INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

10 señales de que una persona se siente incómoda a tu lado

5 de abril de 2018

Diego Cera

¿Le habré gustado?, ¿cómo se habrá sentido?, ¿qué pensará sobre mí?, ¿saldremos de nuevo...?



Después de una cita o una reunión casual las personas suelen hacerse esta serie de preguntas como una especie de protocolo que debe cumplirse al pie de la letra. Aunque ahora es muy común escuchar a más de una persona que te recomienda ser tú mismo sin importar lo que los demás piensen de ti, la historia de la humanidad y nuestro extenso catálogo de relaciones nos indican que la imagen que los demás tienen de nosotros es en realidad más importante de lo que pensábamos.



A pesar de nuestra aparente habilidad para establecer vínculos, todavía nos seguimos preguntando si lo que estamos haciendo al pararnos frente una persona está bien o al menos lo estamos llevando por el camino correcto. No importa si es una conversación casual o un coqueteo bien planeado, este tipo de situaciones siempre causarán en nosotros una especie de vacío por no saber exactamente qué es lo que debemos hacer o evitar cuando intentamos agradarle a una persona. Es un hecho que la mente de cualquiera es un completo misterio; no obstante, hay maneras de evitar malos entendidos y que quien está frente a nosotros pase un mal rato.



Basta un solo gesto o cualquier comentario mal interpretado para que tus intenciones, a pesar de ser las mejores, se conviertan en un asunto de extrema incomodidad para los demás. Es probable que la misma sensación de no estar en el lugar indicado les impida pedirles que te marches, no obstante, hay maneras de darte cuenta de que quizá no volverá a llamarte y es posible que evite todo contacto contigo.



Si se frota el cuello es que inconscientemente está tratando de calmar la tensión que le causa tu presencia. Esta zona está llena de terminaciones nerviosas que tienen que ver directamente con los estados de calma y angustia, así que si comienza a tocar insistentemente su cuello, mejor aléjate o simplemente ve más despacio.


Cuando están sentados con una mesa de por medio, comienza a crear "barreras" que los separen, por ejemplo, un salero o un servilletero. Aunque en realidad sólo basta con que cruce los brazos o piernas para hacerte saber que no puedes ni debes acercarte más de lo debido.



Al contrario de lo que ocurre cuando alguien se siente atraído hacia ti, una persona comienza a inclinarse o caminar hacia atrás cuando se siente inseguro o intimidado por su interlocutor. Esto lo hace porque su cerebro le está pidiendo guardar distancia.


La mirada es uno de los indicadores más obvios de la incomodidad de una persona que simplemente no quiere hablar o estar contigo. A menos que sólo te enfoques en ti mismo, simplemente podrás darte cuenta de su tensión en cuanto su mirada apunte hacia abajo o a cualquier otro lugar que no sea tu rostro.



¿Están cerca de una puerta o algún pasillo que apunte hacia ella? Si hay incomodidad es probable que las puntas de sus pies se dirijan hacia esa dirección como si esperasen el momento adecuado para escapar.


Otra señal obvia al hablar de incomodidad es cuando comienza a rascar sus brazos compulsivamente, como si este gesto le hiciera olvidar lo mal que la está pasando.



Jugar o tocarse el cabello constantemente es otra señal de incomodidad, solamente que en este caso el cerebro está esforzándose por encontrar una forma de entretenerse al encontrarse en una situación que no logra captar su atención en lo más mínimo.


Cuando al hablar sus movimientos no coinciden ni un poco con lo que está diciendo, es posible que sólo esté fingiendo ser amigable, aunque su cuerpo le está obligando a irse en cuanto pueda sin entablar relación alguna.



Uno de los gestos más comunes y que no todo el mundo conoce es esconder la mano o el pie izquierdo de la vista del otro. En este caso, el cerebro está tratando de ocultar el cuerpo de una situación que no le parece cómoda, es por ello que insiste en "ocultarse" del mundo.


Además de servir como un indicador de poca sinceridad, las cejas arqueadas o levantadas también son un síntoma de incomodidad que puedes detectar a simple vista.



Aunque en muchos casos el problema no eres tú, sino la manera en que los demás te perciben, debes aceptar que no puedes forzar a nadie a quererte o estar contigo. En muchos casos es necesario darle su propio espacio a los demás para que sientan la confianza de poder acercarte a ti sin que ello implique un momento incómodo o extremadamente difícil de sobrellevar.


TAGS: Psicología Personalidad Datos curiosos
REFERENCIAS: Código Verbal Culturizate Mastermas

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Running. Estas son las carreras de octubre, sus rutas y horario Sadismo, el trastorno sexual donde el dolor significa placer Prendas que tienes en tu armario y puedes utilizar si no tienes el abdomen plano Cuento para entender por qué el amor es como el café ¿Te gusta ir al gym? Conoce el mejor horario para ejercitarte en el gimnasio Quién es Artur Fleck, y todos los datos de la nueva película The Joker

  TE RECOMENDAMOS