Estilo de vida

12 personas describen el momento en el que se dieron cuenta de que estaban completamente enamoradas

Estilo de vida 12 personas describen el momento en el que se dieron cuenta de que estaban completamente enamoradas



En ninguna otra época tan exquisita como la nuestra, copa de amarga meditación sobre el sentir, la ausencia comunicativa de los sujetos-presas del amor ha sido tan significativa y turbia. Significativa porque su renuncia a la palabra totalizadora, en efecto, dice; es un decir colmado de ambigüedad y rareza, habitado por un silencio sonoro, casi estridente, cuya resonancia ilumina sin estrictas precisiones. Enigmática porque, aunque su explicación en la anécdota romántica y la dialéctica del testimonio posdramático tome horizonte, y aunque el afectado mismo reflexione con hondura sobre la esencia de sus emociones, es siempre un misterio lo que de verdad ocurre al amar. Al advertir el completo enamoramiento.

estar completamente enamorado luces

Problematizar la comunicabilidad del amor y escudriñar sus límites de la expresión son solo un par de las múltiples aristas que tiene la reflexión humana en torno a un sentimiento tan claro, pero enigmático a la vez. ¿Qué más se puede decir del amor que no esté dicho ya? ¿Cuáles son las letras exactas para un vocablo de misterio? En los estudios contemporáneos de filosofía, psicología y sociología, sobre todo, al cavilar desde el amor mismo o la experiencia distante de éste, y descubrirnos desamparados por su certera conceptualización, es decir, al tomar conciencia de una suerte de naufragio del verbo o la palabra abarcantes de sentido, ¿cómo estudiar lo que no se deja decir a cabalidad?

Cuando la imposibilidad se volatiliza en lo oral o encarna en la escritura compartida, lo imposible es. Entonces, el amor es. Podamos o no describirlo, queramos o no explicarlo. La experiencia se vuelve la única verdad y toda palabra que le pretenda absorber es una redundancia. Las historias de amor son una hipérbole, así, de lo insuperable o lo que no se (d)escribe, pero ¿en qué momento eso imposible posee a lo comunicable y cómo es que hallamos la manera de informar desde lo insostenible?

estar completamente enamorado cielo

En un ejercicio testimonial como los que ya he planteado con anterioridad –recordemos a esas 12 mujeres que revelan el momento en que decidieron no regresar con su ex y cómo otras 12 personas describen el momento en que se dieron cuenta que su pareja ya no las amaba–, la apuesta, hoy, no es la catástrofe, sino el análisis del momento en que nos hemos permitido caer en la rendición del amor. A continuación, una gimnasia lingüística que no se sostiene del verbo, mas sí de la expresión llana y multidireccional en el amar.

estar completamente enamorado auto

-

“Cuando el amor llegó, lo hizo con seguridad. Se sintió como una oleada de besos, miradas, palpitaciones y coincidencias fuera de este mundo”. – Olympia

-

“Ese momento fue euforia. No sólo eso. Fue incredulidad, destino y plenitud, todo en un cielo de placer”. – Iván

estar completamente enamorado ventana

“El enamoramiento se acercó en cabalgatas de sexo y energía, con formas sensuales de mujer, valor, ímpetu y voluntad desbocada”. – Alejandro

-

“Para mí, saberme enamorada, fue un encuentro interno de cercanía, éxtasis, completud, incertidumbre y una conciencia desmedida del presente”. – Julieta

-

“Enamorarme, como un suceso primordial en mi vida, fue señal de unicidad feliz, de inmortalidad y respiración”. – Daniel

estar completamente enamorado playa

“Aceptar que estaba enamorado fue una dicotomía. Perdición-encuentro, ansiedad-especialidad…” – Alonso

-

“Cuatro palabras que se entrelazan para mi yo enamorado: libertad, fantasía, esperanza, plenitud”. – Diego

-

“Desde el minuto uno fue entrega. Un lazo de confianza que se tejía de sexualidad y diversión”. – Pierre

estar completamente enamorado noche

“Saber que no podía estar lejos de ella se debió, sobre todo, por la magia entre los dos. Por la diversión, la confianza y la entrega que me invitaban a la inmensidad”. – Rodrigo

-

“Definitivamente todo se llenó de incertidumbre. Así como el amor era sinónimo de sonrisas y expectativas, también era la apertura a planes que nunca antes me había trazado y la posibilidad de nuevos enojos”. – Andrea

-

“Estar en paz. Enamorarme significó tranquilidad, seguridad, éxtasis y conexión”. – Alejandro

estar completamente enamorado correr

“Cuando me llené de ilusión. Enamorarme fue entusiasmo y confianza en una persona que hiciera de la incertidumbre algo disfrutable”. – Regina

-

En dicho paso de los sentimientos a las palabras y sus cavilaciones de lo certero, hay mucho qué tomar en cuenta; la mayoría de las ocasiones, también invisible a la lengua e impronunciable para el corazón. En tal caso, basta con leer también algunos Libros de amores trágicos que te recordaran que siempre puede ser peor y admirar Fotografías del sexo durante la tercera edad para entender a Freud en el amor.

estar completamente enamorado camino





Referencias: