INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

¿Qué pasa cuando el amor de tu vida no es la pareja perfecta?

14 de diciembre de 2017

Diana Garrido

La rutina empieza a matarte, el otro ya no importa y siempre hay alguien que cede más... ésas no son buenas señales.



El amor no es cosa de dos. Aunque duela, sabes que es así. En la relación siempre habrá uno que entregue más que el otro. Mientras que uno de los dos da más amor, más cariño y más tiempo, el otro siempre está detrás, mirando y sin poder o querer hacer más. Desafortunadamente, es involuntario. La construcción social del amor dice que, por lo general, son los hombres los que juegan con las mujeres, pero no siempre es así; de hecho, muchas mujeres suelen ser menos expresivas de lo que todos esperan.


A veces no es que no quieran ser cariñosas, es simplemente una forma de no aceptar la realidad. En ocasiones ellos suelen dar un poco más y se mantienen al tanto de la relación con detalles y momentos especiales, pero no es señal de que la relación durará mucho tiempo ya que el amor no siempre es correspondido por diversos motivos. La inestabilidad emocional es uno de los principales, así como la falta de interés y la inexperiencia en cuestiones del amor.



Pero como dicta el refrán, «en el corazón no se manda», y aunque él sea una persona llena de cariño para dar, que preste atención a cada detalle y que su máximo objetivo sea hacerla feliz, no siempre serán las expectativas de ellas, quienes no siempre logran ver lo que él tiene para ofrecer o que simplemente no se sienten a gusto estando a su lado. Algunas señales de esa falta de confianza y de inestabilidad suelen ser sutiles, pero en algunos casos son muy evidentes


-

Salir juntos ya no es la mejor la opción


«Fui a la boda de mi mejor amiga con mi novio, y aunque él estaba muy divertido, me arrepentí de llevarlo porque prefería haber ido sola para divertirme más».


-Ana, 21



-

La rutina empieza a matar


«Todos los viernes salimos de fiesta con mis amigos de la universidad, pero él me sugirió que uno de esos días nos quedáramos en casa a ver un maratón de Rick & Morty en Netflix. Acepté, pero me aburrí y preferí dormirme porque deseaba con toda el alma no estar ahí».


-Mónica, 25



-

La comunicación no es primordial o no existe


«Él me lleva al trabajo y va por mí, pero un día quería estar sola e intenté irme en transporte público, pero por comodidad insistió en llevarme. Yo iba callada y molesta».


Daniela, 30



-

No saber qué se quiere en la vida


«Él quería presentarme a su familia. Ambos creíamos que había pasado suficiente tiempo para dar ese paso. Cuando llegó el momento, yo no quería hacerlo porque implicaba un compromiso más grande».


Karla, 26



-

Siempre hay alguien que cede


«Mi novio me compró un boleto para que lo acompañara a ver a su banda favorita luego de que él fue conmigo a ver a Maroon 5. Sin embargo, cuando fuimos me aburrí y por eso nos salimos temprano».


Alicia, 23



-

Los detalles salen sobrando


«Tuve un mal día y él lo sabía. Cuando llegué de trabajar, él ya estaba esperándome con helado, una flor y vino, pero yo sólo quería dormir y lo dejé con los detalles en la mesa, mientras él me tapó».


Estela, 28



-

No hay interés, sólo se espera recibir


«Él siempre tomaba la iniciativa para salir o hasta para saludarme, mientras yo lo evadía».


Fabiola, 22



-

Los pequeños errores se vuelven inmensos


«Me horneó un pay, pero sólo me importaban las calorías».


Fernanda, 22



-

Los sentimientos son confusos


«Mi novio siempre me preguntaba cómo había estado mi día y yo odiaba hablar, en especial con él».


Belén, 29



-

El otro no importa


«Mi ex siempre se esforzaba mucho tratando de satisfacerme sexualmente, aunque yo ignoraba su bienestar preocupándome únicamente por mi cuerpo».


Beatriz, 24



-

Lo primero que hay que hacer para entender qué es lo que está ocurriendo es aceptar que la relación ya no es igual. Al contrario, es cada vez más violenta, insegura, cansada y rutinaria. Enseguida hay que aclarar lo que se siente al respecto y cuánto vale seguir en medio de una ola de sentimientos encontrados, que resulta ser más tóxica que reflexiva. Si una relación no es sana, es evidente, y por lo tanto, peligrosa. Lo mejor es aceptar que ya no funciona para así poder salir del hoyo emocional intentando estar en paz con uno mismo.


**

Estas cosas sólo las vivirás con tu pareja, así que debes estar al tanto de todo lo que ocurra alrededor .


TAGS: Intimidad Amor Relaciones de pareja
REFERENCIAS:

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Fotografías de la deformación canina provocada por el egoísmo humano The Best, The Interesting, And The Please Don't Outfits Of The MTV VMAs 2018 7 frases de la carta del Papa Francisco sobre los menores víctimas de sacerdotes pedófilos Por qué tener bebés fue la peor tragedia de mi vida Dónde están las Voyager ahora mismo y quién recibirá su mensaje Johann Mergenthaler: ¿Qué hace un curador en una feria de arte y fotografía contemporánea?

  TE RECOMENDAMOS