Me dejaste de amar: por qué no te dejaba ir después de tantos años

Me dejaste de amar: por qué no te dejaba ir después de tantos años

Por: Kate Nateras -

Adiós, amor de mis días. Adiós, amor de mi vida.

Llevábamos años juntos, crecimos al mismo tiempo, aprendimos uno del otro y de la vida, amamos, sentimos y nos enamoramos. Hablábamos de un futuro, hablábamos de tener una casa llena de plantas y un estudio para cada uno en ella, hablábamos de lo que comeríamos los fines de semana y del enorme librero que habría en nuestra sala sin objeción alguna. Teníamos una vida juntos, queríamos una vida juntos… hasta que me dejaste de amar y, yo, decidí dejarte atrás.

  Artículos Relacionadoscarta-a-la-persona-que-no-me-amo-como-yo-a-elestilo-de-vidaCarta para la persona que me dijo que NO me quería como yo lo amaba

Me dejaste de amar: por qué no te dejaba ir después de tantos años 1

No me lo decías para no lastimarme, pero yo me daba cuenta de cómo tus ojos ya no brillaban al tenerme frente a ellos, tus manos ya no temblaban al tocar mi piel, ya no sonreías en nuestras fotos y ya no latía tu corazón cuando estaba cerca de mío. Dejaste de amarme. Entonces venían los desplantes, tu cuerpo helado aún estando envuelto en mi cuerpo. Tus labios resecos y tiesos como si lo que besaran fuera el mismo desierto, tus palabras ambiguas que se fugaban como el humo… se iban, así como tú.

Me dejaste de amar: por qué no te dejaba ir después de tantos años 2

Cada vez te alejabas más y más, como si una ola te arrastrara de mí, de nosotros, de nuestro amor, y yo, atrás de ella persiguiéndote, intentado jalarte, rescatarte, intentando llevarnos a la orilla… pero sólo me estaba hundiendo, sólo se me metía el agua a los pulmones y me ahogaba, no podía respirar, sin embargo, tú, parecía que disfrutabas del viaje. Yo no. Yo estaba muriendo. Dudabas, no querías quedarte en la orilla conmigo y tampoco navegar a mi lado. Tú querías irte y yo debía dejarte ir… a pesar de los años juntos, a pesar del amor que aún te tengo, a pesar de que tu corazón era mi hogar. El lugar al que yo pertenecía.

  Artículos Relacionadospor-que-tu-ex-te-busca-durante-la-cuarentenaestilo-de-vida¿Ya te escribió tu ex? La razón por la que te busca durante la crisis de cuarentena

Me dejaste de amar: por qué no te dejaba ir después de tantos años 3

Decidí volver por mí, no podía aferrarme a aquella ola que sólo me estaba sumergiendo, que me debilitaba y me revolcaba una y otra vez hasta dejarme sin el suficiente oxígeno para continuar. Regresé porque necesitaba recuperar el aliento, irme a casa, curar mi corazón, curarme yo. No, no fue fácil, aquel fue un viaje inmenso del que no quería salir, pero fue lo mejor por ti, por mí, por nosotros. Me dejaste de amar y debía afrontarlo.

Me dejaste de amar: por qué no te dejaba ir después de tantos años 4

Tenía que amarme más a mí, darme todo lo que te di y más; sanar, coser, curar, abrazar y soltar. Tenía que entender que sí hay un ‘después’ después de ti. Que sí hay un futuro sin ti a mi lado, sin tus abrazos ni tus besos. Que hay todo un mar que espera por mí.

  Artículos Relacionadoscosas-que-puedes-hacer-en-casa-durante-la-cuarentenaestilo-de-vida72 cosas que puedes hacer para ti en casa y dejar de pensar en tu ex


Me dejaste de amar: por qué no te dejaba ir después de tantos años 5

Entonces sané, entonces curé las heridas que tu desamor me había dejado, guardé los recuerdos y los eché a ese mar por el que decidiste irte. Así, con los pulmones fuertes y el corazón aún más, salí de nuevo a caminar a la orilla, a recostarme en la arena, nadar en el agua, pero ya sin pensar en ti. Al fin te dejé ir con el mar, con la sal, con tu recuerdo.

No fue en esta vida, ni en este mar, ni en este momento, y aunque siempre serás el amor de mis días, ya te dejé ir.

VER MÁS:
No estaba enamorada de ti, lo estaba de la historia que inventé sobre nosotros.
Para el hombre que decidió quedarse aunque estuviera rota y me ayudó a sanar.

Referencias: