INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

7 pasos para lograr un orgasmo en los senos

19 de septiembre de 2018

Ana Herrera

De acuerdo con un estudio realizado por la Fundación Kinsey, el 57 por ciento de las mujeres alcanzaron el orgasmo después de estimular su pecho, ya sea con la boca o los dedos


¿Has experimentado un orgasmo en los senos? Tal vez estés más familiarizada con otros tipos de clímax, como el vaginal, pero el que se origina en tus bubis puede ayudarte a tocar el cielo o el punto más alto del placer, sólo con la succión de la boca de tu pareja y las caricias firmes de sus manos.


De acuerdo con un estudio realizado por la Fundación Kinsey, el 57 por ciento de las mujeres alcanzaron el orgasmo después de estimular su pecho, ya sea con la boca o los dedos; mientras que sólo el 12 por ciento de las participantes lo logró empujando y estimulando su busto ellas mismas o contra su pareja.

Si ya te dio curiosidad por experimentar esta práctica que puede provocarte el éxtasis en los senos y el útero, pues ambas zonas están conectadas por diversas terminaciones nerviosas, te decimos pasos para lograr el orgasmo femenino.



1.- Relajación es la base de todo


Tanto quien dará los estímulos, como quien los va a recibir deben encontrarse y estar en completa calma. Dispuestos a experimentar el placer en su máximo esplendor.



2.- La lengua es uno de los invitados principales


La comunicadora especialista en Sexualidad y Relaciones de Pareja, Elsy Reyes, recomienda iniciar la estimulación con la lengua, la cual de forma suave, tendrá que bajar desde la clavícula hacia el centro de los pechos. Después se debe recorrer el borde hacia la axila y de regreso de nuevo al centro y la clavícula

3.- Un masaje para relajar


Las manos deberán ser colocadas alrededor de las bubis y dar estímulos ligeros siempre de abajo hacia arriba y de afuera hacia adentro.



Te puede interesar: Trucos fáciles para endurecer tus senos en una semana




4.- El pezón también juega


Los pulgares de tus manos deberán colocarse sobre los pezones, para rodear las aureolas y acariciarlas en forma circular.



5.- En la boca ¡Por favor!


Iniciarás a estimular con la punta de la lengua, para después lamer y succionar de abajo hacia arriba y en el sentido de las manecillas del reloj.



6.- Otra manita


Tus manos volverás a colocar tus manos sobre los senos y de manera lenta, harás movimientos radiales de adentro hacia afuera.

También te puede interesar: 9 datos científicos que no conocías sobre los senos



7.- ¿Mordida o succión?


Para terminar, tu pareja podrá jugar con los pezones y succionarlos varias veces, mientras tú solo disfrutas. Las mordidas son válidas siempre y cuando no sean fuertes, recuérdale a tu pareja que es una zona muy delicada y podrías lastimarla con una mordida muy profunda o dolorosa.

Recuerda que lo mejor para disfrutar del sexo son las pláticas con tu pareja. Conversen sobre qué sí y que no les gusta para que no sean sorprendidos por movimientos o comportamientos que apaguen la llama de su pasión.


TIP ADICIONAL:

El juego puede ser para ambos, así que se vale experimentar y estimular los pezones de tu pareja. ¡Podría ser muy divertido y excitante! ¿Lo has hecho?


Ilustraciones por @intrasnferible


Te puede interesar: Cómo saber que el dolor de senos que sientes no es normal o 8 hábitos para lucir unos senos más grandes sin hacer ejercicio

TAGS: Sexo Sexualidad salud
REFERENCIAS: Vanitatis Elsy Reyes Europa FM Su Médico.com Mens Health Quo

Ana Herrera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

La verdadera historia del Jardín del Edén que la Biblia ocultó La violenta y destructiva relación que inspiró las mejores canciones de Eminem Los mejores lugares para comer gorditas de chicharrón Las novedades de la cuarta generación de Pokémon Go 5 recetas de comida mexicana saludable y económica En qué piensan los hombres cuando salen con una mujer, según la ciencia

  TE RECOMENDAMOS