PUBLICIDAD

ESTILO DE-VIDA

Lloro de coraje, no soy mala persona y termino aguantando cosas que no merezco

Estoy cansada de la violencia

Necesito paz. Paz en mi mente, corazón y cuerpo. Es un momento complicado y doloroso que ha dificultado mis pasos. Quiero avanzar, seguir, subir más escalones de los que ya he subido pero hay algo que me jala hacia atrás y es frustrante. Lloro, sí, las lágrimas de mis ojos salen fácil, pero no son de tristeza y mucho menos de alegría, son de rabia y mucho coraje, porque no puedo ser mala persona; vamos, no quiero serlo tampoco pero muchas veces las personas se aprovechan de mi silencio y paciencia para hacerme sufrir. Y así es, termino aguantando cosas que no merezco. 

Poca gente sabe la importancia del amor propio, de la salud mental y ver por tu cuerpo todos los días. Se enfoca en cumplir y dar mucho más en el trabajo, incluso si eso incluye salir a deshoras, no tener tiempo para comer o cubrir otros puestos que no te corresponden. En la familia pasa igual. A veces 'por ser familia' aguantamos cosas que no deberíamos pero el tener la misma sangre no te da el derecho a humillar, traicionar o lastimar. En pareja no se diga. Los micromachismos están más que normalizados, algunas personas dicen que es normal tener problemas o cosas que no nos gusten del otro pero ¿saben qué? yo creo fielmente que no es así. Cuando una persona es para ti las cosas fluyen, porque tu corazón lo sabe. Si te lastima, por muy pequeña que sea la herida, no es ahí. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Así hay muchas historias de personas que prefieren guardar silencio, de bajar la cara, aceptar y como muchos dicen 'superarlo'. La mayoría no termina bien. Yo ya me cansé. Estas lágrimas son de coraje e impotencia. Me he llegado a sentir pequeña, débil y llena de dudas pero es momento de poner un punto final y frenar las llagas que llegan a mi corazón. Las he dejado pasar y he vivido con la herida pero todo el coraje que hay dentro de mí por aceptar cosas que no merezco, piden que construya una barrera urgente y cuide de mí. 

He aprendido que cada uno somos un mundo. Yo jamás entendería qué te está doliendo porque no lo siento, así tú conmigo. Y no estoy hablando de empatía, sino de sentirlo literal. Nunca diré que alguien está exagerando un sentimiento porque solo esa persona sabe cómo lo vive su cuerpo. El mío está cansado, cansado de no entenderlo antes y permitir tanto dolor. Es muy común que se normalice, es terrible escuchar frases como 'pero no me ha pegado', 'eso pasa en todas las relaciones' o 'así es mi trabajo'. He abierto los ojos y construido con mucha dificultad una pared fuerte que no lo permitirá más. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Estas lágrimas no son de debilidad, son de coraje porque ahora he volteado mi mirada hacia mí. Raro ¿no? pero ponte a pensar, ¿hace cuánto no giras los ojos hacia tu persona? ¿cómo está tu cuerpo? ¿tu mente? ¿tu corazón? Todo lo mío estaba sufriendo y lo he blindado. Recibí cosas que no merecía pero ahora estoy más fuerte que nunca cuidando completamente de mí, y es que se trata de una preocupación general desde los alimentos, las horas de sueño, el baño lento y por supuesto, ninguna agresión física y verbal. 

Todas deberíamos blindarnos y dejar atrás esta frustración, ese atrevimiento de LO QUE SEA para hacerte cualquier tipo de daño. No estamos para aguantar, no estamos para callar ni para bajar la mirada. Estas lágrimas son de coraje porque sí, por mucho tiempo aguanté cosas que no merecía.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD