también viene con cambios.

En esta nueva etapa de la relación no solo aprendes que la relación no siempre va a ser color de rosa y que estar bajo el mismo techo implica un poco más que la alegría de ver a tu ser amado todos los días, sino que hay responsabilidades de todo tipo, económicas, del hogar y sobre todo afectivas que ambos tienen que cumplir como sí fueran las cuidadosas reglas de un juego, en el cual, aunque sí bien caben los errores, cruzar la línea podría arruinar lo que han conseguido hasta ahora.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

1. El escucha y la comunicación se vuelven sus mejores amigos

Hasta parece algo burdo que lo diga, ya que es bien sabido que la comunicación es uno de los puntos más importantes al tener una relación, sin embargo, al vivir con tu pareja es algo que no es necesario, es INDISPENSABLE. Cuando vives en la misma casa no hay lugar para “el visto” o aplicar el ghosting por un par de horas; las peleas o disgustos son en vivo y a todo color y no les puedes poner pausa, por ello siempre deben hablar de lo que los molesta o los inquieta, no importa que tan tonto lo consideres, hasta puede ser que regresó del gym y dejó sus calcetines tirados en el baño, DILO, sino estas cosas se acumularán con el paso del tiempo y vas a sacar a mitad de una pelea cada una de estas cosas de la peor forma posible y sin medir las consecuencias.

2. Te das cuenta que tu pareja tiene mañas que te pueden resultar molestas

Esto es una de las cosas más comunes que ocurren ya que descubres cada una de sus mañas y costumbres, como que deja migajas en la mesa, los platos sucios acumulados o que tiene una rutina de media hora que dedica a exprimirse los granitos de la cara. Son cosas que pasan y que no veías porque no convivían 24/7, pero déjame te digo que siempre estuvieron ahí y seguro han sido parte de su vida por mucho más tiempo que tú.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

3. Tiene días buenos y malos

Al vivir separados y no verse diario es probable que pienses que tu pareja siempre está de buenas, o que sí tiene días malos no son tantos, pero eran solo sobre los que decidía contarte. Viviendo juntos no se pueden guardar las apariencias y te darás cuenta que a veces hay días más malos que buenos y esos días malos son en los que tienen que ser más fuertes y en los que probablemente te toque poner un equilibrio en la relación y dar más sin esperar nada a cambio, ahí te darás cuenta que son un equipo y que cuando un remo no funciona, el otro puede seguir llevando el barco hasta que el otro sea capaz de remar de nuevo.

4. Las finanzas sí son importantes, y sí, también se llevan en equipo

Algo que pasa muy seguido en las parejas es que no hablen de dinero, sobre todo cuando aún no tienes definido el rumbo de la relación, si acaso el diálogo financiero más extenso es sobre quien paga, pero viviendo juntos, la cosa cambia bastante. Más allá de la fantasía de vivir su amor al máximo hay que ser realistas y poner sobre la mesa que hay gastos: los servicios, la despensa, la renta, los muebles, etc., para esto y aunque insisto mucho en este tema, debe haber comunicación, y sobre todo claridad, ya que aquí no es válido ocultar o mentir sobre el sueldo, ambos deben asumir la responsabilidad financiera que implica mantener un hogar y ser realistas sobre quien puede aportar más, es un hecho que no siempre se gana lo mismo y deben encontrar un equilibrio.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

5. Entenderás que no todo es “estar pegados” también deben darse su espacio

Esto es primordial y no, no me refiero a que cada quien se vaya unos días a otro departamento como Mr. Big y Carrie, sino a que de verdad en la misma casa aprendan a que cada uno puede hacer sus cosas, y está bien, no nacieron juntos y es sano tomarse su tiempo personal. Y sí esto también aplica para salir con amigos o hasta darte el tiempo para irte a brunchear sol@, son seres individuales que tomaron la decisión de compartir tiempos y espacios y que además lo siguen decidiendo diario, respetar su individualidad y entenderla los mantendrá más unidos.

6. El sexo no es ardiente y diario como en las películas

Aunque esto depende de tu personalidad y la de tu pareja descubrirás que no siempre estás en el mood de tener relaciones todo el tiempo, habrá días en los que solo querrás dormir con tu pijama más teta de franela y no pasa nada, y aunque claro deben darse espacios para “no dejar que muera la llama” como lo decían muchas sexólogas de los 90′s, es importante que no dejes caer el peso de tu relación en cuantas veces lo hacen a la semana.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

7. Las decisiones se toman pensando en ambos, no en el beneficio propio

Sí, ya no eres un ser que toma decisiones por si solo, yo sé que más arriba te hablé de la individualidad y sí bien eso aplica para espacios, hobbies, etc., hay cosas en las que la independencia se pierde solo un poquito ya que una mala decisión puede afectar a tu pareja o viceversa y puede ir de cosas tan triviales como con la familia de quién pasarán la Navidad o cuál será el plan del fin de semana, hasta sí te compraste esa bolsa carísima o la consola que querías. Y aunque queda claro que debe haber un margen de individualidad, una mala decisión, económica por ejemplo, podría afectar los planes que ambos tenían y no me malentiendas, no se trata de pedir permiso, es más sobre la organización y responsabilidades que como pareja adquirieron.

8. El amor se transforma

Así como lo escuchas, en algún momento te darás cuenta que ya no amas a tu pareja igual que antes y no, no hablo en el mal sentido, pero verás que dejaste de “estar enamorad@” para realmente amar a la persona con la que vives. Dejaste de idealizar para ver el panorama completo, conoces sus defectos, mañas y vivirás sus momentos más bajos, pero aún así tomarás la decisión consciente de amarle todos los días y seguir caminando a su lado. Quizás las mariposas en el estómago se van, pero se convierten en lazos que les unen y les hacen saber que están el/ la un@ para el otr@.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

9. Lo que afecta a uno, termina afectando indirectamente al otro

Tal vez tuviste problemas en el trabajo o últimamente haz estado más estresad@ de lo normal y aunque tu pareja te apoya, notas que también hay algo que le molesta, bueno, no te lo tomes personal, lo que a ti te afecta a el o ella también y es probable que resienta tus cambios de ánimo y le frustre no poder ayudar, pero esto es algo de lo más normal, nadie disfruta de ver a quien ama en situaciones difíciles. Llega el entendimiento de que son un equipo y aunque no son uno mismo, son situaciones que le pueden afectar.

10. Te das cuenta que es importante hablar sobre si siguen queriendo lo mismo de vez en cuando

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

No me refiero a esto hablando desde la inseguridad o para que vivas con paranoia siempre, pero de vez en cuando está bien hablar sobre si el camino para cumplir sus metas sigue siendo el mismo, si se sienten felices, si creen que algo no está funcionando o si quieren hacer algo distinto de su vida, solo así podrán entenderse y decidir si seguir caminando de la mano aún es opción o si solo siguen juntos por la costumbre. Suena un poco fatalista, pero más que eso, es realista y es otra forma de aprender y entender que el amor y la vida no es estática, recuerda que el amor es una decisión que ambos toman y como toda decisión se debe reafirmar de vez en cuando.

Estos puntos son solo algunos de los que nos parecieron más importantes, pero cuéntanos en nuestras redes ¿qué otras cosas crees que pasan cuando vives en pareja?

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD