NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Formas seguras de practicar bondage y sado con tu pareja

27 de octubre de 2017

Olympia Villagrán

«Lo peligroso no es el instrumento, sino una mala técnica».



Shinju: atadura de senos

Sakuranbo: atadura de nalgas

Karada: atadura corporal entera


Depende la práctica que prefieras la cuerda que debes elegir.



Todas estas praxis pertenecen al shibari: estilo japonés de bondage en el que se ata al otro con cuerdas de fibras naturales a través de técnicas específicas. El arte del encordamiento es sólo una de las muchas prácticas del BDSM (bondage y disciplina, dominación y sumisión, sadismo y masoquismo). Este juego erótico se basa en la inmovilización del cuerpo, para la cual se pueden utilizar cuerdas, cintas, telas, cadenas, esposas o cualquier elemento que prive del movimiento a quien se someta.


Además de ser parte de una técnica para la dominación sexual, se trata de una práctica estético-erótica. Por esa razón el bongade se toma como parte de un ritual espiritual, o bien, como la praxis para alcanzar el éxtasis sexual a partir de la inmovilización o suspensión. Por ello es que muchas parejas desean intentar esta práctica sadomasoquista; no obstante, llevarla a cabo sin tener el conocimiento o las precauciones necesarias puede resultar catastrófico.



Sólo alguien con la experiencia necesaria podría decirnos qué tan peligroso, doloroso o inconveniente resulta el bondage. Así que entrevistamos a una mujer que por años ha experimentado distintas tácticas del BDSM; sus respuestas fueron las siguientes:


¿Cuáles son los instrumentos / juguetes más peligrosos del sadomasoquismo?


«Lo peligroso no es el instrumento, sino una mala técnica».


Su respuesta nos hace reflexionar en lo importante que es conocer y dominar una técnica del BDSM para no provocar ningún accidente ni tener una mala experiencia. Pero ¿qué reglas seguir para lograrlo?



SANO - SENSATO - CONSENSUADO


«Esos son los parámetros para prácticas BDSM (...) No es no. Sólo se llevan a cabo prácticas que ambas partes o el número de partes involucradas consientan, hay límites duros (cosas que definitivamente no harías nunca) y límites blandos (cosas que igual y no son tu hit, pero podrías intentar en algún momento)».



Además de explicar la diferencia entre bondage y abuso –cuando se obliga a alguien a hacer o a someterse a algo que no desea–, nuestra fuente opina que es fundamental investigar y leer sobre estas destrezas para entenderlas a detalle y, sobre todo, para conocer cada una de sus implicaciones.


Es por ello que la comunidad BDSM cuenta con libros, blogs, páginas web, manuales, reuniones, fiestas y foros online para orientar a los usuarios, compartir experiencias y responder todo tipo de preguntas con respeto y sin emitir ningún tipo de juicio.



¿Absolutamente todos pueden disfrutar u obtener placer sexual del BDSM?


La respuesta es no.


«El BDSM no es para todos, a pesar de la amplitud de sus prácticas hay quienes prefieren tener sexo convencional o "vainilla", y eso también está bien. ¡Que viva el placer en todas sus manifestaciones, formas y colores!»



«Si el BDSM no es consensuado no es BDSM, es abuso; el BDSM jamás consiente ningún tipo de acto violento, lo que se experimenta en una sesión de dominación / sumisión, sadismo / masoquismo, bondage, spangking, etcétera, debe ser de manera temporal y voluntaria (...)».


Por otro lado, nuestra entrevistada aclara que el bondage u otras prácticas no implican forzosamente dolor. De hecho, existen otro tipo de ejercicios que ni siquiera involucran una penetración o alguna relación con el físico; por ejemplo: la dominación económica.




¿Qué puede intentar una pareja de principiantes durante el bondage o sado?


«Bondage es sólo una rama del BDSM relativa a los encordamientos eróticos (...), algo peligroso podría ser una suspensión; es decir, que te amarren y te cuelguen del techo, si quien te ata no tiene conocimientos mínimos de anatomía, puede dañar músculos y nervios de forma permanente».


Para comenzar sin riesgos, la experta a la que entrevistamos recomienda intentar lo más sencillo. Por ejemplo el spanking con las manos (nalgadas), dirty talks, probar distintos roles o intentar la dominación oral (dar órdenes, poner castigos o prohibiciones). Conforme el juego avance ambas partes podrán calificar qué tanto les gustan estas prácticas y qué tanto pueden elevar el nivel de las mismas.



¿Cuáles son las prácticas BDSM más peligrosas?


Juegos de asfixia

Juegos de aguja

Juegos de cuchillos


«Si no tienes la información y técnica adecuada las consecuencias pueden ser fatales o mortales».



«La clave para tener sólo experiencias positivas es hablar, experimentar, saber decir que no y saber decir que sí me gusta, quitarse los prejuicios y entender que nada que te guste está mal si no daña a otros o a ti mismo».


TAGS: Sexo Sexualidad Consejos
REFERENCIAS: Imágenes de Ian Leathernroses

Olympia Villagrán


Editora de Estilo de Vida y Diseño

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Cómo dejar de tener un look aburrido según una modelo de 64 años 5 Insecurities During Sex You Can Live Without Cómo cambiar el color de tu cabello todos los días sin maltratarlo How Long Should You Wait For Someone To Make Up Their Mind About You Mi habitación es un conjunto de recuerdos que regresan a ti Nada me excita más que lo prohibido

  TE RECOMENDAMOS