Estilo de vida

5 pensamientos que te impiden tomar decisiones correctas

Estilo de vida 5 pensamientos que te impiden tomar decisiones correctas


No somos nuestros errores, pero sin duda estos nos moldean. Las decisiones que tomamos, los logros y las caídas determinan nuestra actitud ante la vida, como diría el cliché, no es cuántas veces caigas sino las veces que te puedes levantar. Ese pensamiento es recurrente, sin embargo, fallar es algo que siempre produce miedo, y el miedo nos inmoviliza, nos detiene y en la mayoría de las ocasiones, nos hace retroceder. Somos víctimas de nuestra propia mentalidad, ella es la que nos hace fallar incluso antes de haber comenzado algo y ella representa a nuestro primer enemigo en el camino a la innovación y el éxito.

  Pensamientos letrero

Cometer un error una y otra vez y no cambiar parece ser parte de nuestra naturaleza, es por eso que el sitio Quartz decidió publicar las cinco cosas que arruinan nuestra habilidad para tomar decisiones. Ir a un lugar, pedir algo de comer, elegir una carrera y muchas más cosas tienen cierto nivel de importancia. Hay ciertos tipos de pensamientos llamados sesgos cognitivos que en resumen son las trampas que nuestro cerebro hace para tomar decisiones que no siempre nos benefician. Ya sea elemental o banal, las decisiones que tomamos diariamente deberían ser efectivas, pero los siguientes tipos de pensamientos muchas veces no permiten que logremos lo que queremos.

 

Sesgo de confirmación

Pensamientos errores  
El sesgo de confirmación se resume en que optamos por actuar con base en nuestras creencias y nunca cuestionar lo que hacemos. Esta habilidad se resume fácilmente en el pensamiento del agricultor. El agricultor siempre repite un patrón, esa es la forma en que la naturaleza funciona y por eso no busca otra cosa, mientras que el cazador siempre debe buscar la forma de innovar para conseguir su alimento. Mientras nuestro pensamiento siempre se base en lo que conocemos y no lo cuestionemos, nuestras decisiones estarán condenadas al fracaso.  

Quartz dice: “Somos más propensos a buscar información que confirme lo que creemos en lugar de encontrar las cosas que prueben lo contrario”. Doctores, políticos, creativos, emprendedores y más; las cosas realmente cambian cuando se piensa fuera de la zona de confort y se cuestiona cada aspecto de nuestra realidad.

 

Anclaje

Pensamientos estereotipo  
Nunca juzgues un libro por su portada. Muchas veces se refiere a las relaciones personales y otras al mundo literario, pero también debería ser usado en nuestro proceso mental. La primera impresión suele ser bastante definitoria en nuestra forma de pensar y es importante quitarse el prejuicio de que el instinto es bastante fuerte para así poder juzgar algo muchas veces antes de tomar una decisión que creamos correcta. Nuestro pensamiento es mucho más relativo que objetivo y eso siempre representa una mayor posibilidad de cometer errores, por esa razón muchas veces tendemos a creer estereotipos que nada tienen que ver con la realidad.

 

Sesgo de conformidad

Pensamientos conformidad  
Esto es lo que se considera “ir con el rebaño”. Alguna vez se hizo un experimento en el que cierto número de personas se formaron fuera de una puerta, pronto el lugar comenzó a llenarse, pues más gente estaba formada sin saber si quiera para qué era la fila. Finalmente el experimento terminó cuando las primeras personas formadas se fueron, evidenciado el poder que el pensamiento en grupo tiene sobre nosotros. El sesgo de conformidad es eso que te hace comer en algún restaurante o ver una película aunque no sea muy buena. La presión social es más fuerte de lo que creemos y si no tenemos cuidado puede afectar en importantes elecciones de vida, por ejemplo, al momento de determinar qué carrera estudiaremos o el trabajo que aceptaremos. La conformidad puede llevar a la autocensura que después se puede transformar en depresión, pérdida de creatividad y más.

 

Sesgo de supervivencia

Pensamientos Pursuit  
En diversas ocasiones las historias de éxito son inspiradoras. Pensemos en la película “The Pursuit of Happyness”, el personaje interpretado por Will Smith logra conseguir el trabajo de sus sueños y vence las adversidades. En lugar de ver las historias de fracasos, nos dejamos llevar por los logros de un pequeño porcentaje de la población. Preferimos los cuentos de hadas que las verdaderas historias con finales mucho más crudos y eso nos hace pensar que nosotros podemos ser el caso de éxito. No se trata de ser negativos, pero sí realistas.

Cada quien es responsable de su historia de éxito y seguir los pasos de alguien que lo logró una vez, es una forma de engañarnos y pensar que podemos conseguir lo que queremos de la misma forma que otra persona. No todos los que suben videos a Youtube son descubiertos como Justin Bieber, no todos los que abren un negocio se convierten en grandes empresarios y no todos los que pintan de cierta forma comienzan a exhibir en todo el mundo. Hay que encontrar un camino propio y seguirlo sin importar lo que los otros piensen.

 

Aversión a la pérdida

  Pensamientos perdida

Muchas veces el haber seguido un camino por mucho tiempo nos hace buscar menos pérdidas que cuando comenzamos algo nuevo. Estar profundamente involucrado con algo hará que tomemos menos riesgos y seamos más propensos a ganar en lugar de perder, aunque eso sea algo malo al largo plazo. Las ganancias siempre vienen con un gran riesgo, si decidimos buscar que las pérdidas sean menores, es posible que lo que ganemos no sea el máximo de lo que realmente podemos lograr si nos arriesgáramos un poco más. No significa que te conviertas en un adicto a las apuestas grandes, pero el miedo paraliza, y quedarse estancado es otra forma de morir.

Quartz recuerda que hubo un experimento en el que a un grupo de participantes se les dio 50 dólares y dos opciones: quedarse con 30 dólares o apostar con la oportunidad de quedarse con los 50 dólares. A otro grupo se le dio la misma cantidad de dinero y la opción de perder 20 dólares o apostar con la oportunidad de quedarse con los 50 dólares. Las opciones son las mismas, pero mientras en el primer grupo el 43% decidió apostar, en el segundo grupo fue el 61%; todo debido a la palabra “perder”. Psicológicamente intentamos reprimir la pérdida y siempre buscar ganancias, pero los sacrificios son parte de la fórmula del éxito y sin riesgos las recompensas siempre serán menores.  

Según Quartz, siempre que busquemos tomar decisiones hay que considerar lo siguiente:

¿Por qué creemos ciertas cosas?

¿Cuáles son los contraargumentos a nuestra opinión?

¿Quién influencia nuestras creencias?

¿Estás siguiendo a un grupo y realmente crees lo que dicen?

¿Qué perderás si tomas una decisión y qué ganarás?


*


Te puede interesar:

20 frases que te ayudarán a eliminar tu inseguridad

Cuatro pasos para ser feliz, según la neurociencia

Frases de "Un mundo feliz" para entender la vida
 

***

Fuente:

Quartz


Referencias: