PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

Cómo llorar a propósito o porque simplemente sientes que lo necesitas

Si tienes la sensación de que traes cargando muchas cosas y no sabes cómo dejarlas fluir, aquí te decimos cómo llorar a propósito o porque simplemente sientes que lo necesitas para que aprendas a sacar las cosas que sólo te lastiman.

El llanto es una de las mejores formas de desahogarse y sacar toda la tristeza, corajes y frustraciones que nos provocan muchos eventos de nuestro día a día, aunque las lágrimas no siempre vienen cuando un@ más las requiere. Por eso, aquí te decimos cómo llorar a propósito o porque simplemente sientes que lo necesitas para que dejes que tus sollozos se lleven tu dolor.

¿Qué son las lágrimas y para qué sirven?

Si creías que las lágrimas eran pura agua salada, estás realmente equivocad@. Su composición es un poquitín más compleja que eso, y son tan importantes para nuestro cuerpo aunque mucha gente las deje de lado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De acuerdo con el artículo “Las Lágrimas y sus Padecimientos”, publicado en la Revista Digital Universitaria de la UNAM, una lágrima, a la que también se le llega a llamar película lagrimal, es una especie de capa líquida bastante delgada que se compone de agua, grasa, mucosidad y algunos nutrientes.

Esta capa se conforma de algunas subcapas aún más delgadas, compuestas principalmente de mucina, agua y lípidos, ingredientes que se distribuyen en diferentes espacios del aparato lagrimal y se combinan gracias a una acción mecánica producida en los párpados para formar las lágrimas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Se dice que las lágrimas también son vistas como una especie de gel de mucina hidratada, que está compuesto por grasas y proteínas distribuidas entre sus capas.

¿Y para qué sirven? Su verdadera función, científicamente hablando, no está conectada con las emociones, como muchos de nosotros pensamos, sino con situaciones más bien físicas: por un lado, es una lente óptica que protege a los ojos de la luz directa; por otro, son la principal fuente oxígeno de la córnea de los globos oculares.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De igual forma, las lágrimas son lubricantes entre los párpados y la córnea, y son las que se encargan de eliminar cualquier microorganismo extraño y algunas células muertas que pueden ocasionar graves problemas a causa de infecciones.

Sin embargo, popularmente sabemos que hay una parte de las emociones que conecta con las lágrimas, aunque hasta el momento no se sabe en qué nivel y de qué forma; es algo que todos sentimos cuando una emoción fuerte nos inunda.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Todos hemos llorado por tristeza, y muchos por alegría, ira o hasta por miedo, y aunque la ciencia no ha encontrado la manera de explicar cómo ocurre este fenómeno, es algo tan natural para todos como el simple acto de respirar.

¿Cómo llorar a propósito?

De acuerdo con sitios como MasterClass y Women’s Health, las lágrimas pueden aparecer por un factor físico o uno emocional, y provocarlas requiere de cierto control entre ambos factores. Aquí te diremos de qué formas puedes provocarte llanto a propósito para que lo intentes por si llegas a tener la curiosidad.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Con ejercicios físicos

  1. Lanza algunos bostezos: bostezar ayuda a que ciertos músculos en el rostro se muevan y generen una especie de presión que cause que los lagrimales se activen. Es un buen punto de partida para humedecer los ojos.
  2. Bebe bastante agua: entre más hidratad@ estés, más fácil te será permitir que los lagrimales saquen parte del agua que tomas; lo malo es que esta técnica requiere horas de preparación.
  3. Deja tus ojos abiertos durante 30 segundos: evita parpadear en todo ese tiempo. Lo que ocurrirá aquí es que tus ojos empezarán a perder esa capa protectora que necesitan para mantenerse frescos, así que al momento en que vuelvas a parpadear, las lágrimas vendrán solitas.
  4. Usa una barra de lágrimas de mentol: una herramienta muy ocupada por los actores, quienes se aplican estas barritas de mentol ligeramente debajo de los ojos para que, al evaporarse, sus componentes activen los lagrimales de manera casi inmediata. ¡Pero aguas! No uses mucho de este material y cuida muy bien que no te entre directamente a los ojos.
  5. Respira mucho: si haces varias respiraciones superficiales manteniendo el aire en la parte superior de tu pecho, eso hará que las hormonas de estrés en tu cuerpo se activen y puedas generar, de manera más sencilla, lágrimas emocionales.
  6. Corta una cebolla: todos sabemos que las cebollas contienen un componente químico que es altamente irritante para los ojos, y una vez que éstos comienzan a lagrimear, es muy difícil detenerlas. No es la forma más placentera de sacarlas, pero funciona.

Con ejercicios psicoemocionales

  1. Trata de conectar con momentos clave en tu vida: éstos pueden ser muy trágicos o tan felices como tú lo prefieras. Todos tenemos en nuestro baúl de memorias ciertos recuerdos que nos provocan emociones fuertes; si ya tienes bien identificados los tuyos, puede que te sea fácil usarlos para hacerte llorar.
  2. Escucha música deprimente: la música es una de las herramientas más fuertes para mover emociones; nos puede hacer sentir muy bien o muy de la patada, dependiendo de qué escuchemos. Si usas una playlist muy emo, seguro estarás llorando al escucharla en un santiamén.
  3. Mira un video o escena que te parezca triste: somos seres altamente emocionales, y hay situaciones que vemos en una película, serie o clip que nos pueden mover totalmente el interior. Si has llorado con alguna escena, puedes reproducirla después para ver si te ayuda a provocar, de nueva cuenta, la misma emoción.
  4. Lee algo conmovedor: la literatura también es una gran fuente que despierta emociones, ya que entra en nuestro ser desde el lado artístico y consciente, así que, como en el caso anterior, si tienes un pasaje que te conmueva o te genere algo profundo, léelo de nuevo para ver si te puede provocar lágrimas.
  5. Trata de meterte en la piel de alguien más: la imaginación es muy poderosa, y puede hacernos ver, sentir y contemplar cosas que físicamente no podríamos. Si tratas de imaginarte a ti mism@ como un personaje que está sufriendo terriblemente, quizás puedas empatizar con esa fantasía y provocarte las lágrimas que creas que el personaje derramaría.

Otros consejos que el sitio Women’s Health da para poder provocarse el llanto serían los siguientes:

  1. Camina un poco: si sales a caminar un rato y te pones a reflexionar sobre las cosas que te han hecho daño y no te han permitido mantener la felicidad en algún periodo de tiempo, eso podría ayudarte a generar una emoción fuerte que haga que tus lagrimales fluyan libres.
  2. Habla con alguien: puedes hacer una especie de terapia improvisada confesándole tu sentir sobre alguna situación a una persona a la que le tengas confianza. Eso puede ayudarte a impulsar tus sentimientos hacia afuera, sobre todo a través de las lágrimas.
  3. Tómate una ducha: si eres de las personas que necesitan a fuerzas privacidad para llorar, un buen baño o ducha puede ayudarte con ello ya que no sólo estarás contigo mism@ en el baño, sino que también el sonido del agua puede ayudarte a generar tus propias lágrimas y a amortiguarlas ante el mundo externo.
  4. Mueve tu cuerpo: existen ciertas posturas de yoga que te pueden ayudar a conectar con partes de tu cuerpo y espíritu que necesitan sanación. Posiblemente, al realizar alguna de ellas lograrás desbloquear algo en ti que te ayudará a sacar lo negativo de tu cuerpo, mente y alma a través del llanto. También puedes hacer ejercicios de fuerza, como golpes de box, para desquitar el coraje.
  5. Escribe lo que sientes: si tienes muchas cosas adentro que quieres sacar pero no hallas la manera y las palabras simplemente no salen de tu boca, ¡escríbelas! Déjate llevar por la calma que la tinta y el papel te pueden otorgar y expláyate todo lo que necesites. Entre más dejes fluir lo que traes en el pecho, más fácil te será sacarlo a través de los ojos.

¿Con cuál de estas técnicas para provocarte llanto te sientes más confiad@? Compártenos tus comentarios y otros ejercicios que conozcas para ello a través de nuestros canales digitales.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD