INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

10 malos hábitos que debes cambiar para acabar con tu inseguridad

2 de julio de 2018

Diego Cera

Absolutamente nada ocurre por casualidad, todo lo que nos pasa es una especie de cadena de sucesos que se ligan unos con otros hasta convertirte en la persona que eres actualmente.


La gente no sonríe porque sí. Nadie sufre porque sí. Absolutamente todo en este Universo tiene una estrecha relación con el pasado de todas las cosas; es decir que nada existe por casualidad y que cada cosa que acontece en nuestras vidas, por más pequeña que sea, tiene un antecedente sombrío y posiblemente interesante. La relación entre causa-efecto no es un simple capricho de la lógica para explicar una de las muchas leyes que nos gobiernan en todo sentido; sino que es el recurso al que muchas religiones deben su existencia.



Pensemos, por ejemplo, en la cosmogonía azteca donde la creación y destrucción de los diferentes modelos de hombre tenía relación directa con las acciones o modos de vida de cada uno de éstos "proyectos humanos". Algunos eran sensibles al agua o al aire y otros simplemente no merecían vivir; no obstante, aquellos que fueron hechos de maíz merecieron todo cuanto existe en este mundo. Asimismo, para los hindúes, la explicación espiritual de la causa y efecto se representa a través del Karma; acciones buenas acarrean buenas experiencias, al igual que las malas intenciones traen consigo grandes desgracias.



Así ocurre con cada aspecto de nuestra vida, vaya bien o mal, todo es producto de un tiempo pasado en el que nuestras conductas y acciones han determinado la forma en que nos sentimos actualmente. Sin embargo, aunque tú creas que todo esto lo haces conscientemente; en realidad es tu cerebro quien te lleva a comportarte de ciertas formas hasta situarte en una "zona de confort" que al final del día determina quién eres y cómo te comportas con los demás.


Entre todos los comportamientos determinados por tu cerebro, hay algunos que al aparecer "automáticamente" como consecuencia del pasado, determinan tu personalidad y te convierten en una persona que no muchos querrían tener cerca.




-


Creer todo lo que te dicen


Este es un comportamiento realmente común en muchas personas. Generalmente ocurre cuando éstas se encuentran frente a un excelente orador que los convence de hacer cosas que incluso contradicen lo que ellos mismos pensaban y no hay nada peor que traicionarte a ti mismo.








-

No renovar tus ideas


Cuando decides mantener una mente conservadora, es como si al mismo tiempo te estuvieras encerrando en un agujero que te impedirá ver y sentir el mundo desde otras perspectivas mucho más interesantes. A medida que el mundo cambia, todos los días aparecen nuevas formas de solucionar tu vida, sólo hace falta encontrarlas.








-

Fastidiar los planes de los demás


No eres la única persona que quiere superarse a sí misma y ser feliz. En realidad casi todo el mundo persigue prácticamente lo mismos sueños; sin embargo, hay quienes no soportan ver que el éxito ajeno llegue antes del propio y por ello harán todo para sabotear a los demás. Si de repente te das cuenta de que eres ese tipo de persona, debes saber que sólo te estás saboteando a ti mismo, pues para alcanzar el éxito es necesario que trabajes en ello sin fijarte en los demás.








-

Adaptarte al dolor


Si algo te molesta o te incomoda, no hagas lo posible por "aminorar la carga". Algo que no te gusta o te pesa, siempre va a ser una carga; no importa desde el ángulo desde el que lo mires. Si tus familiares, una relación insoportable o un trabajo cansado, no te hacen sentir a gusto, debes quitar este impedimento para que alcances la felicidad.




-

Defender tus defectos


No importa cuántas veces te digan que tus hábitos no te llevarán a ningún lado, si siempre tratas de defenderlos diciendo que hay gente mucho peor que tú y que de hecho la pasa bastante bien; simplemente te estarás estancando en una imagen que no te corresponde. Algunas de las personas que señalan estos problemas son aquellos que sólo quieren lo mejor para ti, así que deberías tomarlos más en serio de vez en cuando.




-

Adelantarte a tus emociones


Los sentimientos, cuando apenas comienzan a mostrar señales de existencia, pueden ser traicioneros. Es probable que en un instante agradable sientas que ese es "el mejor momento de tu vida" o que al estar con alguien de repente creas que "nunca te habías sentido tan bien con alguien"; no obstante, es mejor que no te emociones de más, pues la desilusión después de un momento de euforia puede ser bastante dolorosa.




-


Encárgate de tus propios errores


No son pocas las personas que son expertas señalando los errores y defectos de los demás, pero al tratar de encontrar los suyos, la cosa no es tan sencilla como parece. Este tipo de personas piensan que todo está bien con ellos mismos; sin embargo, cuando por fin se ponen auto-críticos es probable que lo que encuentren no les parezca tan bueno como pensaban.



-


Ignorar el origen de tu infelicidad


Cuando se sienten tristes o inseguras de sí mismas, muchas personas prefieren ignorar el origen de ese malestar para que no les siga dañando. Lo que muchos de ellos no saben es que el no encarar sus problemas, sólo hará que estos empeoren y no les permitan avanzar con su vida.



-



Sobrestimar tu propia inteligencia


Cuando las cosas salen a la primera, algunas personas piensan que —como si fuera un acto de magia— se acaban de convertir en expertos indiscutibles en ciertas materias; no obstante, puede que ese haya sido sólo un golpe de suerte que tardará en repetirse. Por ello es mejor dejar de lado la fanfarronería y aprender tanto de los éxitos como de los errores.



-


No arriesgarte


Las zonas de confort nunca le han hecho mucho bien a nadie; es probable que sean sitios en donde nada podría salir mal; sin embargo, el no tomar riesgos, implica no poder tener nuevas experiencias y mejores enseñanzas que nos permitan mejorar nuestras vidas.



-


Pocas cosas son más fastidiosas que el hecho de saber que hemos sido nosotros mismos los que fastidiamos nuestras propias vidas; no obstante, para mejorar ese descontento, lo único que podemos hacer es afrontarnos y encarar todos nuestros malos hábitos y comportamientos negativos para que, aún cuando formen parte de nuestro pasado, no causen estragos en quiénes somos y la manera en que convivimos con los demás.


TAGS: Psicología Mente Consejos
REFERENCIAS: Genial Guru Viaje a la esencia

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Todo lo que debes saber de las (nada bonitas) várices Quién es Rupert Grint, el actor que quiso renunciar a ser Ron Weasley en Harry Potter Prendas que debes tener si quieres pasar una noche mágica al estilo Harry Potter Conoce a los personajes de 'La maldición de Hill House' La razón por la que tenemos pesadillas cuando sufrimos ansiedad Fotografías de Meghan Markle y el Príncipe Harry que muestran que el amor verdadero sí existe

  TE RECOMENDAMOS