Ejercicios que puedes hacer para perder la grasa de tu rostro

Si en la escuela no tuviste esa amiga de mejillas grandes o cara —exageradamente— redonda, es probable que ésa seas tú.



Muchas veces este abultamiento no se trata de una cuestión de mala alimentación, en realidad puede tratarse de una desafortunada combinación de genes. Ésta podría ser la culpable de que tus mejillas parezcan las de una ardilla tratando de almacenar comida para el invierno.



En cuanto la incomodidad comienza a apoderarse de estas personas, tratan de hacer todo lo posible por seguir dietas y rutinas que ayudan a su cuerpo, pero por su rostro no hacen casi nada. Esto ocurre principalmente porque la grasa que se acumula en el rostro, al igual que la de los brazos, es una de las más difíciles de eliminar, ya que se trata de grasa casi sólida que sólo se va siguiendo procedimientos especiales.



Evidentemente, no toda esta grasa se acumula en las mejillas, es por ello que cada zona del rostro necesita una rutina especial para reducir su volumen. Cada uno de estos ejercicios está diseñado para ejercitar y tonificar tanto músculos como tejidos de una zona determinada, de modo que éstos no sólo luzcan delgados sino también rejuvenecidos.


-

PARA LAS MEJILLAS


-

Con los labios fruncidos, trata de succionar tus mejillas y sonreír al mismo tiempo. Debes mantener esa posición por al menos diez segundos. Relájate un poco y repítelo 5 veces.



-

Hincha las mejillas con aire y golpea levemente con las yemas de tus dedos. Mantén el aire durante ocho segundos y suéltalo suavemente.



-

Mientras estás en una posición erguida, mantén tu cara recta y mueve la barbilla ligeramente hacia adelante. Con la boca cerrada, dobla tus labios sobre tus dientes inferiores. Sonríe mientras levantas los bordes de tus labios manteniéndolos cerrados.



Junto con esa posición, debes poner tu barbilla en alto y presionar tu lengua contra el paladar. Si mantienes esta posición por al menos diez minutos y la repites de cinco a diez veces podrás recuperar la firmeza de tus mejillas.



-

Asegurándote siempre de poner tensión en los pómulos, torcer los labios de derecha a izquierda, también es un gran ejercicio para eliminar la grasa de las mejillas.



-

PARA LA PAPADA


-

Manteniéndote en una posición erguida, mueve tu cabeza hacia atrás. Sosteniendo la mirada hacia arriba, comienza a mover la boca como si estuvieras masticando. Hacer esto no sólo te ayudará a reducir la grasa, sino que también estarás previniendo la flacidez de la zona y ese molesto exceso de piel que se marca con la edad.



-

PARA EL CONTORNO DE LA BOCA


-

No importa si tus mejillas no son precisamente las más anchas. Sin embargo, cuando la piel que rodea tu boca es un poco flácida o abultada, ésta hará que el resto de tu cara luzca más ancha de lo que es en realidad. Para tonificar esta zona sólo basta con abrir y cerrar la boca exageradamente al menos diez veces.



-

Otro buen ejercicio para la zona alrededor de la boca es decir las vocales en voz alta y con la boca bien abierta. Al igual que el ejercicio anterior, éste se tiene que repetir al menos 10 veces, y reposa.



-

PARA LA BARBILLA


-

Con el rostro recto mantén tus dedos índice y medio de cada mano tocando tus pómulos. Tira de la piel del pómulo hacia tus ojos; manteniendo tu piel ahí, abre la boca y hazla en forma ovalada durante 10 segundos. Repite de 3 a 4 veces.



-

Es terrible que algo tan simple como un rostro redondo pueda dañar tanto el autoestima de una persona. Sin embargo, cuando existen métodos tan sencillos como un ejercicio para que ésta acumulación de grasa deje de ser un problema, seguir sintiéndose mal por ello es prácticamente una elección propia que en cualquier momento puede cambiar.