14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día
Estilo de vida

14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día

Avatar of Georgette Valentini

Por: Georgette Valentini

22 de mayo, 2019

Estilo de vida 14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día
Avatar of Georgette Valentini

Por: Georgette Valentini

22 de mayo, 2019

Estas son algunas cosas que puedes hacer después de un mal día y que te harán sentir mucho mejor para empezar bien el día siguiente.


Todo nos puede pasar en el mismo día: perder el celular, haber cometido un error en el trabajo, tener una discusión con tu pareja, todo eso en el mismo día. Estas son algunas cosas que puedes hacer después de un mal día y que te harán sentir mejor.

Toma un baño

Como no hay lugar como el hogar, ve a tu casa, quítate los zapatos y la ropa, y toma un baño caliente relajante. Si tienes tina en tu baño, llénala y agrega sales para una mayor sensación de bienestar. Eso sí, no te demores mucho, no es necesario desperdiciar agua para lograr sentirte mejor.

14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día 1

Apaga tu celular

Lo menos que quieres, es que nadie te moleste y se ponga a hablar de sus problemas cuando tú has tenido el peor día. Desconéctate, si no estás en horario laboral no tienes por qué estar disponible si no te sientes bien. Si hay algún tema pendiente en la oficina o un tema familiar importante, sólo baja el volumen pero intenta no ponerle mucha atención.

Haz ejercicio

Aunque no tengas mucho ánimo, debes estar seguro que hacer ejercicio te hará sentir mucho mejor. Ya sea que vayas al gimnasio o en tu casa, mover tu cuerpo te hará concentrarte en los movimientos que debes efectuar y dejar de pensar en tus preocupaciones, aunque sea sólo por un par de horas.

Al hacer ejercicio liberamos endorfinas capaces de hacernos sentir emocionalmente no mucho mejor, además de que podremos dormir mejor después de tomar un baño.

14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día 2

Expresa tu frustración

Hay días en los que es válido quejarnos, sobre todo en los que la hemos pasado mal. Si tienes con quien descargar ese enojo o tristeza, habla de lo que te frustra. No esperes un consejo o una solución inmediata, a veces sólo hablar te hará sentir bien. Sé prudente con la persona que te está escuchando y primero pregúntale si es un bien momento para hablar, imagina que también pasó un mal día.

Da un paseo

Si no deseas aún regresar a tu casa, tal vez porque hay alguien y quieres estar solo, o te necesitas distraer, ponte un par de tenis y tu ipod para salir a caminar un rato por tu barrio mientras escuchas un par de álbumes relajantes o que te hagan sentir feliz.

También, si lo que necesitas es pensar y tomar alguna decisión, esta caminata te ayudará para aclarar tus pensamientos y pensar con la cabeza fría.

14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día 3

Sumérgete en un libro

Sigue con el capítulo del libro que dejaste pendiente hace semanas. Leer una historia diferente a la tuya, y una quizá más dramática, te hará olvidar por un rato temas en los que no quieres pensar.

Escribe o pinta lo que sientes

Aunque no tengas la facilidad para escribir, puedes intentar expresar en papel lo que sientes, aunque esas palabras no tengan mucho sentido. No sólo eso, también puedes tomar tus viejos óleos y hacer algunos trazos para liberar el estrés o las emociones negativas que acumulaste a lo largo del día.

14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día 4

Un gusto culposo

No se trata que te acabes un bote de helado, pero sí puedes comerte una rebanadita de pastel o un helado para endulzar tus pensamientos mientras saboreas uno de los placeres de la vida. La comida no suple los sentimientos negativos ni las malas experiencias, y tampoco debes de buscar consuelo siempre en ella, no lo malinterpretes, pero qué tiene de malo comer algo azucarado por un día para sentirte mejor.

Llora

Llorar es una expresión muy humana que te permite sacar lo que no puedes decir o expresar tan sencillamente. Te ayudará a no reprimir las emociones que a largo plazo no traen nada bueno. Acurrúcate en tu cama con una cobijita y llora un rato. Después te sentirás mejor y querrás cenar algo rico para consentirte.

14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día 5

Limpia tu casa

Hacer la limpieza es una de las actividades más relajantes, te mantiene ocupado pensando en lo lindo que quedará el lugar y al final te sientes muy satisfecho pues no sólo implica haber puesto orden a tu casa sino a tus pensamientos.

Al estar todo en orden, puedes tomar un baño y recostarte a leer o ver un poco de televisión.

Llama a tu mamá por teléfono

No hay mejor medicina que escuchar la voz de tu mamá por teléfono. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Chicago, escuchar su voz tiene el mismo efecto que recibir un abrazo capaz de relajarnos. Aunque no quieras hablar mucho tiempo con ella ni profundizar en la situación, sólo llámale para saludarla y decirle que la amas.

14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día 6

Sé objetivo y justo

Piensa si realmente lo que sientes amerita llorar durante toda la noche hasta ganarte el peor dolor de cabeza o basta con liberar unas cuantas lágrimas para después verle el lado positivo y menos dramático al asunto. A los humanos nos encanta el drama, sobre todo cuando pasamos por un momento complicado o incómodo. Sé justo y a la mañana siguiente intenta tener un mejor día. 

Medita

La meditación te hará entrar en un estado de paz absoluto. Acomódate en un cuarto solo con ropa cómoda y siéntate en la posición más cómoda, practica unos cuantos mantras y llena de vacío tu mente. Puedes poner música tibetana para entrar en el mood más fácilmente, pues sabemos que si no practicas meditación, no es pan comido.

14 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de un mal día 7

Cocina

Al salir del trabajo o antes de regresar a casa, pasa al supermercado por los ingredientes de un platillo sano y que te guste mucho. El alimento no sólo nutre tu cuerpo sino también tu alma. Piensa que tu cuerpo merece cuidados especiales, no sólo este día sino cualquiera.

Recuerda que depende de ti la manera en la que te afectan los problemas, que siempre estarán presentes, toma ventaja de ellos y asimílalos como aprendizajes, y si la mayoría de tus días son malos, piensa qué debes hacer para modificarlo.

Podría interesarte:

6 formas para pensar en ti sin descuidar tu relación

7 cosas que no deberías permitirle a tu psicólogo en la primera sesión


Referencias: