Estilo de vida

Bioenergética: la terapia que te liberará de la angustia del pasado

Estilo de vida Bioenergética: la terapia que te liberará de la angustia del pasado

La Bioenergética te ayudará a sentir con todo el cuerpo y no sólo con la mente, y así desprenderte del dolor pasado.



Todas las experiencias vividas quedan marcadas en nuestro cuerpo. Parece difícil de creer cómo entran todas las broncas, llantos, miedos y demás emociones de tantos años dentro de este cuerpo; pero es así, el cuerpo guarda el registro de toda nuestra vida, al igual que el inconsciente. Todos los sentimientos y emociones que no se liberaron en el momento están en uno y generan dentro nuestro bloqueos energéticos que nos van cortando la energía vital. Esta energía vital se ve reflejada en nuestros movimientos, en el brillo de nuestra mirada, en el tono de la voz, en la postura corporal y en cómo respiramos. Vivimos en nuestra cabeza y estamos desdoblados del cuerpo para no permitirnos sentir. Pocas veces estamos en el momento presente, sin estar abstraídos en los recuerdos del pasado o las proyecciones del futuro. El exceso de mente le sacó lugar al sentir del cuerpo, y ya casi no sentimos nuestros pies al caminar. Hay que volver a enraizar, a conectar con nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestra pisada. Perdimos también el contacto con la naturaleza, ya no pisamos la tierra ni vemos el cielo. Es importante sentirse parte del mundo, sentir la armonía con que florecen las plantas o se mueven los animales y aprender a ser así, alineados con el mundo que nos rodea y no solo enrollados en nuestros pensamientos que tratan de dominarnos. 


La bioenergética es una terapia que trabaja con el cuerpo, liberando estas corazas musculares que nos fuimos creando desde que nacimos para defendernos de situaciones que nos dolieron. Se crearon en nuestros primeros años de vida y nos fueron alejando de la realidad con el fin de resguardarnos. Con el paso de los años nos acostumbramos a vivir a medias, a no sentir nuestro cuerpo, a no conectar con la mirada o a vivir con dolores y contracturas crónicas que de tanto estar con nosotros ya casi no sentimos. Pero esta vida a medias en algún momento se hace sentir y nos empuja a cambiar. Cuando sientas que llega ese impulso de cambio, no lo reprimas, síguelo hasta el fondo, que automáticamente te va a llevar a la superficie y cada día va a tener un nuevo color.


Como todas las terapias, la primer recomendación es buscar un especialista y hacer un proceso guiado. Es importante entender que las emociones mueven mucho internamente y que destapar un bloqueo genera nuevas energías en uno, con las que hay que aprender a lidiar. Sin embargo, hay algunos ejercicios simples con los que se puede empezar para tomar impulso y animarse al cambio.


Bioenergética: la terapia que te liberará de la angustia del pasado 1


1. Todas las mañana al despertar has movimientos con tus piernas extendidas sobre la cama alternando una y otra. Lleva la pierna extendida para arriba y déjala caer, de forma dinámica, una y otra contando cada golpe. Puedes empezar con 50 patadas, y a medida que el cuerpo lo permita aumentar hasta llegar a 150 ó 200 patadas diarias. Cuando termines este ejercicio, tómate un instante acostado, notarás un cosquilleo en los pies y más presencia en las piernas. 


2. Lávate la cara con abundante agua fría sobre los ojos. El agua fría ayuda a ablandar la coraza muscular ocular, aquella que se formo de pequeños ante situaciones que no queríamos ver, permitiendo que nuestra mirada se vuelva más profunda y brillante


3. Al caminar, enfócate en tus pies y en el contacto con el piso, si es difícil hacer esto durante toda la caminata, elige una cuadra y durante ese lapso mantén la atención en cada pisada, intentando pisar con más fuerza de lo común y poniendo especial atención a cómo caminas. Hay gente que sin darse cuenta, camina siempre en puntas de pie, sin apoyar los talones, esto es una característica física que nos demuestra que están colgados.


Bioenergética: la terapia que te liberará de la angustia del pasado 2


4. Intenta sacar sonido por la boca. El sonido es fundamental para liberar emociones que se reprimieron durante nuestra vida y quedaron encapsuladas en diversas partes del cuerpo. Suspiros, movimientos de apertura con la mandíbula liberando un "aaaaaah", bostezos grandes. 


5. Permítete llorar. Llorar es la mayor descarga del cuerpo. Cuando sientas la necesidad de llorar, no lo retraigas, aprovecha ese impulso y llora con ruido y movimientos del pecho. Es importante no guardar las emociones dentro y animarse a sentir. No intentes distraerte cuando te sientes triste mirando una serie o escuchando música. Concéntrate en ti mismo y deja que las emociones sigan su camino; incluso cuando no sabes por qué lloras, hazlo sin miedo o vergüenza.


6. La risa también es una descarga, tiene el mismo efecto que el llanto. Ríe cada vez que puedas, con ruido, con carcajada, con sentimiento. Mover el pecho con la risa o el llanto afloja las corazas del corazón y nos permiten sentir más y mejor


7. Concéntrate en la respiración. Respiramos corto porque fuimos bloqueando partes de nuestro cuerpo y nuestro aire. Es importante volver a las respiraciones profundas. La mejor forma de aprender a respirar es observando a un bebé dormir. Ellos respiran con todo su cuerpo, sin bloquear ni el pecho ni el abdomen. El aire es una ola que entra y recorre todo el cuerpo inflándolo; y cuando sale, lo hace por completo, sin interrupciones. Parece una tontería, pero estar encerrados en nuestra cabeza, bloqueando nuestras reacciones y emociones hizo que nos olvidemos algo tan básico como respirar.


**


La revista Psychological Science publicó cuatro pasos para ser feliz según la neurociencia, síguelos y comienza hoy mismo a aplicarlos en tu vida cotidiana. ¿Crees que requieres de la aceptación, una pareja perfecta, fama y fortuna para vivir plenamente? Piénsalo dos veces después de leer las cosas que no necesitas para ser feliz.



Referencias: