9 ejercicios para adelgazar tu rostro en menos de un mes

Existen diferentes tipos de rostro y algunas personas se preguntan frecuentemente cómo adelgazar la cara, te invitamos a descubrir cómo eliminar la grasa de la cara fácilmente con estos sencillos ejercicios para lograr afilar más tus facciones.

Al ganar kilos extras, algunas partes del cuerpo se vuelven más voluminosas. El rostro es una de las primeras zonas en las cuales se percibe el aumento de peso; además, es una de las áreas de las que nos olvidamos al momento de ejercitarnos. Si no sabías cómo eliminar la grasa fácilmente para saber cómo adelgazar la cara y creías que la única forma de eliminar la grasa acumulada ahí es cirugía, ha llegado el momento de que conozcas la gimnasia facial, la mejor manera de lograrlo en tan sólo en un mes.

No cuidar tu alimentación, no descansar el tiempo necesario y no ejercitarse constantemente son uno de los principales factores que generan la acumulación de grasa. Pero se pueden revertir con sólo modificar tus hábitos. Aquí podrás conocer una serie de ejercicios sencillos que te dirán cómo adelgazar la cara.




Calentamiento



Como en todo tipo de ejercicio, es importante calentar los músculos para evitar alguna lesión. Una manera sencilla de hacerlo consiste en articular las vocales lentamente. El tiempo es indefinido, pues deberás hacerlo hasta que sientas el rostro un poquito caliente, entonces sabrás que te encuentras preparado para hacerlo.




Reducir la papada



Lo ideal es estirar constantemente la parte de la barbilla para que poco a poco disminuya su excedente. Un ejercicio sencillo para conseguirlo consiste en sacar la lengua lo más que puedas, procura alcanzar tu nariz con la punta de la misma. No olvides relajar los labios. Repite al menos cinco veces.




Resistencia



Pon tus puños por debajo de tu barbilla, coloca una mano junto a la otra. Baja lentamente tu mandíbula inferior mientras aplicas presión con tus manos para generar tensión en los músculos. Debes ir aumentando poco a poco la fuerza que ejerces hasta que llegues al punto máximo de tensión que puedas aguantar, al hacerlo adopta esta posición durante tres segundos y descansa durante tres más. Realiza el mismos ejercicio cuatro veces más.




Adelgazar mejillas



En cada uno de tus pómulos coloca tres o dos de tus dedos, luego empújalos cuidadosamente hacia arriba y al mismo tiempo abre tu boca como si pronunciaras una “o”. Podrás sentir un pequeño tirón en los músculos. Un ejercicio similar con el que puedes combinar el anterior consiste en empujar tus mejillas hacia abajo y sonreír a la misma vez. Lleva a cabo al menos 10 repeticiones de cada uno, o puedes hacer cinco de cada uno y alternarlos.




Labios



La flacidez y las arrugas suelen presentarse en las áreas próximas a los labios. Para mejorar su apariencia también se pueden poner en práctica ciertos ejercicios. Siéntate y mantén tu espalda recta, coloca un lápiz en tu boca y sujétalo con tus labios. Sin mover la cabeza intenta escribir en el aire cualquier palabra en un tiempo aproximado de tres minutos. Toma el tiempo necesario para que te relajes y vuelve a practicar.




Reducir las mejillas



Uno de los más sencillos y que puedes llevar a cabo en cualquier momento del día. Probablemente no pensaste que al hacer “boca de pez” estás estimulando los músculos de tu rostro y que esto te ayuda a reducir tus cachetes. Mantén los labios cerrados y succiona tus mejillas. Adopta esta posición durante 10 segundos y libera la tensión. Lo ideal es repetirlo de cinco a siete veces por día.




Cuello



Además de contribuir a evitar la flacidez del cuello, te permitirá reducir el exceso de piel que se genera debajo de la barbilla. Levanta la cabeza mirando hacia arriba, mueve ligeramente la mandíbula superior hacia enfrente junto con los labios, como si fueras a dar un beso. Adopta esta posición durante ocho segundos y repite cinco veces. Para saber que lo estás haciendo de la manera correcta, deberás sentir una pequeña tensión en el cuello.




Fortalecer las mejillas




Mantén la boca cerrada para que puedas inflar las mejillas tanto como puedas. Concéntrate en llenar de aire primero un lado, es decir, necesitas realizar el ejercicio de forma alternada. Primero inflama el cachete derecho, mantén esa posición por diez segundos, relaja tu rostro y luego prosigue con el lado izquierdo. Repite cinco veces por cada uno.




Sonreír



No hace falta explicar que sonreír es bueno para la salud por múltiples razones. Aunque algunas personas consideren que este simple acto, que puede esconder muchas otras cosas según la psicología, genere arrugas en el rostro, en realidad se estimulan los músculos. Pon en práctica este ejercicio y notarás cómo mejora tu apariencia. Aprieta tus dientes y estira tanto como puedas tus labios hacia los lados. Lentamente empuja tu paladar con la punta de la lengua y aplica mayor presión. Permanece en dicha postura por cinco segundos. Sentirás cómo trabajan los músculos del mentón.

+++

Algunos alimentos te ayudarán a evitar que la molesta papada aparezca, por otra parte ciertos ejercicios te permitirán deshacerte de ella.