10 lecciones que el metal me enseñó sobre la vida y me hacen disfrutarla al máximo

10 lecciones que el metal me enseñó sobre la vida y me hacen disfrutarla al máximo

Por: Lou Alpizar -

El metal me cambió la vida y me enseñó estas lecciones que me hacen disfrutarla al máximo


El metal es mucho más que un género musical, es un estilo de vida. Podría parecer exagerado, pero aquellos que nos mueve la pasión por la música extrema, sabemos que difícilmente nos alejaremos de esta forma de vivir y las artes en general. El metal me ha dado muchas herramientas para vivir mi vida más feliz y ser más honesto conmigo mismo… Debo ser realista, lo viví diferente en mi pubertad y mi adolescencia y después de un largo viaje hacia mi adultez, no cambiaría nada de todo lo que el destino me ha traído. La música que amo me lo dio todo.

1. Disfrutar y dejarme fluir con la música 

Primero lo primero, toda la música en el mundo es hermosa y la hay para todos los gustos. Sin embargo, pocas personas la viven como los que escuchamos metal. Todo empieza cuando te pones los audífonos y escuchas un disco que será tu favorito y cuando menos lo esperas, empiezas a escuchar 3 o 4 discos completos al día y te conviertes en una biblioteca musical. Conoces nombres de discos, artistas, canciones y sus fechas de publicación… y todo eso gracias a tantas horas en las que solo te sentaste a fundirte en los álbumes que forjaron tu personalidad.

2. Los mejores amigos son para siempre

Me considero una persona con muchos amigos. He forjado amistades en escuelas, trabajos… vaya, ¡hasta en el cine! Sin embargo, existe un vínculo extrasensorial y casi mágico que te une a aquellos que tienen tus mismas pasiones. Encontré que los amigos que conocí –gracias a ir a conciertos, compartir bandas en común o mejor aún, hacer música con ellos– se hicieron parte de mi familia y personas a las que les confiaría hasta mi vida. De eso se trata, el metal forja hermandades.

Beneficios de escuchar metalFoto: Facebook Lou Alpizar

3. Ser realmente quien soy sin intentar encajar con los demás

Recuerdo los días en los que era el ‘bicho raro’ de mi salón de clases. El que se vestía de negro y se sentaba hasta atrás; siempre recibía comentarios como "antes de hablarte me dabas miedo". Y conforme mi rebeldía se transformaba en adaptación, me encontré siendo capaz de llevarme bien con todos sin hacer miles de esfuerzos por agradarles, tal como lo hacían algunos otros compañeros. En la música encontré mi identidad y al ser sincero conmigo mismo, fui sincero con los demás. Incluso con los que me llevaba mal.

Relacionadorazones-para-escuchar-heavy-metal-y-punk-rockFelicidad, calma y otras razones para escuchar punk y heavy metal

4. Me relacioné con gente con diferentes gustos musicales sin juzgarlos.

Cuando el metal se vuelve tu vida, difícilmente aceptas otra cosa en un principio. Es verdad que algunos te miran raro por ser "diferente", pero lo cierto es que tú empiezas a verlos raro también. Algunos metaleros no salen de esa guerra personal que tienen contra el mundo y creen que nuestro deber es estar enojados con los que no sean como nosotros. Y aunque es cierto que en muchas de nuestras canciones encuentras un desahogo de ira, también encuentras mensajes de libertad y aceptación que te ayudan a encontrar gente valiosa donde menos lo esperas.

10 lecciones que el metal me enseñó sobre la vida y me hacen disfrutarla al máximo 1Foto: Instagram oficial de Slayer

5. Rompí los paradigmas de mi mente y la de mi familia

Un día se me ocurrió estudiar música y perdí la cuenta de cuántas veces escuché "mejor estudia una carrera de verdad"; al poco tiempo, empecé a escuchar bandas como Black Sabbath y los comentarios sobre la música "satánica" no se hicieron esperar. Sin embargo, con el paso de los años, la música se volvió una parte de mí y pude dedicar mi vida a ella. Mi familia terminó apoyando mis decisiones y nos unimos realmente… supe que todo estaba mejor el día que descubrí a mi madre escuchando a Iron Maiden.

Relacionadocanciones-de-metal-romanticas-de-amorLas 20 canciones de metal más románticas que demuestran que todos tenemos un corazón 

6. Aprendí a decir que no

Adam ‘Nergal’ Darski, mejor conocido como el vocalista de Behemoth, habla mucho de la rebeldía en sus canciones y en su forma de ser. Y es que él es un ejemplo de cómo llevar el metal a todo aspecto de la vida. No sólo se trata de hacer lo que uno quiere, definitivamente es importante decir NO directo y sencillo ante aquello que no nos parece. En el caso de Nergal, tuvo tan presente eso que le dijo un rotundo NO hasta al mismo cáncer que lo aquejaba.

10 lecciones que el metal me enseñó sobre la vida y me hacen disfrutarla al máximo 2Foto: Instagram oficial de Behemoth

7. Definí mis sueños y lucho por ellos día con día

Creo que tuve claro desde un inicio a lo que iba a dedicar mi vida: la música y las letras. Esa idea me llegó con los primeros acordes de muchas bandas que sigo amando hasta ahora. Aunado a ello, conocí a varias personas cuyas profesiones se fueron a todos los aspectos de la vida y nunca dudaron de lo que buscaban. Doctores, ingenieros, arquitectos, actores, psicólogos… todos ellos comparten dos cosas: la pasión por la vida y la pasión por el metal. Nos impulsó a ser seguros de nosotros mismos.

8. Viajar por todos lados

Ah, sin duda uno de los aspectos más bellos de la vida es conocer el mundo. Tocar y escuchar metal sin duda me llevaron a diversos lugares que en mi vida soñé conocer; ya sea con la adrenalina de llevar tu música a otra ciudad o incluso subirte a un avión para ver a ESA banda que no ha tocado en veinte años y probablemente no vuelva a tocar nunca: el metal en el mundo es un fenómeno único.

10 lecciones que el metal me enseñó sobre la vida y me hacen disfrutarla al máximo 3Foto: Instagram oficial Iron Maiden

9. Mantengo estabilidad emocional

¿Te ha tocado enfrentarte a largas horas de tráfico y estar a punto de perder la cabeza o tener un estrés por esa tarea o trabajo que tienes horas sin poder completar? ¿Alguna vez estuviste a punto de estallar? Créeme, escuchar a todo volumen un disco de Carcass, Queensryche o la banda que más te guste es totalmente terapéutico. Entre más agresivos sean los guitarreros, más presión vas a liberar y por ende, vivirás más feliz.

Relacionadorazones-por-las-que-tienes-que-escuchar-metal-cuando-vas-al-gymPor qué el metal es la mejor música para ir al gym

10. Ser verdaderamente libre y autónomo

Esto, sin duda alguna es la lección de vida más importante que aprendí de toda la música de mis bandas favoritas. Las reglas del mundo se hicieron por una razón, pero algunas se pueden doblar, otras romper y otras simplemente seguir. Los sonidos de la libertad me hicieron darme cuenta de mi propia autonomía y la capacidad para decidir lo mejor para mí. ¿Y sabes? Hasta la fecha me funciona bastante bien.

10 lecciones que el metal me enseñó sobre la vida y me hacen disfrutarla al máximo 4Foto: Instagram oficial de Motörhead

En portada: Instagram de Amorphis.family

Te puede interesar:

Aviación, cáncer y metal: las historias más intensas del vocalista de Iron Maiden
Las 18 canciones de Judas Priest que demuestran que el metal nunca morirá
Las 20 canciones de metal más románticas que demuestran que todos tenemos un corazón


Referencias: