NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cosas que sólo pasan en una fiesta mexicana

9 de noviembre de 2017

Abril Romero

Ha llegado la época del año en que los mexicanos demostramos uno de los talentos que nos caracterizan: nuestro aguante para la fiesta. Cualquier extranjero que haya ido a una pachanga en México, sabrá que un mexicano que se jacta de serlo, puede beber por dos, comer por cuatro y dormir por medio. También sabe bailar cumbia, banda, rock, huaracha y cualquier ritmo que le toquen. A un buen mexicano, le sobra corazón para enamorarse cinco veces en la misma noche y estómago para, después de una fiestota, despertar con ganas de tacos de barbacoa y otra cerveza.

 

Si eres mexicano o has ido de fiesta con uno, sabrás que su concepto de diversión incluye las siguientes situaciones:

 

-



Nunca falta la comida


Chicharrones, papas, taquitos, pozole, lo que sea es bueno para mantener a la barriga y al corazón contento. Puede que esa noche se haya servido botana, arroz, mole, un lechón y pastel de postrecito, pero, si alguien dice “¿vamos por tacos?” es de mala educación decirle que no.


 

-


Hasta el que no toma, se toma una


Todo el que sea mayor de edad se puede tomar una cervecita sin ser juzgado. En las fiestas mexicanas no es raro ver a tus tíos medio borrachos, a tu abuelita echándose un tequila e incluso a tu prima “la seria” sirviéndose un whiskito sólo por no desairar.


 


-


Te ríes de todos y hasta de ti


Cuando hay mexicanos el humor nunca falta, así que no te sorprenda ser testigo (o protagonista) de las anécdotas más ridículas y los apodos más atinados que hayas oído. Eso sí, todo es con cariño y respeto, y si te ofendes, nadie volverá a bromear a costa tuya (al menos no delante de ti).


 

-


Si no sabes bailar, lo intentas


Sabemos que ritmos como la salsa o la banda son difíciles para personas que no están acostumbradas a ellos, pero, si te atreves a intentarlo, ten la certeza de que siempre habrá un acomedido dispuesto a enseñarte lo más básico. Quizá no aprendas a la primera, pero seguro te divertirás en el proceso.


 

-



Tienes amigos que no conocías


Aunque llegues a una fiesta siendo el invitado del amigo del invitado, todos te tratarán con la misma confianza que si fueras el festejado. En México no hay extraños, sino amigos que no nos han presentado. 


 

-


Somos muuuuy cariñosos


A la media hora de conocerte, ya te estaremos dando un abrazo. Si nos caíste bien, te vamos a invitar a la fiesta del siguiente fin. Y bueno, si nos pareciste guapo, podemos pedirte tu teléfono, unos besos o hasta tu mano.


 

-


La noche se divide en tres (o cuatro)


Toda parranda que sea digna de recibir ese nombre, empieza con un precopeo, seguida por una o dos fiestas para terminar en un after. Si la mañana los atrapa, se arman los chilaquiles y una cerveza para la cruda. ¡Para los mexicanos la noche está llena de sorpresas!


 

Para fiestear como un mexicano no sólo se requiere haber nacido en este país, sino también años de práctica y experiencia. Sin embargo, la fiesta a la mexicana también tiene sus consecuencias y si te excedes puedes sufrir una baja en tu sistema inmunológico. Si sientes que el fin de semana pasado te está pasando factura, ve a Farmacias Similares  por un Shot Protection, la bebida con vitamina C, Zinc y Wellmune que fue diseñada para que nada te impida seguir celebrando la vida.

 

TAGS: Felicidad Consejos
REFERENCIAS:

Abril Romero


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre Las 8 pinturas latinoamericanas más caras de la historia ¿Qué es un bot y cómo puede hacerte votar por el peor candidato? Fotografías de Justin Bieber y Selena Gomez que demuestran que el amor puede destruirte Lecciones de moda que debemos aprender de Ryan Reynolds

  TE RECOMENDAMOS