PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

Hoy levanto la voz para recuperar mi libertad: el ciberacoso también golpea

El ciberacoso no me toca, pero como si lo hiciera, me lastima: son golpes que terminan conmigo.

Hoy levanto la voz porque nunca es más cómodo quedarnos calladas, aunque nos hayan acostumbrado a hacerlo. Hoy levanto la voz porque no sólo soy yo, somos muchas, somos millones; niñas, adultas, mamás, famosas, estudiantes: mujeres. Hoy levanto la voz porque ya no quiero que nos arrebaten todo por lo que hemos luchado, todo lo que hemos trabajado y nos hemos ganado, compartiendo imágenes íntimas para agredirnos y desprestigiarnos, como si no valiéramos nada.

Los sentimientos se me revuelven al pensar que, lo que vivo yo, lo viven muchas más y los responsables sin recibir su merecido. Mientras veo cómo se burlan de mí, yo simplemente quiero desaparecer, como si fuera verdad todo lo que dicen, los adjetivos con los que me definen, las críticas, incluso, la forma en cómo se minimiza lo que estoy sintiendo. Por eso hoy levanto la voz.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El ciberacoso no me toca, pero como si lo hiciera, me lastima; fotos mías o fotomontajes con mi rostro en Internet son como golpes que terminan conmigo, con mi privacidad y, para muchos, con mi valor como mujer. Lo sé, eso no me define, pero el mundo cree que sí. Por eso hoy levanto la voz.

Hoy levanto la voz para recuperar mi libertad y todo lo que es mío, mi integridad, mi amor propio y mi privacidad. Me entristece ver todo el esfuerzo que ponen para agredir y desprestigiar el trabajo de las mujeres, para hacernos menos, para divertirse a nuestras espaldas. Pero ya no más, porque hoy ya no nos avergonzamos, ya no nos quedamos calladas y tampoco aceptamos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Hoy luchamos y exigimos justicia, porque nos hicieron sentir menos, nos hicieron sentir que no teníamos valor, que somos sólo un cuerpo, incluso que no nos merecemos respeto. Nos hicieron sentir culpables, promiscuas y sucias. Pero no, no es así, no somos nada de lo que ellos creen, ni si quiera un gramo de lo que nos dicen y nos juzgan. Somos mujeres y simplemente por eso somos mucho más de lo que el mundo nos hace creer.

¿Hasta cuándo seguirán juzgándonos por disfrutar de nuestra propia vida y creer que tienen derecho de opinar sobre nosotras? Por eso, ya no nos quedamos calladas, porque es un absoluto infierno el abuso que vivimos, y no, no somos exageradas, sí es para tanto y no es nuestra culpa.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ya no dejaré que sigan atacándome, que sigan especulando sobre mí, lo que hago y lo que no, sobre mi intimidad, mi forma de vestir, sobre cómo me expreso, cómo es mi cuerpo, lo que digo y lo que no.

Mi arma será levantar la voz, defenderme y defender a las mujeres que viven lo mismo que yo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD