Cómo proponerle al amor de tu vida que tengan otras parejas sexuales

Martes, 2 de enero de 2018 17:09

|Rodrigo Ayala Cárdenas

Revitaliza tu relación de pareja y haz que vibre a un ritmo que jamás habías experimentado: el poliamor.



Tener más de una pareja sexual en una relación formal o incluso en el matrimonio es lo que muchos conocen como poliamor. La idea puede llenar de horror a los más ortodoxos (o hipócritas) y de gozo a los que creen que la diversidad es la clave de la felicidad. Entre estos últimos se cuentan Gracie X y su marido Oz. Ella es la autora de Wide Open; My Adventures in Polyamory, Open Marriage and Loving on My Own Terms (Abierta de par en par. Mis aventuras en el poliamor, el matrimonio abierto y el amor según mis normas).


Gracie X, cuyo nombre real es Gracie (48 años), afirma que desde que su marido estuvo de acuerdo en que ambos tuvieran sexo con otras personas ella es una mujer mucho más feliz, vivaz y su matrimonio es aun más estable.



Es un hecho que en el amor (y el sexo) la variedad de actividades y pensamientos es una obligación para evitar sumirse en la rutina. Hacer cosas inesperadas aporta ilusión, emoción y ganas de estar con alguien por un tiempo considerable. Las fantasías del poliamor son recurrentes en varias personas y no tienen por qué suprimirse si se hacen con responsabilidad para evitar lastimar a la mujer o al hombre al que más se ama en la vida.


Si por tu mente ha rondado la idea de estar en la cama con otras personas que te atraen pero los formalismos sociales o el miedo a perder a la pareja perfecta invaden tu ser, hay formas sutiles pero efectivas de plantear la propuesta.



-

1. Dile que tienes ganas de conocer situaciones sexuales diferentes




Renovarse o morir aplica en todos los sentidos de la vida, incluyendo el sexual. Una pareja que se encasilla en una sola manera de tener sexo tarde o temprano se aburrirá. Si realmente tienes ganas de llevar a cabo el osado plan de proponerle a tu chico o chica tener otras parejas sexuales, menciona lo anterior como un buen pretexto para ir abordando la situación.

Proponle a tu pareja que para sus siguientes encuentros sexuales intenten practicar posiciones sexuales distintas o… adoptar roles, disfrazarse o jugar a que son desconocidos que de manera espontánea se conocen para tener sexo casual. Esta manera sutil pero al mismo tiempo evidente sobre tus ganas de estar con otra persona puede ser el inicio para concretar tu plan.


-

2. Háblale sobre el mundo swinger



Las prácticas swinger se refieren al intercambio de parejas entre hombres y mujeres bajo previo consenso de los involucrados. Se requiere una mente abierta y ganas de ir más allá de los límites para disfrutar de esta sensual práctica. Hablarle a tu pareja acerca de este mundo será otra forma sutil pero clara de poner sobre la mesa lo que tienes en mente. Dile a él o ella que los swinger no buscan hacer daño a su pareja, sino que aceptan estar con otros para renovar y hacer más sólida su relación.

Hablar acerca de estos temas requiere que lo hagas con sutileza para no herir cualquier susceptibilidad. Debes ser precavido(a), pero al mismo tiempo ir dejando en claro que tus intenciones son las de probar una experiencia que puede ser importante y necesaria para ambos. 


-

3. Platica con él sobre experiencias ajenas para introducirlo al tema



Seguramente entre tus amistades hay alguien que alguna vez tuvo la misma idea y la llevó a cabo. Si conoces su historia, cuéntala a tu novio(a) mencionando lo bien que le hizo la experiencia a tu amigo(a), cómo eso le ayudó a conocer un límite de sexualidad incomparable con su pareja y todos los beneficios que halló cumpliendo su fantasía.



Los relatos ajenos, ya sean ficticios o no, muchas veces nos ayudan a ver que muchas cosas son posibles de llevar a cabo y nos animan a tener la mentalidad abierta para realizarlas. Quizás a tu pareja le ayude escuchar lo que tus conocidos han hecho para sembrar en su mente la idea de que tal vez no sea una mala idea conocer en la cama a otras personas para sentirse renovados a nivel individual y colectivo.


-

4. Dale a entender que no te molesta que le atraigan otras personas



Yendo por la calle o estando en un bar quizá hayas descubierto a tu novia(o) mirando de reojo a alguien más; seguramente los celos hicieron presa de ti y reclamaste con ira su acción, provocando una pelea épica. En esta ocasión, juega tus cartas de manera más inteligente si quieres llevar a cabo realmente tus planes.



Invierte la situación y dile que entiendes que otras mujeres u otros hombres le llamen la atención, pues en el mundo existen cientos de personas hermosas ante las cuales es difícil resistir la tentación de verlas. De esa forma estarás dando un paso muy importante haciéndole entender que le dejas camino abierto para tener encuentros con otras personas y que tú puedes actuar de idéntica manera. Lee muy bien cuál es su reacción ante tus palabras, pues de su rechazo o aceptación dependerá el éxito de tu siguiente paso.


-

5. Hazle la propuesta final con total respeto



Has llegado al momento culminante de tus planes. Una vez que has visto en tu pareja cierta aceptación a probar experiencias con otras personas, puedes llegar con la seguridad de que tu propuesta será exitosa. Debes hacerlo con tacto y estableciendo ciertas reglas: los encuentros serán en igualdad de circunstancias.


Y lo más importante de todo: quieres tener otros encuentros eróticos no para buscar el amor en otros brazos sino únicamente para no dañar a tu amor verdadero incurriendo en secretos o infidelidades que lastimen su relación. Dile a esa persona a la que amas que el sexo con otros es finalmente un escape para no caer en la rutina y que tu intención no es acabar con el amor que los une. Si entre ustedes hay entendimiento, amor y madurez estas propuestas serán más bien la oportunidad de establecer una relación más duradera y abierta.



-

Toma el ejemplo de Gracie X y su marido Oz para involucrarte en prácticas sexuales que renueven tu relación con el amor de tu vida. En estos tiempos de apertura sexual será más sencillo que tu pareja acepte ciertas propuestas que enciendan su relación dentro y fuera de la cama. No tengan límites y atrévanse a hacer lo que la mayoría considera inmoral o inaceptable. Si ambos están de acuerdo en probar el poliamor como una buena manera de gozar el sexo pueden visitar los 12 lugares en el D.F. para ligar sin buscar amor e iniciar su nueva aventura romántica. Una vez que hayan concretado su ligue soñado pueden llevar a cabo las posiciones sexuales más salvajes.


Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS