INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

7 alimentos que un hombre debe evitar para eliminar el mal olor genital

14 de abril de 2018

Diana Garrido

Tal vez tienes bromhidrosis y ni siquiera lo sabes.



¿Cuántas veces, durante la intimidad, le pides a tu chica que sus besos bajen poco a poco hasta tu miembro y te practique sexo oral... pero ella se niega? Tal vez tienes mal olor genital y, por lo tanto, ella piensa que tu higiene es escasa así que no pondrá su boca ahí.


Puede no ser falta de higiene, tal vez sólo tienes glándulas apocrinas.



Éstas se hallan en la piel de las axilas, pies, genitales y pecho y secretan, principalmente, ceramidas que son muy sensibles. Por lo tanto, cuando se combinan con algunas bacterias que tienes en la dermis causan un sudor más grasoso y lleno de aromas desagradables. Esto se llama bromhidrosis.



Esto se debe a la genética y al consumo de alimentos que provocan que las ceramidas sena mucho más intensas. Ante la primera razón no se puede hacer nada, desafortunadamente; pero respecto a la alimentación, puedes hacer más de lo que crees, es decir, puedes cambiar tu dieta de modo que los alimentos que consumes se conviertan en tu aliados para evitar los olores desagradables, ya que pueden, incluso, sobrepasar los límites. Así que si quieres saber qué comida debes evitar, no dejes de leer.




-

Carnes rojas


La carne roja contiene grasa y por lo tanto colesterol. La acumulación de los tóxicos del animal también influyen en que ésta no se mantenga fresca y del mismo modo contiene carbohidratos que provocan mal olor y sudoración —quizá— excesiva.




-

Lácteos


La grasa propia de los lácteos genera mucosa en las cavidades húmedas del cuerpo, ésta, si no se extrae a tiempo o como debe ser, puede generar acumulación de bacterias que propician el mal olor.




-

Miel


Aunque es un endulzante natural puede ser dañino para la salud y puede aumentar el colesterol en la sangre, así como elevar el nivel de glucosa, pero lo verdaderamente incómodo es que proviene de origen animal, lo cual es casi una señal de que puede contener bacterias dañinas para el cuerpo. Éstas generan malos olores e incluso infecciones.




-

Comida enlatada


Los conservadores propios de las latas que sirven para mantener frescos los alimentos son tan dañinos que pueden provocar más efectos en los seres humanos de los que se pensaba, uno de ellos es el Bisfenol A, mismo que causa problemas en el sistema endocrino alterando las hormonas, las cuales pueden jugar con la secreción de líquidos semejantes a la pus.




-

Sal


Al tapar las arterias, venas y otros puntos importantes del cuerpo se acumulan grasas y se tapan los poros, lo que causaría, inminentemente, mal olor.





-

Embutidos


Su compuesto está basado en grasas y en la acumulación de carnes y desperdicios animales. Razón suficiente.





-

Aceites


Las grasas generan malos olores ya que al no ser completamente desechadas, buscan salir por donde pueden, así que algunas lo hacen por medio de las glándulas sudoríparas generando malos aromas en zonas que por lo general están encerradas.



-

Este padecimiento puede aparecer desde los 15 años y no irse nunca, pero sí puede disminuir en el momento que desees cambiando un poco tus hábitos alimenticios. El sudor puede ser demasiado intenso, pero con la alimentación correcta podrás hacer de tu experiencia con las glándulas algo más ligero y llevadero.


TAGS: Alimentación salud cuerpo
REFERENCIAS: Efe Salud Salud NAxio

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

20 datos curiosos de la vida de Luis Miguel que no aparecieron en la serie 7 consejos de maquillaje para no verte pálida si eres morena 8 consejos para aprovechar Pinterest al máximo si quieres mejorar tu estilo 12 cosas que arruinan tus selfies y debes evitar en tu Instagram Comparación de 'Luis Miguel, la serie' y la realidad en 25 momentos 8 formas de maquillarte para no verte cansada ni ojerosa

  TE RECOMENDAMOS