INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cómo pedirle a una mujer que te dé sexo oral, según otras mujeres

21 de junio de 2018

Diana Garrido

Hacer un blowjob es todo un arte, pedirlo también.



Si hacer un blow fuera tan fácil y agradable, a todas les gustaría. Lo cierto es que introducir el pene en la boca de una mujer y esperar a que ésta practique sexo oral no es tan sencillo como parece, ya que el acto en sí es todo un proceso artístico que requiere de práctica, disposición y claro, ganas.



Si eres de los caballeros que enloquecen cuando una mujer les hace una felación, debes saber que es una práctica sexual que no es del agrado de todas las mujeres, por ello, pedirlo resulta complicado e incómodo. Si en verdad lo deseas, debes entender dos cosas:


— No la obligues a hacerlo a tu manera.

— No es no. No intentes que cambie de opinión.


Sin embargo, la decisión dependerá enteramente del momento en el que se encuentre la relación y qué tan horny estén. ¿Listo para medir la relación en el termómetro del sexo oral?



Termómetro del sexo oral


-

Helado como el Polo Norte


«No, jamás haría un oral aunque me lo pidiera Chris Pratt».


Cuando una chica responde de este modo, ni siquiera lo intentes. Es un rotundo y contundente no. Las razones varían y no necesitas saberlas, sólo recuerda que no debes forzar nada. Si acaso ella lo sugiere o pide después, entonces puedes intentar hacerlo, mientras mantente lejos de esa idea.



-

Frío como el viento, peligroso como el mar


«Tratamos de llegar a un acuerdo previo a la relación. Es decir, antes de tener sexo hablamos sobre qué prácticas vamos a realizar y si uno no quiere el oral, el otro no insiste».


Bien, aquí hay posibilidad de que exista un encuentro oral, pero tampoco es seguro y es una decisión que debes acatar. Si ella cambia de opinión, te lo hará saber. Si tú lo deseas no dudes en solicitarlo antes, pero ten en cuenta el contexto y el calor del momento, quizá no sean adecuados.



-

Tibio, tibio...


«Si hay un intercambio, acepto».


¿De qué? Evidentemente, de placer oral. Si tú lo proporcionas y ella muestra reciprocidad, ni siquiera tienes que preguntar como tal. Las acciones, a veces, dicen mucho más que las palabras.



-

Se siente un poco de calor


«Si él lo hace sin que yo se lo pida y resulta todo un éxito, también lo hago sin que me lo solicite. El punto está en saber cuál es el momento indicado».


Esto ocurre —por lo general— cuando la pareja ya se conoce o ha tenido algunos encuentros previos, puesto que sabe cómo funciona la dinámica de su relación.



-

Abre las ventanas, ¡ya!


«Una vez mi novio me dijo "este asunto está muy seco y yo sé cómo podemos solucionarlo" y sí, lo solucionamos».


Este punto de la relación es un indicativo de la confianza que se tienen los dos. No importa si la complicidad se da únicamente de manera sexual o ya se encuentra en un plano sentimental. Si es así, las miradas, los gestos y las caricias van indicando el camino al sexo oral.



-

Ya se prendió el boiler


«Nada como el típico "bájate por (inserte guarrada)"».


Los chescos, al río, a saludar al niño... Puedes colocar el sustantivo de tu preferencia en este espacio y claro, disfrutarlo. Hay mujeres a quienes les gustan las palabras rudas y "sucias" al calor del momento.



-

¡Cuidado, se quema!


«Me encanta que no digan nada, sólo que bajen mi cabeza y de pronto, ya estén en mi boca».


Si estás en este punto es porque la temperatura del encuentro está más alta que la de una fogata, y si a eso le sumas la confianza que existe entre los dos, tienes como resultado un encuentro salvaje, rudo y placentero. Claro, para quien gusta de prácticas sadomasoquistas (o algo muy cercano a ello).



-

Este termómetro te ayudará a medir la intensidad del sexo y, por lo consiguiente, las posibilidades de tener un encuentro oral. Recuerda que no debes obligar a tu chica a hacerte una felación si ella no está dispuesta. Esto puede convertirse en una tortura y estarás invadiendo su privacidad. Recuerda que lo primero que debes hacer es respetarla y respetarte a ti mismo.


TAGS: Sexo Sexualidad Mujeres
REFERENCIAS:

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

De sangre a champaña, ¿de dónde viene la tradición de romper botellas contra los barcos? 24 tatuajes que debes llevar según tu horóscopo chino Cómo descubrir quién eres realmente según los diarios de Ernesto "El Che" Guevara 15 fotografías de Betty Laura Zapata sobre la vida de las mujeres colombianas después de sufrir un ataque de ácido Qué es lo que pasa en tu cerebro mientras ves porno, según la ciencia 8 series tan confusas que sólo los más expertos podrán entender

  TE RECOMENDAMOS