10 consejos que me dio un amigo patán para superar a otro patán

10 consejos que me dio un amigo patán para superar a otro patán

Por: Kate Nateras -

Sólo un verdadero patán es capaz de conocer a otro, sus técnicas y cada uno de sus pasos, y ese patán podría ser tu mejor amigo.


Este artículo fue originalmente publicado por Kate Nateras el 21 de octubre del 2019.

Muchos creen que una amistad entre personas de sexos opuestos es imposible, sin embargo, aseguro que no es verdad. Claro que es posible y ésta es una de las más valiosas posesiones que tengo en la vida. La relación que tengo con mi mejor amigo es oro puro; la confianza que nos tenemos es inmensa y la conexión lo es todavía más. Conozco a mi amigo y él me conoce a mí, y debo confesar que tener a un confidente masculino es de gran ayuda en los tiempos complicados, por ello, gracias a él, he superado a un patán y debo decir que mucho de este proceso lo pasé en compañía de ese hombre que tenía las palabras exactas para yo entender que no debía seguir ahí nunca más.

Mi mejor amigo se encargó de explicarme con exactitud qué es lo que pasa en la cabeza de los chicos, sobre todo de chicos como el que me había fijado. Me ayudó a poner los pies sobre la tierra y darme cuenta de lo lastimada y rota que estaba, y, sobre todo, que ya era hora de hacer algo al respecto. No fue fácil, es verdad, pero en compañía de un inmenso humano como lo es mi mejor amigo, fue más ameno; en todo momento me sentí apoyada, escuchada y querida. Gracias, mejor amigo, porque parte de este proceso no se habría cumplido si no fuese por tus consejos.

1. Sé segura en tus decisiones

Mi mejor amigo me enseñó a no traicionarme a mí misma. Si decía YA NO MÁS, así tenía que ser. No podía dejar que él siguiera tomando decisiones por mí o convencerme de algo contrario a lo que había dicho sólo para salirse con la suya. Yo tenía que estar segura de lo que quería y de lo que decía.

  Relacionadosenales-de-que-por-fin-superaste-a-tu-patanestilo-de-vidaCómo fue el día que el 'patán de mi vida' regresó y le dije que no

  Relacionadocanciones-para-dedicarle-a-mi-ex-el-patanmusicaEstas canciones van para ti, el patán más grande que he conocido

2. Cree en quién eres

Me costó mucho trabajo, sin embargo, lo he logrado poco a poco. Mi amigo me decía que no podía dejar convencerme por alguien de algo que no soy. Tenía que creer en mí, en lo que hago, en mis poderes, en mis virtudes y también en mis defectos. Tenía que amarme más cada día; haciéndolo iba a ser mucho más fácil dejar atrás a mi patán.

10 consejos que me dio un amigo patán para superar a otro patán 1

3. No tengas miedo de ser indiferente

Mi mejor amigo me hizo entender que no debía sentirme mal o sentir culpa por ser indiferente. Siempre intentaba ser linda para que él no se enojara conmigo, sin embargo, entendí que esto estaba mal porque le permitía todo el tiempo que me tratara como quisiera. No debía tener miedo a estar enojada, a decir lo que sentía –aun si esto podía molestarlo a él–, a decir lo que quería y tratarlo como él me trataba a mí. 

  Relacionadofamosas-que-tuvieron-una-relacion-toxicaentretenimientoFamosas que superaron su relación con un patán 

  Relacionadolas-mujeres-carinosas-y-sensibles-atraen-a-los-patanesestilo-de-vidaLa ciencia afirma que las mujeres cariñosas y sensibles atraen a los patanes

4. Aprende a decir NO

Tenía que dejar de acceder a absolutamente todo, era hora de poner mis reglas; de decir que no.    Decir cuando no quisiera algo, decirle que no cada vez que se fuera y regresara y que él tuviera la seguridad de que siempre iba a estar ahí para decirle que sí. Era hora de decir NO MÁS. 

10 consejos que me dio un amigo patán para superar a otro patán 2

5. Que no te importe… así como a él

Mi mejor amigo me explicaba de mil y un formas cómo funciona la cabeza de un hombre y entendí que yo me angustiaba de más por situaciones que a él ni siquiera le pasaban por la cabeza. Yo tenía que actuar mejor. Tenía que dejar de pensar en él, simplemente porque él no pensaba en mí.

6. No estés disponible cada que él quiera

Mi amigo veía cómo siempre decía que sí a su disponibilidad y a sus tiempos. No importaba si yo tenía algo más; si me necesitaba, yo siempre estaba ahí para él, sin embargo, él no siempre estaba para mí. Mi mejor amigo me ayudó a ver que yo tampoco tenía que estar siempre y que me diera cuenta de que la única que salía perdiendo era yo.

10 consejos que me dio un amigo patán para superar a otro patán 3

7. No le pongas pausa a tus planes por él

Es una lección que va muy de la mano con la anterior. Comprendí que el mundo no se iba a detener sin él, y que no podía ponerle pausa a mi vida si venía y la sacudía. En realidad ni siquiera lo valía. Gracias, mejor amigo, al fin lo comprendí.

  Relacionadosali-con-un-patan-y-era-el-hermano-de-mi-crushestilo-de-vidaLa peor cita de mi vida: cuando salí con un patán y resultó ser hermano de mi crush

  Relacionadoel-dia-que-supe-que-no-era-la-unica-que-tenia-a-un-patanestilo-de-vidaEl día que entendí que no era la única que tenía a un patán y cómo quisiera ayudarlas

8. Él no es el único hombre sobre la Tierra

Mi amigo me decía que él no era el único chico que es como “los que me gustan”º, que había cientos más y que hasta que no dejara a mi patán, iba a tener la oportunidad de conocerlos. Él no era el único chico intelectual en el mundo. Ahora lo sé.

10 consejos que me dio un amigo patán para superar a otro patán 4

9. Mantén tu mente distraída en cosas que te hagan feliz

Ya era hora de que me pusiera atención a mí y a lo que me hacía feliz. Ya era momento de dejar de enfocarme en una persona a la que ni siquiera le interesaba. Ya era momentos de ver por mis sueños y empezar a hacer cosas que me mantuvieran plena y satisfecha. Era momento de dejar de pensar en él y pensar en mí.

10. No le permitas que sobrepase tus límites

Mi mejor amigo me explicaba cómo el ego de él se alimentaba cada vez que lograba pasar una de mis “barreras”; cómo soportaba la forma en la que me trataba, cómo me conformaba con lo poco que me daba, etcétera. Mi amigo me ayudó a sentirme segura de ponerle un alto para ya no permitir que cruzara mis límites y que hiciera de mí lo que quisiera. Fue así como tomé el control de la situación y de mí, y dije: he superado a mi patán.

Te puede interesar:

Lecciones que aprendes cuando terminas con un patán

Borré a mi patán: cómo es superar una relación tóxica, según 6 mujeres

Referencias: