Momentos en los que tú también eres corrupto y no te das cuenta

Lunes, 4 de diciembre de 2017 10:46

|Karla Herrera

Te aseguramos que por lo menos has hecho algo de esta lista.


En estos tiempos donde es común escuchar a todo el mundo hablar de política, me he encontrado con una situación muy puntual que enseguida llamó mi atención: el tema de la corrupción.

 

“Es la misma gata pero revolcada”, “pues a ver cuál roba menos”, “de todas maneras nos va a ir peor” y más frases como éstas, son tan sólo algunas que me han llevado a cuestionarme, ¿de verdad tenemos la postura para quejarnos de eso?

 

Digo, lo último que haría es negar que muchas de las situaciones en el país se han visto dañadas porque efectivamente se ha comprobado que hay corrupción política aquí y allá, pero opino que para exigir algo, hay que darlo primero, ¿no crees?


 

Y fue justo cuando iba rumbo a mi casa que me encontré a un señor quejándose de nuestros “malísimos políticos corruptos” y la panorama negro que se le venía a México mientras intentaba entrar al transporte sin respetar la fila que claramente era para subir en orden. Sí, esa ironía tan simple me puso a pensar los momentos en los que hacemos las cosas incorrectas e incluso llegamos a ser corruptos, pero que ya lo vemos tan “normal” que no nos damos cuenta que también es corrupción y fin.

 

 

La RAE define la corrupción como una “práctica consistente en la utilización de las funciones y medios en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”.

 

-



¿Una ayudita en el examen?

 

No lo niegues, por lo menos una vez en la vida te las ingeniaste para hacer trampa en un examen.


 


 

-



Reventa de boletos

 

No importa para qué evento, comprar boletos con la reventa es incorrecto. Peor aun cuando eres tú quien los compra para después darlos más caros.


 



-



Inscribirte a programas sociales para que te den ayuda sin necesitarlo

 

Lo acabamos de vivir con el terremoto #19S. Muchas personas fueron a cobrar ayuda sin que su hogar hubiera resultado dañado, quitándole oportunidad a quienes verdaderamente se encontraban en aprietos.


 



-



Comprar piratería

 

¿Tienes idea de cuánto afecta esto a la industria?


 



-



Aceptar artículos para comprometerte a un voto

 

El voto por un candidato debe basarse en el análisis de sus propuestas, en creer que sus premisas tienen fundamentos y sobre todo, que coincidan en lo que esperas para el país.




 

-



Tapar las placas de tu auto para evitar las fotomultas

 

Si tú no lo has hecho o incluso no tienes auto, seguro conoces a quien sí lo hace.


 



-



Estacionarte en un lugar para discapacitados

 

No importa si se hizo tarde, que no encuentres otro lugar o que “sea de rápido”.


 



-



El “compadrazgo”

 

¿Conoces a alguien que ocupe un puesto sin méritos? ¿Y te imaginas por qué está ahí? Piénsalo, no te diremos más.

 

 

 

Hay muchos ejemplos más, pero como ves, la corrupción se presenta en diferentes niveles dentro de la sociedad. Aunque las consecuencias no siempre sean visibles o creas que no te afectan directamente, estás a tiempo de reconsiderar si estás haciendo lo incorrecto y elegir lo correcto.

Karla Herrera

Karla Herrera


  COMENTARIOS