9 cambios de actitud que ocurren cuando pasas los veintitantos

¿Cómo sabes que ya eres un adulto? Checa cómo cambia tu actitud cuando empiezas a madurar, aunque en el momento te sientas adulta de la noche a la mañana.

Cumplir veintitantos se caracteriza por sentimientos encontrados: puede emocionarte o causarte mucha ansiedad, es ese pasaje rápido que se hace de la adolescencia a la adultez, en el cual se suman hechos importantes y novedosos, es la etapa a la que de niños queríamos llegar; pero cuando llegamos, nos damos cuenta y afirmamos a cada paso que no será como imaginábamos.



Entre las cosas que a la mayoría nos pasan después de los 23 están:


La fiesta ya no emociona tanto

Empiezas a darte cuenta que el dinero gastado en fiestas y alcohol podías haberlo usado para comer tu plato favorito con amigos, quedarte en tu casa o simplemente comprar alguna chuchería que viste en una tienda y se te antojó.


Comprar ropa todas las semanas es algo poco atractivo

La acumulación compulsiva de cosas materiales deja de ser prioridad, la forma en la que vistes ya no influye tanto en tus pensamientos; tener el mejor bolso, chaqueta, jeans, zapatillas o zapatos deja de ser esencial.


Comienzas a buscar relaciones más estables y menos aventuras

Las aventuras amorosas ya son parte de un pasado que te emociona muy poco, si bien no dejas del todo los amarres pasionales de una noche, tus intereses van más allá del sexo sin sentido y te das cuenta que necesitas cariño verdadero.



Tu círculo de amigos es cada vez más pequeño

Rodearte de gente que no suma en tu planes futuros o tu expectativas no es de tu interés. “Sacar la basura emocional” es algo que empieza a ser más cotidiano que antes; no llamas amigo a cualquiera y descubres que tal vez los amigos no eran tan amigos como pensabas, las desilusiones sobre las amistades hasta te parecen más graves que las amorosas.


El físico ya no es lo primordial

Buscas almas y pensamientos para compartir, en lugar de un cuerpo para tener 2 horas en la cama; el aspecto físico del otro ya no influencia tanto en cómo lo percibes, ningún cuerpo vale más que un abrazo.


Comienza a importarte menos la opinión ajena

Empieza la conformación de un "ser" tan personal y propio que no deseas que nadie lo corrompa ni critique; formas una actitud mental que dice: “yo soy así y no me importa lo que piensen los demás”. Sales al 'campo de batalla' de la presión social armado con escudo y no temes.



Te preocupas seriamente por el futuro

La ansiedad por tu futuro aumenta considerablemente, sientes que debes correr para conseguir lo que quieres y que se te está acabando el tiempo, que debes hacer algo o te perderás en el fracaso para siempre. El fracasar o 'fallar' como adulto es tan característico en esta etapa, que incluso hay días enteros en los cuales sientes que no estás hecho para esto de la vida adulta, que no cumpliste tus expectativas y no estás donde soñabas.


Te vuelves cauteloso

Ya no eres tan pasional ni te enamoras tanto de cualquiera que pasa, ese tipo de amor ahora ya te parece inútil e innecesario; tal vez a esta edad ya coleccionaste al menos una relación fallida, que te hizo dejar de creer en el amor.


La soledad es tu mejor amiga

Ahora sólo deseas pasar tu tiempo solo y eres feliz con eso, atrás quedaron los tiempos de querer rodearse de personas para no sentir vacío; prefieres pasar una noche viendo tu serie favorita, leyendo un buen libro, organizando tu semana o simplemente poniendo likes, que estando con un montón de desconocidos en un ambiente que de a poco va perdiendo el significado que tenía.



Estos son solamente algunos de los cambios que generalmente ocurren cuando sentimos la adolescencia lejos y la adultez con todo su peso pisándonos los talones; no te desesperes, ya te acostumbrarás y verás que todas estas cosas, aunque preocupantes de momento, son señales de crecimiento y evolución.


Descubre también los tatuajes que puedes hacerte si eres un chavorruco y las cosas que entiendes sobre tus papás cuando te conviertes en adulto


Referencias: