Estilo de vida

Autofobia: la razón por la que te sigue dando alas aunque no le gustes

Estilo de vida Autofobia: la razón por la que te sigue dando alas aunque no le gustes

No te quiere a ti, quiere evitar estar consigo mismo.



No te conoces, no eres capaz de ver tu reflejo, tampoco puedes escuchar tu propia voz y desconoces qué olor transmites, pues estás tan habituado a él que has dejado de percibirlo.


post-image


Siendo un ser tan desconocido para ti mismo, ¿alguna vez te has tenido miedo? Puede sonar irreal o incluso absurdo; sin embargo, si lo piensas con detenimiento verás que sí, a veces tienes pavor de quedarte sólo contigo.


Desafortunadamente, hay algunas personas que han convertido este temor en una patología conocida como autofobia: miedo exacerbado a uno mismo. El problema es que quienes sufren esta fobia buscan estar con alguien para evitar sentirse solos. En el ámbito amoroso se relacionan a medias, dicen lo que el otro quiere oír con tal de que le hagan compañía, lastimando a quienes están a su alrededor.


post-image


La autofobia no responde a una soledad física; es decir, a quedarse para siempre en una montaña aislada siendo un ermitaño, sino a una soledad moral. Saberse alejado emocionalmente de los demás, no pertenecer a ningún lugar, sentirse excluido de cualquier círculo, no tener una identidad.


post-image


¿Sales con alguien y has pensado que no te quiere a ti, sino que quiere evitar estar consigo mismo? Entonces sigue leyendo.


-

Tú, su botiquín de emergencias


En algún momento podrá necesitarte. Contigo siente seguridad de poder llamarte a las 3 de la mañana y saber que estarás del otro lado del auricular, escuchando. Sabe que cuando no tenga algo mejor que hacer estarás ahí y que cuando comience a sentirse incómodo podrá irse de nuevo.


post-image


-

¿Cómo reconocerlo?


Algunas señales de que esto está sucediendo son las siguientes:


+ Te ignora cuando está con otras personas.

+ Mientras esté con otros, es como si no existieras.

+ Te pide que lo acompañes pero no te acompaña a ti.

+ Te invita a fiestas familiares o compromisos de trabajo donde no tiene con quien ir, pero cuando tú lo invitas a tus eventos jamás accede.


post-image


+ Aunque no quiere formalizar nada, te pide que no salgas con nadie más.

+ Te pide que no te involucres emocionalmente con nadie más que con él porque teme perder tu atención.

+ Recurre a ti cuando algo va mal, pero cuando va bien ni se aparece.

+ Eres su paño de lágrimas después de un día difícil, pero cuando todo está sobre ruedas, no te manda ni un mensaje de "buenos días".


post-image


-

No es su culpa, no del todo


La autofobia no puede controlarse fácilmente. No es que alguien elija tener ese miedo ni mucho menos que le agrade sentirlo constantemente. Este conflicto tiene muchas causas; puede ser desde un trauma desde la niñez o la propensión a estados de ansiedad cuando se está apartado.


post-image


De manera evolutiva estamos adaptados a estar con alguien: los primeros grupos humanos tenían que estar siempre juntos. No había otra manera de defenderse de los depredadores, de cazar o de protegerse del frío. Es decir, todos somos un poco autófobos en el fondo: el instinto social nos impulsa a relacionarnos –no en balde los mecanismos inconscientes de empatía que imperan en nuestro cerebro—.


post-image


-

Es una verdad indiscutible que necesitamos de los demás para subsistir física y emocionalmente, pero está en tus manos decidir si quieres seguir en una relación donde sólo seas el botiquín de emergencias de alguien; donde tus necesidades de afecto y amor sean cumplidas sólo de a ratos y donde no sientas que se te tome la seriedad que buscas.


Si hay alguien que puede decidir sobre el destino de tu vida amorosa eres tú. Deja que el otro resuelva sus problemas, ya vendrá alguien a quien le gustes de verdad.


*

Todas las fotografías: Victor Supertramp