Estilo de vida

Bacné: los molestos granitos en la espalda y cómo eliminarlos

Estilo de vida Bacné: los molestos granitos en la espalda y cómo eliminarlos

Este padecimiento no debería ser atendido únicamente cuando es tiempo de salir con traje de baño para untarte bronceador, sino desde su aparición.



Nadar en una alberca, asolearte en la playa, usar un vestido de gala sin espalda, hacer el amor sintiéndote totalmente segura de tu cuerpo, entre otras cosas son las que jamás podrás hacer si sufres del tormentoso bacné —por lo menos no sin sentir que sobre tu espalda llevas un desagradable secreto que no quieres que nadie descubra jamás—.


post-image


No se trata de una mentira o de un defecto irreparable sobre tus hombros, sino de los molestos granitos que algunas mujeres tienen en ciertas áreas de la espalda. El bacné, al igual que el acné, se ha convertido en uno de los problemas dermatológicos que más preocupan e incomodan a algunas.


post-image


Sobre éste, el doctor Emiliano Grillo –dermatólogo del Instituto Médico Láser– opina que: «la llegada del buen tiempo se traduce en un aumento de las consultas de dermatología sobre estas lesiones, que se producen cuando las glándulas sebáceas de la piel se obstruyen y se produce un incremento de bacterias y la formación del grano».


Sin embargo este padecimiento no debería ser atendido únicamente cuando es tiempo de salir con traje de baño para untarte bronceador, sino desde su aparición.


post-image



-

El bacné se origina por:


+Factores genéticos.

+Alteraciones hormonales (pubertad, ciclo menstrual, embarazo, toma de anticonceptivos).

+Irritación (por vestir con ropa muy pegada o al usar telas que lastimen la piel).

+Uso de fármacos (por ejemplo los corticoides).


post-image



-

El bacné se elimina con:


+Un buen diagnóstico para determinar la causa de su aparición.

+Una rutina de limpieza y mantenimiento:


1. Limpieza con gel de baño o jabón neutro en toda el área de la espalda; entre más suave sea el pH de tu producto más fácil será regular la flor bacteriana que está provocando al bacné.

2. Exfoliación cada 3 días para eliminar los restos de células muertas que obstruyen las glándulas sebáceas.

3. Cremas hidratantes especiales, es decir con una concentración baja de ácido salicílico para hidratar y al mismo tiempo balancear la grasa cutánea.

4. Bloqueador libre de aceites para que tu piel no reaccione al daño solar.


post-image



-

Evita que reaparezca el bacné con:


+Una dieta en la que reduzcas la ingesta de lácteos, ácidos grasos y azúcares.

+Colaciones de frutas, verduras y alimentos con fibra.

+Ropa holgada, sobre todo al momento de practicar deporte para que el sudor no aumenta la flora bacteriana de tu espalda.


post-image


La espalda no es menos importante que tu rostro, así que de la misma forma en la que limpias, proteges y procuras la piel de tu cara, deberías cuidar cada una de las áreas de tu silueta.



Referencias: