INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cómo lidiar con tus padres cuando se enteran de que consumes marihuana

17 de noviembre de 2017

Cultura Colectiva

La comunicación es una clave en esta situación, así como la sinceridad y el respeto mutuo

La ignorancia no es siempre una especie de insulto con el que se quieran recalcar las carencias educativas de otra persona. Todos la padecen, aunque les cueste admitirla. Ignorar algo no es un pecado, mucho menos una falta de virtud. En todo caso se refiere al desconocimiento pleno de un tema, así como de sus aristas, sus implicaciones, sus motivos, sus dimensiones. Tal vez, en función con ese momento en el que tus padres se enteran de que consumes drogas, lo que salga a flote son prejuicios, tabús, brechas generacionales y culturales que ponen en tela de juicio su relación y vínculos emocionales. He ahí una ocasión más que necesaria para que brillen las herramientas de la comunicación y que fluya la mutua confianza. Tal vez deberías enfrentarte a estas 4 preguntas que te dirán si eres un adicto y ni te habías dado cuenta, para enfrentar el asunto con responsabilidad y madurez. Tal vez deberías contarles a tus padres sobre los beneficios de algunas drogas, como las psicodélicas, que podrían disminuir los índices de suicidio. Al fin y al cabo, todo de se resume a su preocupación, pues lo único que quieren es tu bienestar, que no tengas crisis y nerviosas o, peor aún, te mueras. Si no estás en el país que logró que sus jóvenes dejaran de consumir drogas, el acercamiento con sustancias prohibidas podría suceder en diversos contextos. En fin, quizá seas un estudiante de octavo semestre de Ingeniería Ambiental, por ejemplo, y recientemente tus padres descubrieron que eres consumidor de marihuana. Se trata de un punto de inflexión en la vida de muchos. Has llegado al lugar indicado para saber cómo lidiar con esa situación. No estás solo y no es necesario decaer en penas y depresiones.



De acuerdo con la última encuesta global sobre drogas (The Global Drug Survey), realizada por medios de comunicación como The Guardian y The Huffington Post en alianza con organizaciones internacionales como Energy Control, Drug Reporter y la Corporación ATS Acción Técnica Social en Colombia, 58 % de las personas que recurren a sustancias tiene menos de 24 años y 77,8 % vive todavía con sus padres. Según datos de la Unicef, 35 % de los jóvenes de entre 13 y 15 años asegura haber tomado alcohol en el último mes y 17 % fuma a diario.


¿Qué se debe hacer si aún vives con ellos y empiezan a sospechar?

Tal vez ésta es la situación más preocupante y que inquiete a ambas partes. Si duermes todas las noches bajo su techo, obviamente hay que tomar en cuenta que, de una otra forma, dependes de ellos. Esto predispone un panorama un poco más complicado para que puedan aceptar tu punto de vista sobre el consumo de sustancias, tomando en cuenta que están catalogadas como perjudiciales para el organismo. Por más que te esfuerces en intentar convérselos de que no eres un mal para la sociedad y que no afecta tu vida, no ganarás nada. Siempre y cuando no se trate un asunto que ponga en riesgo tu salud ni tu vida, puedes hallar los mecanismos adecuados para tratar la situación de la manera más madura.

Existe una diversidad de hogares y diferentes estilos de familias. Bien podrías ser los herederos de una pareja progre con ideas liberales de décadas pasadas, perfectamente capaces de entenderte, aunque no siempre de aprobarlo. No todas las familias reaccionan igual, pero tal vez lo más común sea que debas poner en entredicho el adoctrinamiento en los pilares de buena moral y ética de un legado fundamentalmente conservador.



Si realmente estás decidido a defender a capa y espada tu punto de vista con argumentos válidos y hechos que demuestren que tu práctica no te perjudica en ningún aspecto de tu vida, lo primero que debes hacer es dialogar. El diálogo es una herramienta fundamental para solucionar problemas, aunque en el principio creas que no soluciona nada y antes todo lo empeora.

Debes antes que todo comprender su punto de vista y luego exponer el tuyo. Ser intermediario de dos discursos disímiles y que, casi nunca, se van a conciliar. Puedes además apoyarte con información que haga crecer el conocimiento de los que estén siendo partícipes del diálogo para llegar a sacar buenas conclusiones y al menos se respete cada idea. Podrías comenzar, por ejemplo, poniendo sobre la mesa el futuro de la marihuana como una economía estable. En todo caso, aprende a ceder terrenos. No porque creas que tengas la razón puedes colonizar y tratar de hacer cambiar a tus padres. Ellos ya han vivido un tiempo y por lo regular tienen muy bien definidos sus principios y creencias, que debes respetar aunque no las compartas.


¿Qué hacer si el diálogo no funciona y no lo aceptan?

Si vives con tus padres pero no dependes de ellos o puedes arreglártelas por ti solo, tal vez sea una ocasión para replantear esa etapa en tu madurez. Lo primero que debes pensar es en independizarte, pagarte un pequeño apartamento, en el cual puedes redefinir tus ideas y tus creencias. Si por el contrario no puedes independizarte y debes quedarte viviendo con tus padres, debes respetar sus reglas. Podrías pactar y ponerte límites: dejar de lado el consumo de drogas o minimizarlo a su más mínima expresión, para no generar más desconfianza, hacerlos sentir incómodos y dejar claro que tienes control sobre tu vida, sobre tus acciones, sobre tu salud y sobre tu integridad emocional.



Cada ser humano cuenta con la capacidad de tener plena conciencia de lo que está realizando diariamente. Haciendo a un lado los convencionalismos tradicionales y manteniendo presente que tal vez no sean las drogas las culpables de las adicciones. El consumo, cuando es una decisión consciente en la cual se evalúe cuáles pueden ser las consecuencias y cuáles pueden ser los beneficios, suele ser muy provechoso en la mayoría de los casos. De hecho es contraproducente hacer apologías innecesarias. El problema se presenta cuando se incurre en el abuso de las sustancias psicoactivas y empiezas a crear dependencias cada vez más fuertes que van transformando tu forma de ser y tu espíritu. Sólo está atento a esos aspectos y comunícate mejor con las personas que te quieren.


Escrito por Andrés Felipe Rodríguez Valderrama


Fuentes

El Tiempo

Revista Semana

***

Las cosas que ocurren en tu cerebro cuando consumes cierto tipo de drogas podrían ayudarte a superar tu depresión. Si tienes curiosidad y te sientes listo para vivir esta experiencia, aquí te compartimos los mejores lugares en el mundo para usar hongos alucinógenos.

TAGS: Psicología Marihuana Drogas
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 25 fotos de cómo se vivió el primer día en el Corona Capital 2018 La extraña razón por la que están naciendo bebés sin extremidades en Europa

  TE RECOMENDAMOS