Probé por primera vez la copa menstrual y esto fue lo que pasó

Te comparto mi bitácora de toda la experiencia que tuve con la copa menstrual


Siempre escuché que usar copa es muy chido, cómodo y barato, nunca me han dicho lo contrario, aunque sí me habían platicado sus accidentes ––como que mientras te la sacas para vaciarla se te puede caer a la taza del baño–– cosa que me aterraba por qué soy de flujo abundante y me daba miedo tener una escena del crimen entre mis piernas, solo por no saber usarla, pero al final cedí y me la compré.



PRIMER DÍA


Fue mi primer día con la copa menstrual, soy una persona irregular y descuidada, así que como siempre me tomó de sorpresa. Corrí a hervir la copa y luego intenté ponérmela de pie, en el manual te dice que puedes usar lubricante o agua, como no tenía lubricante usé un poco de agua. Probé introducirla estando de pie y la verdad sí me dolió un poco al inicio ––fue como coger sin estar mojada jaja–– aún así me puse una toalla por cualquier cosa. Una vez dentro no la sentí en absoluto.




El instructivo dice que puedes cambiarla cada 12 horas, y como dije, soy de flujo abundante (como una fuente, la verdad) creí que no llenaría la copa, todo por escuchar a mis amigas que también tienen flujo abundante, pero nunca la llenan. Después de usarla por unas 6 horas, fui a vaciarla, pero al sacarla se me desbordó y mi peor pesadilla se hizo realidad.



Nunca había estado en contacto directo con mi sangre, y en cuanto la saqué ––maniobra que me costó mucho por que no sabía ni cómo iniciar–– se escurrió todo en mi mano. La copa estaba a tope, entré en pánico y rápido la enjuagué.


Después probé metérmela sentada para ver cómo se sentía. No fue incómodo, pero creo que sí debes ser muy cuidadosa para evitar que se te caiga en la taza, me dolió pero creo que es por que soy un poco estrecha. Pensé comprar un lubricante a base de agua (como indica en el instructivo) para evitar dolores innecesarios.



El primer día fue fácil (creí que sería mucho más difícil todo) aunque sí fue extraño, no soy una persona que acostumbre a tener mucho contacto con su vagina, no suelo meter mis dedos en ella. Tener contacto directo y sentirla por dentro, fue una sensación rara al inicio, pero después todo normal.



SEGUNDO DÍA


Tuve un viaje inesperado, que la verdad me emocionó, y fue el escenario perfecto para probar si es cierto que puedes hacer de todo con la copa, y la verdad, así fue.


Literal, subí una montaña, caminé un largo rato y fui a un temazcal, creo que si esto lo hubiera hecho con una toalla sanitaria, me hubiera sentido horrible e incómoda. Algo que no me gusta de mi periodo, es precisamente eso, tener ese pañal recordándome que estoy en mis días; la copa te da la oportunidad de hacer las cosas con más libertad.



Tú vas calculando cada cuanto te la debes cambiar, yo al ser de flujo abundante me la cambié cada 6 horas, al menos los dos primeros días que es cuando más me baja.



CUARTO DÍA


Algo que quise probar fue masturbarme, soy una persona que disfruta mucho hacerlo y quería saber qué pasaba o si se sentía diferente mientras usaba la copa, pero todo fue normal y cómodo.



La verdad me acostumbré muy rápido, y para el cuarto día como ya casi no me bajaba, pude cambiarla cada 12 horas como indicaba, aunque si duele más ponerla y sacarla, ya que no te baja tanto y estas "seca", al posponer el comprar el lubricante fue un poco doloroso. Creo que es cuestión de estar en contacto contigo, con tu vagina y con tu sangre, es una forma de acercarte a ti misma, y en lo personal fue agradable. Quitarte ese tabú de que es algo asqueroso o malo, más bien es algo natural y debemos aprender a convivir con ello.


¡Sí la recomiendo y mucho!, debes tener en cuenta de que meterás tus dedos en tu vagina, o la pondrás mal, te mancharás y tocarás tu sangre, pero es cuestión de acostumbrarte, practicar, usar lubricante si eres estrecha y tener contacto contigo.



VER TAMBIÉN:

9 pasos para usar una copa menstrual por primera vez

La copa menstrual en tiempos de feminismo

15 datos sobre la menstruación que todas las mujeres que cuidan de sí mismas deberían conocer


Referencias: