Cómo vive el proceso de enamoramiento una persona con autismo

Aunque estamos acostumbrados a creer que el autismo es algo que aleja a quienes lo padecen del mundo en general, el hecho de estar enamorados puede cambiarlo todo.


La historia de amor de la escritora Laura James inicia como la de cualquier chica con autismo: sin un diagnóstico. De acuerdo con su libro Odd girl out nos cuenta cómo algunos doctores ─incluyendo el suyo─ ha preferido ignorar el hecho de que las mujeres también sufren autismo, por lo que sus diagnósticos a veces implican una equivocación médica a menudo imperdonable; sin embargo, ese autismo fantasma fue lo que la hizo descubrir el amor de una manera distinta a como sus amigas y compañeras de colegio lo veían.


«Mi autismo no diagnosticado había informado a este enamoramiento de siete años».
─ Laura James



Durante su adolescencia, Laura observaba a sus amigas morir de locura al ver al chico guapo del colegio pasar frente a ellas; sin embargo, debido a su condición, ella prefería ser directa y sin las complicaciones de las demás. Según su relato, las niñas de su edad esperaban que negando que alguien les parecía atractivo, éste de repente querría estar con ellas por el resto de su vida. Un mecanismo complejo para alguien que prefiere pensar con lógica y claridad.



A pesar de que su amor siempre fue directo y si ataduras ─lo cual la puso en ventaja sobre otras chicas─ al verse en una situación donde un beso o un abrazo parecían necesarios, Laura simplemente decidía salir corriendo de ahí aún cuando ese comportamiento le parecía absurdo incluso a ella. Sin embargo, ese sería el principio de una aventura en la que su autismo no sería un problema sino más bien una especie de empujón.


«Es como estar en la misma primera cita en los últimos 20 años».
─ Tim, esposo de Laura



Mientras se encontraba en rehabilitación debido a una fuerte adicción a los medicamentos prescritos por un error clínico, Laura conoció a Tim quien estaba siendo tratado por un ataque de depresión. Su unión, aunque fue un poco complicada al principio, se ha ido fortaleciendo a medida que cada uno aprende nuevas cosas del otro. Es un amor que no responde a las instituciones familiares tradicionales; ambos coinciden en que es como estar y no estar en la misma casa.


«Estamos casados ​​y muy felices, pero no en el sentido tradicional».
─ Laura James



Para mantenerse tranquilos y sin presiones, ellos prefieren dedicarse a sus propios asuntos. De modo que mientras Tim hace música, Laura se centra en cualquier actividad que su cerebro haya preparado para ella. Son felices, pero no de una forma tradicional; sino de un modo único que se ha ido forjando a través de los años y valiéndose del respeto y apertura hacia el otro.


VER TAMBIÉN:

El autismo y la genialidad de un niño de 11 años



Referencias: