Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

ESTILO DE-VIDA

10 formas de superar la depresión que te invade cuando debes volver al trabajo después de vacaciones

Por: Maria Andreina Rojas D Amico8 de septiembre de 2017

Según un estudio cerca de 30 % de las personas que trabajan sufren o son propensas a padecer este síndrome cuando de volver a la oficina se trata

Atrás quedan los días de esparcimiento y ocio. Si los analgésicos y el sol no arruinaron tus días libres o tus hábitos no te hicieron menos inteligente en vacaciones, seguramente añoras las horas que pasaste tumbado en la arena mientras disfrutabas del verano, ansías volver pronto a esos lugares turísticos de Canadá y explorar más lugares que siempre quisiste conocer, estar en contacto con la naturaleza y desconectado del estrés de la ciudad. Si estás en México, incluso te preguntarás por qué trabajas tanto y tienes tan pocas vacaciones, pero toma en cuenta que hay algo peor que afecta a muchos: la depresión posvacacional.

Regresas y es momento de deshacer maletas, volver a la rutina y, por supuesto, al trabajo, a los estudios, a los debes del día a día. Con esto experimentas cambios mentales y físicos, te sientes ansioso, de mal humor, desanimado, sufres repentinos dolores de cabeza, molestias gástricas y hasta trastorno del sueño, por mencionar algunos síntomas. Todo engloba lo que es conocido como estrés o depresión posvacacional y puede durar de 7 a 15 días.

Según un estudio realizado por la consultora española de recursos humanos Adecco, cerca de 30 % de las personas que trabajan sufren o son propensas a padecer este síndrome cuando de volver a la oficina se trata. El estudio se basa en la sensación que tiene una persona al reincorporarse a su puesto tras acabar su período de vacaciones, que se caracteriza sobre todo por la falta de energía o motivación, además de una profunda tristeza.

Expertos indican que no es fácil elaborar un perfil concreto de los trabajadores que pudiesen sufrir esta sensación, pero sí se pueden hacer aproximaciones basadas en el entorno laboral y las características personales. Por ejemplo, aquellas personas que cuentan con menos resistencia ante la frustración tienen mayores probabilidades de experimentar depresión posvacacional. A esta lista se suman quienes hacen vida en entornos laborales desagradables o los que lidian con jefes desagradables o llanamente malos en su desempeño y liderazgo. Y ¿qué decir de aquellas largas vacaciones? También son perjudiciales, pues prolongan la resistencia al trabajo.

En el caso de que estos cambios perduren más de unos días, pudiese aparecer un síndrome de ansiedad generalizada o lo que es conocido como estrés crónico, el cual puede requerir la intervención de algún especialista y la aplicación de algún tratamiento específico. “El síndrome de depresión posvacacional ha aumentado por una disonancia entre la satisfacción y la desconexión que se produce en el período vacacional, en contraste con la vuelta al trabajo”, señala Carlos Limones, director del centro psicológico El Taller Emocional, de Madrid.

Con este panorama a la vista, todo parece indicar que para algunas persona la vuelta al trabajo es más difícil de lo que se piensa, además de que puede poner en riesgo su salud mental y emocional. Pero no hay que alarmarse tan pronto, pues no todo está perdido. A continuación se presentan 10 pasos a seguir para que tu regreso a la rutina no signifique una experiencia negativa y puedas superar la depresión posvacacional.

Fraccionar las vacaciones

Administrar el tiempo y los días que estarás libre y de descanso es una buena opción. Procura fraccionar tus vacaciones y no tomar todos los días al mismo tiempo. Esto evitará que te satures y podrás manejar mejor el equilibrio en tus emociones cuando retomes tus actividades regulares.

Vuelve unos días antes de reincorporarte al trabajo

La idea no es que te bajes del avión y vayas directo a la oficina. Procura planificar bien tus horarios y tiempos para que puedas poner todo en orden y volver no te tome tan de sorpresa.

Evita que las primeras jornadas sean largas

Es un principio básico. No retomas una actividad después de mucho tiempo y esperas que el rendimiento y el ánimo sea el mismo. Esto te permitirá adaptarte de manera paulatina, sin cambios bruscos en tus emociones.

Prioriza tareas

Dale prioridad a las tareas que debes realizar, y ten siempre en cuenta que a veces no se pueden lograr todas cuando estaba previsto.

Duerme bien

Intenta dormir 7 u 8 horas seguidas. Es necesario volver cuanto antes a los ritmos normales. El cansancio físico sólo empeorará el malestar.

Evita quejarte del trabajo

No despotriques y piensa lo útil que éste te hace sentir. Quejarte sólo incrementará tu desánimo, lo que siempre da paso a la depresión.

Realiza actividades satisfactorias

Ocúpate con actividades que te resulten gratificantes. Una expectativa positiva disminuye el impacto de algo negativo.

Programa el despertador unos diez minutos antes

Especialmente los primeros días de readaptación, el levantarte antes de la cama ayuda a tener más tiempo para ir al trabajo, evitando así prisas y estrés.


Aprovecha los ratos libres

No olvides que el trabajo no es eterno. Aprovecha tus momentos de descanso, como después de la comida para volver a alguna actividad agradable. Lee un rato, escucha música o simplemente trabaja en las relaciones interpersonales.

El trabajo es para el puesto de trabajo

Por último, pero no menos importante, no te lleves trabajo a casa. Déjalo en el sitio al que pertenece, no hace falta llevarte más peso del que necesitas, especialmente después de que lo soltaste.

***

Una depresión es una situación severa que requiere atención inmediata. Detecta las señales que indican que estás pasando por una depresión y debes pedir ayuda. También es necesario que sepas cómo combatir la depresión en 6 pasos sin tener que ir al psicólogo.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: