NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cómo se enamora una mujer fuerte, inteligente y soltera en una sociedad prejuiciosa

14 de diciembre de 2017

Jazmín Lizárraga

"El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza... ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal", decía Simone de Beauvoir.



En los últimos años se ha vuelto cada vez más frecuente la conversación sobre la soltería, particularmente la femenina. Muchas de las explicaciones que se buscan de dicho “fenómeno” resultan sumamente curiosas. Recientemente se publicó un estudio psicológico que relaciona la soledad de las mujeres con la inteligencia. Uno podría pensar que el amor es algo único que ocurre entre dos almas que se encuentran; pero resulta que en una sociedad afanada en medirlo todo, se ha decidido exponer qué sucede con las mujeres solteras. Uno de los últimos resultados apunta a que las mujeres inteligentes resultan muy atractivas, pero en la práctica y en la convivencia diaria, esa atracción se desvanece.

 

La primera curiosidad surge en la descripción de “inteligentes”. Vamos a asumir que se refiere a mujeres fuertes, que han sorteado carencias, rechazos y dolor; pero que encontraron una vocación y la posibilidad de reafirmarse y vivir con pasión. Probablemente ese sea un ingrediente de las llamadas “mujeres inteligentes”, apostarle a una pasión y no únicamente a un trabajo necesario; ellas son de esas personas que van por lo que quieren. Y eso no cuadra con lo habitual, no al menos en una sociedad como la nuestra, donde a la figura femenina se le admira por cualidades como la ternura o determinación para impulsar a otros a salir adelante —como una cualidad maternal; como fuente de inspiración o estabilidad. Y esa entrega es extraordinariamente valiosa, sobre todo si proviene de una decisión deliberada, no del sacrificio que desemboca en resentimiento a cambio de una conciencia tranquila por ser esa “gran mujer” que está detrás de un “gran hombre”.

 




Por otro lado, existen mujeres que no desean dedicarse a inspirar a alguien más, que son responsables de sí mismas, de sus emociones y su crecimiento; que no tienen lugar para resentimientos, porque no están esperando el reconocimiento de nadie más allá del propio; y que están dispuestas a amar en términos de igualdad, no de dependencia. De ninguna manera puede decirse que una sea mejor que otra, se trata de entender la soltería de las “mujeres inteligentes”.

 

Seguramente a todas las mujeres que de alguna manera entran en esa descripción se les ha preguntado en múltiples ocasiones si temen a la soledad o si están de acuerdo con la explicación a su situación civil. Esto resulta confuso al ver que no son pocas las mujeres en esta situación, en realidad estamos rodeados de mujeres así; incluso las conversaciones con amigas eventualmente incluyen el misterio de la soltería a pesar de las muchas virtudes, de ser inteligentes, autosuficientes, seguras, divertidas y hasta hermosas, se llega a sentir absurdo cómo las cualidades se pueden convertir en obstáculos para el amor.

 




La otra parte curiosa son ellos. ¿Por qué es un tema de las mujeres y no de hombres? Ante la inteligencia que ahuyenta, también tendríamos que hablar de la inseguridad que se esconde. Los roles de género se han establecido bajo ideologías machistas en las que el hombre lleva el liderazgo y la función de la mujer es básicamente seguirle. Esto incluso en los ámbitos más progresistas, en los que cualquier cosa que haga sentir vulnerable a un hombre es rechazada; y enamorarse en términos de igualdad —y no de control—, es básicamente aceptar esa vulnerabilidad. Una de esas enigmáticas mujeres llamadas “inteligentes” los obliga a pensar en otras formas de hacer las cosas, y abre una sensibilidad que no ocurre en los caminos antes transitados. La cobardía de la comodidad suele tener muchísima fuerza; a lo largo de la historia ha sido así, y desde pequeñas las mujeres asumen mentiras como la fragilidad que las hace “necesitar” de un hombre para alcanzar sueños y legitimarse.

 




Pero la lucha está ahí. Ha costado y sigue costando, pero se avanza en algunos aspectos —como las oportunidades laborales—; aún existen desigualdades presentes, se lucha todavía por compartir de forma equitativa las responsabilidades del hogar y expresarnos con mayor libertad. Por otro lado, los prejuicios persisten y cualquiera con la intención de exigir reconocimiento e igualdad de oportunidades y derechos corre el riesgo de ser condenada como “extremista”, “intensa”, “feminazi”, “luchona” y muchas otras.

 

El machismo vive interiorizado como una autoridad invisible, y se requiere de hombres y mujeres para combatirlo y buscar relaciones más justas, auténticas y bellas, pero no únicamente en el ámbito sentimental. Las mujeres han hecho frente al estereotipo de ser débiles y sentimentales para ocupar espacios en los que la fuerza y capacidad intelectual que poseen se pone a prueba constantemente, Quizás a los hombres les corresponde combatir el estereotipo de fuerza y razón para abrirse paso a la vulnerabilidad y disposición a lo sensible. Finalmente, para amar se requiere tanto de los sentimientos como de la inteligencia, unos impulsan lo que lo otro convierte en decisión.





**


Entender el feminismo no es tarea fácil, sin embargo autoras como Simone de Beauvoir han logrado poner en palabras uno de los debates más complejos de nuestra historia. Si te interesa conocer más sobre la lucha feminista, estos son los tres libros imperdibles para conocer los principios fundamentales del feminismo.



TAGS: Relaciones de pareja Feminismo Amor
REFERENCIAS:

Jazmín Lizárraga


Colaboradora

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Es ahora cuando percibo que heredé tu tendencia al desastre Preguntas sobre nuestro cuerpo que todos nos hemos hecho alguna vez en la vida La poesía es una total porquería cuando tengo frente a mí tu cuerpo desnudo Sé de memoria tu silueta, tu forma que se proyecta entre las sombras Robin Myers: The Poet Who Shows Us That Travel And Experience Are Our Best Teachers The Best Horror Movies From The 2010s That Are Actually Interesting

  TE RECOMENDAMOS