NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cómo saber si en realidad amas a alguien o sólo aprovechas las circunstancias

13 de noviembre de 2017

Jazmín Lizárraga

Tratamos de comprender a esa persona que no cumple con los requisitos que habíamos planeado, seguimos sin saber cómo o en qué punto es que coincidimos.



“Entre el deseo y la realidad hay un punto de intersección, el amor”

Octavio Paz

 

A veces son tantas las ganas que tenemos de enamorarnos, que cuando ese deseo empieza a volverse real y se despiertan sentimientos por alguien, es común que aparezca la duda. Nos preguntamos si no será sólo una pasión, si nos son las ganas de querer, si será la persona indicada, en fin, cosas y acciones que nos hacen creer que lo que sentimos no es real. Parece tan repentino y fácil que posiblemente lo soltemos y nos boicoteemos una vez más. A veces pensamos que es mejor rendirnos ante los miedos o las inseguridades, porque es más fácil negarse al amor y culpar a la suerte, que entregarnos a una relación y exponernos a que nos lastimen.


La idea de ser capaz de luchar por el amor aún en la situación más desalentadora suena a romance puro, muy distinto a pensar que el tiempo llega y elegimos simplemente a quien está. Es la pregunta de siempre: ¿amamos a la persona o son las circunstancias? O quizás el amor se revela con esa disposición, como un velo que cae y nos devuelve la vista justo en el momento en que soltamos ataduras. Sin esperarlo, el amor aparece casi mágicamente.

 




En ese momento quizá sea pronto para usar la palabra amor. No nos asustemos, digamos que hoy la palabra “amor” es sinónimo de esa capacidad de ver al otro, de apreciarlo sin calificarlo. Por eso nos quedamos sin habla ante su presencia, y observamos sin cansancio el deseo hecho realidad, como si quisiéramos descifrarlo. Pero la mente se queda vacía, tratamos de comprender a esa persona que no cumple con los requisitos que habíamos planeado, seguimos sin saber cómo o en qué punto es que coincidimos.

 




Entonces hay un extraño sentimiento que se apodera de nosotros y nos hace sentir como tontos, absurdos que han perdido el control de sí. Nos damos cuenta de que enamorarse no cambia mucho con los años: nuestra piel reacciona con su presencia, a su fuerza y dulzura, a su tacto. Y entonces otra duda se cruza por la mente: ¿somos merecedores del amor?, ¿nos seguirán amando después de conocer nuestros vicios, nuestras contradicciones?, ¿se “espantarán” con nuestros defectos, nuestras heridas y nuestro pasado?

 

Es probable que de tanto pensarlo estemos complicándolo aún más, y que todas las afirmaciones que hacemos sean interrogantes, sospechas que provienen de una observación hecha a medias. Esa persona —como todos— quiere amar y ser amada; pero los obstáculos los ponemos nosotros. Y seguramente se encuentra pensando algo similar, preguntándose si será correspondido, si buscan lo mismo, si debe arriesgarlo todo o retirarse.



 


 

Al final no se trata del otro, sino de nuestra capacidad para ver lo extraordinario en ese otro; la magia inexplicable que sin duda llega en el momento exacto, cuando estamos listos, y eso es motivo de alegría, de celebrar lo que sentimos. No tengas miedo al amor, búscalo y, sobre todo, no te quedes con alguien sólo porque la vida y las circunstancias lo pusieron en tu camino. Busca en otro lado, porque seguro existe alguien que en realidad merece tu amor.


**


Si ya encontraste al yin de tu yang, te recomendamos seguir estos 
consejos para que tu relación no se vuelva tóxica
. Y si ya estás en una relación y sospechas que es momento de terminarla, lee el siguiente artículo que te dirá si
tu relación tiene remedio o es momento de emprender el vuelo
.



TAGS: Amor de tu vida Amor Consejos para amar
REFERENCIAS:

Jazmín Lizárraga


Colaboradora

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Señales de que podrías tener problemas en la próstata Es tan lindo saber que ahí estarás todas mis noches "Las oscuras primaveras": La película que nos muestra lo que somos capaces de sacrificar por sexo Cómo coquetear con alguien la primera vez que lo conoces Para mi mejor amigo Rompiste corazones, quebraste almas, pero a mí me destruiste toda

  TE RECOMENDAMOS