Razones por las que siempre te estás comparando con la ex de tu novio

Viernes, 4 de agosto de 2017 11:45

|Olympia Villagrán


Espíritus desencarnados que se manifiestan de forma perceptible, principalmente en lugares que frecuentaban o en asociación a sus seres más cercanos. No, no me refiero a la ex de nuestros novios, ésta es la definición más general que en el folclore de muchas culturas se le da a los fantasmas. Lo curioso es que la descripción de estas almas en pena, las cuales irrumpen en un plano al que ya no pertenecen, es similar a la que muchas usarían para expresarse de la expareja de su novio. ¿Por qué? La mitología, historia, religión, filosofía, parapsicología y la sociedad en general, trata de explicarse estas apariciones post mortem como un fenómeno que se manifiesta a partir de una persistente energía o fuerza, la cual se aferra a algo o a alguien con quien estuvo conectada anteriormente. Tal cual, la incómoda presencia de la mujer que nuestro novio alguna vez amó, es la que –a veces– termina por destruir tanto nuestra relación como a nosotras mismas.



Lo irónico es que la mayoría de las veces nuestra imaginación es la única que nos recuerda, una y otra vez, que antes de nosotras existió alguien especial para nuestra pareja. Es obvio, todos tenemos un pasado y eso no significa que lo queramos de regreso; sin embargo, compararnos con la ex de nuestro novio es común y, para algunas, inevitable. ¿Por qué nos empeñamos en encontrar las diferencias y similitudes con aquella persona a quien nuestra pareja decidió dejar ir? ¿En qué momento se nos ocurre examinar los puntos débiles de la ex de nuestro novio para confrontarlos con los nuestros? ¿De qué sirve comparar la relación que tenemos ahora con la que él tuvo con ella en un pasado?



No tenemos todas las respuestas, pero sí sabemos por qué muchas de nosotras tendemos a reabrir capítulos a los que ya se les había puesto punto y final. Tal vez al conocer las razones por las que nos comparamos con la ex de nuestro novio dejemos de querer comprobar que somos mejores que ellas, pues eso no nos ayudará a fortalecer nuestra relación de ninguna forma.



+La inseguridad o una baja autoestima nos hace creer que necesitamos ser "mejores" (más guapas, inteligentes, maduras, divertidas, etcétera) para que él nos quiera más de lo que amó a su ex.


+Si él la menciona constantemente, puede que dudemos si en verdad ya la superó; tal vez es momento de hablar con él y expresarle lo mal que nos hace sentir cuando menciona a su pareja pasada.



+Cuando la confianza no es el fuerte de nuestra relación, es fácil imaginar que en cualquier momento ella regresará y él no dudará en volver a sus brazos.


+Entre más sepamos de ella, más desearemos investigar. Aceptar que ahora somos nosotras la persona más importante para nuestro novio no es fácil y mucho menos cuando conoces la profunda e intensa historia que vivió con aquella persona.



+Si no nos respetamos, aceptamos y amamos, por supuesto que nos compararemos con ella todo el tiempo; pues jamás podremos identificar las razones por las que nuestro novio se enamoró de nosotras.


+A veces, son los demás los que despiertan en nosotras esa cosquilla de compararnos con la ex. Si los amigos o familiares de nuestro novio la mencionan en cada conversación, será difícil dejar su presencia en el pasado.



+Si antes de que nuestro novio y su ex cortaran nosotras ya existíamos en su panorama, también es complicado dejar ir su recuerdo. Cuando las cosas no empiezan bien, tampoco fluyen como deberían y tal vez por eso insistimos en confrontarnos con ella y lo que significaba para nuestra pareja.


+Si él posee todavía muchas cartas, detalles, regalos o algún tipo de recuerdo sobre ella y su relación, nosotras intentaremos superar todos esos presentes. Por lo tanto, no dejaremos de comparar lo que hacemos por nuestro novio con todo lo que ella alguna vez hizo por él.



Sea cual sea esa razón, es estúpido aferrarnos a un recuerdo, a un comentario, a una fotografía o a una idea, en lugar de disfrutar el presente con la persona que amamos. Puede que él nos de motivos para desconfiar y comenzar a compararnos con su ex, pero también hay que aceptar cuando se trata de cierta locura provocada por nuestra inseguridad o falta de amor propio. Si nosotras no nos valoramos, jamás seremos capaces de entender las mil razones por las que cualquiera quisiera compartir su vida con alguien como tú o como yo; más no con alguien del pasado con quien no funcionó la primera vez.



Olympia Villagrán

Olympia Villagrán


Editora de Estilo de Vida y Diseño
  COMENTARIOS