No sólo me tomó la mano a mí, también a mi hijo: cómo supe que era el hombre indicado

No sólo me tomó la mano a mí, también a mi hijo: cómo supe que era el hombre indicado

Por: Kate Nateras -

Yo sabía que el hombre que llegara tenía que, además de amarme a mí, amar a mi compañero de vida, mi bebé.

Cuando eres madre, tu hijo se vuelve tu prioridad, y cuando eres madre soltera, salir adelante con él se vuelve tu única prioridad. Dejas de salir, de tener una privacidad al 100 por ciento, dejas de frecuentar personas, dejas de tener citas, pero lo que no dejas de ser nunca, es ser mujer. Me concentré tanto en mi hijo que me olvidé de los cuentos de amor, de las palabras tiernas, de las promesas, de los abrazos y los besos porque yo sabía que el hombre que llegara tenía que, además de amarme a mí, amar a mi compañero de vida, mi bebé.

  Artículos Relacionadoslos-ninos-necesitan-a-sus-abuelos-cerca-para-ser-mas-felicesestilo-de-vidaTus abuelos son parte de tu felicidad: la razón por la que creciste lleno de amor

No sólo me tomó la mano a mí, también a mi hijo: cómo supe que era el hombre indicado 1

Cuando los hombres se enteran de que eres madre soltera, huyen, por lo que vuelve aún más complicado coincidir con alguien, volver a creer en el amor verdadero… hasta que lo encuentras. Hasta que llega ese alguien que no sólo te toma de la mano a ti, también a tu niño; que no sólo comparte contigo el postre, también con tu niño. Llega alguien que no sólo tú lo vuelves loco, también tu niño.

No sólo me tomó la mano a mí, también a mi hijo: cómo supe que era el hombre indicado 2

Así fue como llegó él, sin darme cuenta, sin esperarlo, cuando menos estaba concentrada en el amor, llegó. Su alma conectó con la mía, pero también con la de mi hijo. Reunió los pedazos de mi corazón que quedaban sueltos. Me ayudó a ver que yo también tenía una vida y, sobre todo, un corazón. Que yo también merecía ser amada y no sólo amar, que también merecía ser protegida y no sólo proteger.

  Artículos Relacionadosmi-abuelo-fue-mi-imagen-paterna-cuando-mi-papa-se-fueestilo-de-vidaMi papá decidió irse, pero mi abuelo se quedó conmigo hasta el fin de sus días

No sólo me tomó la mano a mí, también a mi hijo: cómo supe que era el hombre indicado 3

Claro que también tuve miedo porque yo creía que toda mi vida sería para mi hijo, y sí, así sería, sin embargo, también podía compartirla con alguien más. Con alguien que me diera paz, que me apoyara, que viera lo fuerte que soy y que, antes de quien sea, estaba ese pedacito mío. Alguien que entendiera que ser madre soltera no es ni cerca de estar desesperada de amor, que tampoco es debilidad ni la necesidad de estar con alguien para depender económicamente; no, al contrario, que comprendiera que el papel de mamá soltera es de los más pesados de todos, pero también el más satisfactorio y, sobre todo, que es completamente posible mantenerlo a pesar de los baches de la vida.

  Artículos Relacionadoscarta-a-mi-papa-que-dejo-de-ser-mi-superheroeestilo-de-vidaEl día que mi papá dejó de ser mi superhéroe

No sólo me tomó la mano a mí, también a mi hijo: cómo supe que era el hombre indicado 4

Él es el indicado, ese hombre con el que soñé ha llegado, el hombre que no sólo estará conmigo el 14 de febrero o en Navidad, también el 10 de mayo y el 30 de abril. El hombre que, aunque no sea perfecto, es mejor de lo que siempre imaginé. Encontré al hombre con el que formaría una familia, uno que me ama con todas sus fuerzas y a mi bebé también. Uno que comprendió que soy madre soltera y, aun así, quiso quedarse.

VER MÁS:
La ausencia de mi papá me hizo más fuerte e inteligente. Gracias, mamá.
Las mujeres que crecieron sin padre son más fuertes e inteligentes.

Referencias: