El día que supe que era tía y se iluminó mi vida entera

El día que supe que era tía y se iluminó mi vida entera

Por: Kate Nateras -

No existe mejor melodía que no sea la de tu risa y no hay día en el que no quiera ser mejor por ti.

52 centímetros de grandeza y 3.780 kilos de amor, eso fue lo que mediste para mí. Ver tu manita tan pequeña tratando de apretar la mía me reinició la vida, ver tus ojos color miel me iluminó e hizo que me diera cuenta de que el sol no lo tenía el cielo, lo tenías tú. El verte a ti, me convenció de que toda la luz, la paz y la calma podían caber en un cuerpo tan pequeño y frágil. Y desde el instante que supe de tu existencia, te amé sobre todas las cosas y te amaré por el resto de mi vida y más.

No existe mejor melodía que no sea la de tu risa y no hay día en el que no quiera ser mejor por ti. Deseo que crezcas fuerte, inteligente y noble. Deseo que te conviertas en una mujer poderosa, soñadora y feliz.

  Relacionadopor-que-el-hermano-menor-es-el-mas-gracioso-de-la-familiaestilo-de-vidaSi eres el hermano menor, eres más divertido que el resto de tu familia

El día que supe que era tía y se iluminó mi vida entera 1

Verte jugar me llena el alma, me regresa la idea de que la vida puede ser tan feliz como quieras, tan inocente y tan tranquila. Verte jugar me regresa la idea de que todo puede ser así de simple, que todo el tiempo nosotros podremos escribir una historia diferente tal como lo haces tú cuando juegas con tus muñecas que están en una nueva aventura. Verte caminar me hace querer cuidar cada uno de tus pasos, levantarte cada que caigas y ayudar a reubicarte cuando creas que hayas perdido el camino.

El día que supe que era tía y se iluminó mi vida entera 2

Tus lágrimas desatan una tormenta turbia y tu risa un día soleado en el parque comiendo helado. Tu risa abre puertas nunca antes vistas y tus ojos son el destino deseado. No hay mejor espectáculo que verte bailar y cantar la misma canción una y otra vez; aprenderme tus caricaturas y canciones favoritas para, después, con las pijamas puestas, leerte un libro para que concilies el sueño. Uno sin preocupaciones, uno que estés ansiosa por terminar para tener una nueva aventura el día de mañana.

  Relacionadoinfografia-tener-un-hermano-mayor-es-lo-mejor-que-te-puede-pasarinfografias-ccCuando tienes un Hermano Mayor

El día que supe que era tía y se iluminó mi vida entera 3

Recuestas tu cabeza pequeña en mi pecho, sin importar nada pero como si lo valiera todo; y pienso: qué será de ti en unos años, cómo serás, en quién te convertirás. Qué querrás estudiar, qué libros te gustará leer y qué canciones escuchar. Eso, después de unos segundos, no importa, porque lo que realmente lo hace es que estés ahí. Creciendo, viviendo, explorando y aprendiendo.

El día que supe que era tía y se iluminó mi vida entera 4

Cómo un corazón enorme puede caber en un humano tan pequeño como lo eres tú, cómo es que logras sorprenderme todos los días y lograr que sea yo quien aprenda de ti. No te garantizo la felicidad eterna, pero sí enseñarte y ayudarte. Verte crecer, escucharte y hablarte cuando sea lo que necesites, incluso cuando no también.

El día que supe que era tía y se iluminó mi vida entera 5

Nunca pensé que llegarías a mi vida, pero cuando lo hiciste la cambiaste por completo y, aunque no seas mi hija, me convertiré en tu guía y en tu apoyo. Deseo que nunca dejes de soñar y de gritar, de reír y de bailar. No abandones a la niña que ahorita eres. Sé fuerte, libre y grande. Crece que voy detrás de ti para ver cómo lo haces, cuidaré tu camino y te protegeré, pedacito mío.

  Relacionadomi-abuelo-fue-mi-imagen-paterna-cuando-mi-papa-se-fueestilo-de-vidaMi papá decidió irse, pero mi abuelo se quedó conmigo hasta el fin de sus días

El día que supe que era tía y se iluminó mi vida entera 6

El día que supe que era tía me di cuenta de que nunca había tenido las ganas de cuidar tanto a alguien. El día que supe que era tía entendí el verdadero significado del amor a primera vista. El día que supe que era tía, trajiste luz a no sólo una familia, sino a mi vida entera. El día que supe que era tía entendí que no te soltaría jamás.

VER MÁS:
Razones por las que la ausencia de tu papá te hizo más fuerte e inteligente.
Por qué la vida amorosa de tu madre puede influir en tu cantidad de parejas.

Referencias: