Pasos para perder el miedo de relacionarte con los demás de una vez por todas

Viernes, 24 de noviembre de 2017 16:35

|Edith Gomez


No te preocupes, no eres el único. A muchos nos educan para ser sumisos. Para obedecer a nuestros padres y maestros, para no interrumpir conversaciones, para no levantar la voz, para "portarnos bien" y, en general, hacer todo lo que se nos dicen.


Debes ser el mejor en lo que haces para ser exitoso y dominar el juego de la vida; sin embargo, para ello tienes que dejar de ser introvertido. Pocas veces el éxito combina con la timidez, ya que debes establecer relaciones con otras personas, conseguir que los demás te conozcan y convencer a los demás del valor que en realidad posees.


Si toda la vida has sido tímido pero quieres conseguir que te escuchen y crean en ti, no lo lograrás de la noche a la mañana. Conlleva todo un proceso de aceptación y confianza en ti; de cambiar el chip de tu mente; debes ser constante en esta nueva actitud, y verás que poco a poco las personas pedirán tu opinión y te escucharán. Aunque no está de más seguir algunos consejos que te ayudarán:



Estimula tu confianza



Si piensas que no eres lo suficientemente inteligente, divertido, o que careces de alguna otra característica, debes empezar a pensar de manera diferente. Esto puede ser difícil si alguna vez te sentiste rechazado, pero date otra oportunidad. Sé más consciente de cuando pienses cosas negativas de ti y evítalas. En vez de esto, hazte un cumplido; piensa en tus habilidades.


También trata de pensar con la cabeza fría. Es posible que tu percepción de ti provenga de un evento muy lejano o de algo que no ha pasado. Recuerda que has cambiado, ya no eres el pequeño asustado. Alza tu voz, dale a los otros la oportunidad de conocerte, pues eres una persona asombrosa y que tiene mucho para dar.



Observa y aprende



¿Tienes algún ídolo? ¿Una persona que admires? Puedes observar cómo se comporta esa persona en ciertas situaciones y adaptar algunas de sus actitudes en ti. Alguna estrella, un profesor, familiar o un amigo. Sólo ten en cuenta que no debes compararte con los demás ni querer ser como ellos, sino inspirarte para llegar a donde quieres. También podrías hablar con ellos y contarles lo que quieres lograr y seguro querrán ayudarte.



Ten en cuenta tu lenguaje corporal



Esto cumple una función muy importante y es difícil de cambiar, ya que es algo que hacemos de manera inconsciente, como no estar siempre con la espalda recta y la cabeza en alto, tener los brazos cruzados, mirar al suelo y tener una expresión huraña. El lenguaje corporal refleja tanto el nivel de confianza que tienes como la disposición que muestras con los demás.


Si dirás algo en público, no puedes tomar ninguna de las posturas anteriores; lo recomendable es que sonrías, hagas contacto visual con las personas, sacar el pecho y mantener la barbilla paralela al piso. Esto hará que proyectes confianza y seguridad para que nadie dude de ti. Por otro lado, si estás en un evento social, puedes tener una posición relajada, sin cruzar los brazos, y, de nuevo, sonreír. Las personas querrán acercarse a ti, ya que tendrás una actitud amigable y abierta.



No le tengas miedo a las personas



Esto suena un poco absurdo, pero a veces puedes pensar: "¿y si me rechaza? ¿y si me trata mal?"; lo que es muy común, más aún cuando se trata de algún superior o una persona influyente; sin embargo, estas personas son justo aquellas que se muestran con confianza, así que también exhibe la tuya y proporciona la seguridad al otro de saber lo que hablas. Las personas no esperan la menor equivocación para criticarte o juzgarte.


Enfréntate a lo que le temes



Sé que esto es difícil. Pero no hay otra manera de mejorar que al encarar aquello que te causa ansiedad. Consigue un trabajo en el que debas interactuar con clientes, como una tienda o un restaurante; asiste a fiestas, reuniones o cenas e intenta acercarte y charlar con las personas. Ofrécete como voluntario a ayudar a otro. Verás que mientras más convivas, más confianza tomarás en ese tipo de situaciones, perderás el pánico escénico y los nervios.


También existen muchos tipos de líderes, pero sólo unos pocos llegan a ser los mejores. Si quieres conocer el secreto para ser como ellos, descubre cuál es el misterio para ser un líder cuando nadie te toma en cuenta en Gananci. Te garantizo que si lo pones en práctica, tendrás al mundo a tus pies más pronto de lo que piensas.





REFERENCIAS:
Edith Gomez

Edith Gomez


  COMENTARIOS