Estilo de vida

Cómo saber si tu consumo de alcohol es lo que te está haciendo engordar

Estilo de vida Cómo saber si tu consumo de alcohol es lo que te está haciendo engordar

Seguro no sabías que una noche de tragos puede aportarte más de la mitad de las calorías totales que necesitas consumir en el día. En esta entrada te diremos cómo saber si el alcohol engorda y si su consumo frustra todos tus intentos por bajar de peso.

Si lo tuyo lo tuyo es la fiesta y no le dices que no a unas cuantas copas, presta atención porque el alcohol es pieza clave cuando se trata de aumento de peso.


Los mecanismos que el alcohol desencadena en tu cuerpo van mucho más allá del número que refleja la báscula, las calorías del alcohol son algo así como “calorías vacías”. El doctor Juan Carlos Pércovich, especialista en Endocrinología y Nutrición, explica que esto se refiere a que son calorías que no aportan nutrientes y por lo tanto no serán aprovechadas por tu organismo como lo serían las procedentes de otro tipo de alimentos.


post-image


Los efectos de las bebidas alcohólicas en tu peso dependerán de la cantidad de alcohol que ingieras, esto aunado a los azúcares añadidos con el que combines tu bebida alcohólica favorita (jugos, refresco, jarabes, entre otros).


Tu peso corporal depende del balance que exista entre el ingreso de calorías (en este caso el alcohol) y el gasto energético. Así que si llevas una vida con mediana o poca actividad física, ya sabrás el resultado. En un estudio publicado por el American Journal of Preventive Medicine (AJPM) se dio a conocer que los jóvenes que consumen grandes cantidades de alcohol de manera habitual (cuatro o más bebidas al día) tienen 41% más riesgo de desarrollar sobrepeso y obesidad en su etapa adulta.



Los estudios metabólicos demuestran que cuando ingieras alcohol, tu cuerpo lo usa como “energía prioritaria”, esto quiere decir que el cuerpo remplaza las reservas energéticas (la grasa de tu cuerpo) por las calorías del alcohol.


post-image


La carga calórica y de azúcar de las bebidas alcoholicas, harán que la grasa que tu cuerpo no utiliza se acumule en distinras zonas de tu cuerpo pero desafortunadamente no será en las pompis, las investigaciones indican que hay una tendencia de mayor acúmulo de grasa en la zona del abdomen y caderas.


Y si creías que eso era todo te tengo un dato más, el alcohol también aumenta la sensación de hambre lo que hace que comas más sin darte cuenta. Este efecto aumenta cuando bebes sin haber comido antes, así que si eres de esas personas que prefiere no cenar porque prefieres gastarte esas calorías en alcohol estás cometiendo un grave error.


Finalmente recuerda que el alcohol tiene un efecto engordante casi inmediato porque nos hincha, como explica el doctor Pércovich, esto es la consecuencia de una deshidratación, cuando tu hígado recibe alcohol produce “acetaldehído” que es una sustancia que tiene un efecto tóxico en el mismo hígado y esto provoca, pero no te alarmes que este efecto desaparece cuando dejas de ingerir bebidas alcohólicas.

 

post-image

 

Todo esto no significa que el alcohol es el único culpable del aumento de peso ni que esté prohibido consumirlo, si bien es cierto que no es lo más aconsejable, también es entendible una que otra trampita los fines de semana,.

 

Sólo recuerda que si lo vas a hacer debes buscar opciones que además del aporte calórico te puedan brindar otros beneficios como es el caso del vino tinto, el consumo moderado de esta bebida mejora tu salud cardiovascular, disminuye el colesterol, mejora la circulación sanguínea y no favorece el aumento de peso.


Ver También:

5 formas de evitar que el alcohol te haga engordar

Drunkorexia, el trastorno alimentario de moda para beber sin engordar