NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cómo la meditación puede enseñarte a lidiar con las emociones negativas sin huir de ellas

15 de enero de 2018

Cultura Colectiva

¿Qué se puede hacer con el estrés y la ansiedad de la rutina si la sociedad enseña a darles la espalda y llenarte de estímulos, que te distraen de manera efímera?

Vivimos en una era de preocupaciones constantes, de ambientes llenos de estímulos que distraen y entretienen a todos aquellos que buscan un lugar para olvidarse de esos días tan malos y estresantes. Salir a tomar unas copas con amigos al bar más cercano, ir de compras y terminar adquiriendo cosas que no necesariamente son útiles para ti o quedarte con tu pareja para ver la película del momento son las acciones más comunes para sobrellevar la angustia de la actualidad. Como seres humanos tenemos que adaptarnos a todos los ambientes, evitando así el malestar que ese mismo estilo de vida ocasiona, pues se vuelve el camino más sencillo. Sin embargo, distraer la mente de las angustias haciéndole creer que ese pequeño momento de diversión facilitará los problemas del día a día sólo termina por generar más frustración.

Salir con amigos, familia o pareja siempre es bueno. Cuando tienes un mal día lo único que piensas es en quedar con aquellas personas que convierten un momento triste en uno alegre. Pero hay que saber diferenciar cuándo las personas pretenden pasar tiempo con ellos para evitar lidiar con sus sentimientos y emociones, pues ahí reside una falla. Es común que algunos crean que para olvidar los sucesos agobiantes es preciso taparlos con miles de estímulos y así no sentir las emociones que se consideran negativas. Muchas de esas personas comienzan a tener adicciones al alcohol y drogas o se vuelven adictos a las apuestas, al sexo, codependientes a sus parejas o comienzan a experimentar trastornos psicosomáticos. Asimismo, muchos niños y jóvenes se encierran en un mundo virtual, con videojuegos, televisión y redes sociales. Si te suena parecido a tu situación emocional y sentimental, lo primero que deberías hacer es construir un espacio adecuado.



El problema se visualiza grave porque realmente nadie enseña a lidiar con las emociones negativas. Incluso el solo hecho de llamarse “negativas” genera que las personas intenten huir de ellas, pues nadie quiere estar triste, enfadado o enojado. La lógica es la siguiente: esas emociones se consideran malas, por lo que es mejor evitarlas a fin de estar feliz. Entonces ¿qué se puede hacer con tanto estrés y ansiedad de la vida diaria, si la misma sociedad enseña a dar la espalda a los problemas y llenarte de estímulos, que no hacen más que distraerte de manera efímera? Muchos budistas hablan acerca de alejarte de esos estímulos que te perjudican. No obstante, la mejor manera es enfrentarlos y ser un receptor consciente porque el mundo no va a cambiar en un abrir y cerrar de ojos. De hecho, si te alejas seguirías esquivando los malestares. En ese sentido, la idea de recluirte en un templo budista se escucha para algunos como la solución milagrosa a sus problemas. Pero no es tan sencillo. Hay personas que comienzan a prestar atención a sus problemas y a encararlos. Hacen ejercicios para calmar los impulsos de esas emociones. Es un buen inicio, pero hay algo más que puede darte esa paz interior, algo que te enseña a ser más asertivo con tus emociones.

La meditación ha sido la base para muchos experimentos científicos, debido a que genera muchos beneficios neurológicos. A pesar de eso, puede generar algo de recelo entre personas escépticas. Si bien es cierto que las religiones orientales —especialmente el budismo— practican con más frecuencia este arte de introspección, para llevarlo a cabo no es necesario ser budista ni militar en otros tipos de creencias. No obstante, esta filosofía oriental da la base para la meditación y en la actualidad no se toman en cuenta los pensamientos budistas para impartir sus beneficios. El budismo parte con la idea de la consciencia del ser humano y las emociones son esenciales en la vida diaria: vivimos plagados de ellas, no podemos controlarlas y en muchas ocasiones rebasan la capacidad de las personas para enfrentarlas.


Las emociones negativas ayudan a actuar de maneras buenas o malas, dependiendo de la situación que acontece. Por ejemplo, si una persona se encuentra en peligro, esa emoción de miedo puede ayudarle a actuar de la manera más correcta. Pero si una persona vive con miedo, puede quitarle grandes oportunidades y experiencias.

Lo que dice la filosofía budista es que no se pueden evitar o controlar las emociones. Para lidiar con aquellos pensamientos negativos la mejor manera es vivirlos y sentir lo que provoca malestar. La finalidad de esto es saber que cada quien es único dueño de su comportamiento y que el exterior influirá sobre cada persona de la manera que ellas lo permitan.

La meditación por sí sola es de gran ayuda para calmar esas sensaciones que gastan tu energía. Puede apaciguar esos impulsos momentáneos para solucionar los problemas con mayor claridad y objetividad. Incluso se ha demostrado que la práctica constante de meditación cambia ciertas partes del cerebro, haciendo que sea menos proclive al envejecimiento de las neuronas. Asimismo combate el estrés y los trastornos de ansiedad o depresión.



En estas prácticas se conectan tanto el cuerpo físico con la mente, que crea un mayor entendimiento de los comportamientos que generan las emociones negativas y positivas. Por tal motivo, el budismo, más que una religión, es una filosofía de vida. Es una manera de ver el mundo desde otra perspectiva, de ser más objetivos en cuanto al exterior y a aceptar la vida tal y como es, sin exagerar los momentos más difíciles o positivos. Esto deja que las emociones fluyan porque, al fin y al cabo, son pasajeras. Si todas las personas practicaran meditación y la complementaran con una filosofía budista, tal vez su enfoque sería el presente, dejarían de preocuparse tanto por el pasado o futuro y vivirían el momento enfrentando las adversidades con más detenimiento.


Escrito por Cristina Román


***

También puedes aprender más del tema y echarles un vistazo a los 10 beneficios por los que la meditación trascendental puede cambiar tu vida.

TAGS: Mente Meditación salud
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Obras de Juan José Martín para imaginar un mundo sin fronteras Bandas de ska japonesas que son mejores que cualquiera de Latinoamérica La fe vs. la razón: la delgada línea entre el conocimiento y las creencias Ruso blanco: un vodka con toque oriental 10 pasos para provocarle a una mujer un orgasmo con los dedos 12 cosas que debes tomar en cuenta cuando salgas de viaje con tu mascota

  TE RECOMENDAMOS