5 consejos para cepillarte el cabello correctamente

Una de las cosas más importantes para mantener una melena sana es aprender a cuidarla. Toma nota de estos consejos para cepillarte el cabello correctamente

Cepillarnos o no el cabello, ¿ he ahí un dilema? Muchas lo hemos convertido en un ritual y en un hábito indispensable. Otras no le prestan tanta atención pero al final lo hacen, aunque no tan a menudo. No obstante, al hacerlo casi automáticamente no nos hemos preocupado si de verdad lo hacemos de la manera correcta. El cabello debe limpiarse a diario y lo hacemos al cepillarlo, pues se llena de impurezas que se acumulan en el cuero cabelludo, como residuos químicos de champús, acondicionadores, cremas para peinar, gel y todos los contaminantes del ambiente. No cepillarlo trae consigo muchísimas malas consecuencias, como la acumulación de grasa, que a su vez causa caspa; puntas abiertas, caída de cabello y falta de crecimiento. Por otra parte, más allá del beneficio de limpieza, también nos ayuda a la estimulación del cuero cabelludo, lo que aumenta la circulación sanguínea, el transporte de oxígeno, distribución de nutrientes de la raíz, así como el cebo natural. Asimismo, equilibra las glándulas sebáceas para permitir que éste respire, al mismo tiempo que conserva sus aceites naturales. Por eso nunca está de más que sigas un par de consejos para cepillarte el cabello correctamente.



Es fundamental estar al pendiente de cuáles son las medidas que debemos tomar para no dañar nuestro cabello y mejorar su apariencia, resistencia y salud. Algunas mujeres recurren a productos carísimos como las mascarillas exclusivas y tratamientos de peluquería más actuales, lo cual no es precisamente necesario si aprendemos a cuidarlo con buenos hábitos. Hay que cepillarlo dos veces al día, es decir, por la mañana y noche es suficiente. Pero no todo cabello se cepilla de la misma manera ni con el mismo cepillo o peine, ya que cabe mencionar que debemos saber la diferencia entre éstos y elegir el adecuado para nuestro tipo de melena. La diferencia es que el peine se usa después de bañarnos para desenredarlo mientras está mojado y el cepillo hay que usarlo con el cabello seco para la limpieza regular de este. Dicho esto, parece justo y necesario invertir en un buen cepillo, porque de lo contrario dañaremos el cabello en vez de revitalizarlo. Para que no te queden más sudas, a continuación se presentan algunos consejos para cepillarte el cabello correctamente.


El tipo de cepillo adecuado 



Para empezar, hay que elegir bien el cepillo, que cumpla con las características adecuadas para nuestro tipo de cabello. Si es delgado, se necesita uno con cerdas muy juntas para que puedan pasar de manera distribuida. Para el cabello grueso hay que optar por uno con cerdas despegadas, ya que así será fácil cepillarse. Aunque el mejor siempre será aquel que tenga cerdas naturales, pues le dará brillo y estará mucho más sano. En el caso de los peines, deben ser de caucho o de madera, que las puntas sean redondas para que no raspe en el cuero cabelludo y que las púas sean finas. Además, no hay que olvidar que un peine o cepillo sucio puede tener efectos perjudiciales para el cabello, por lo tanto se debe limpiar. Para ello es necesario remover todo lo que haya quedado entre sus cerdas, enjuagarlo con agua caliente y jabón líquido, eliminar la espuma y dejarlo secar sobre una toalla.


Siempre antes de lavarlo 



Como el cabello seco está en sus condiciones óptimas, es decir fuerte y resistente, es el mejor momento para cepillarlo. De esa manera también eliminaremos los residuos adheridos a las fibras capilares y facilitaremos el lavado al no estar enredado. Además conseguiremos dejarlo aún más limpio.

 

Desde las puntas 



Si desenredamos el cabello desde la raíz y tiramos agresivamente, tendremos como resultado puntas abiertas y la caída del cabello. Lo ideal es comenzar siempre por las puntas, pues así se eliminan los primeros nudos y al subir el cepillado será mucho más fácil. El número adecuado de pasadas es de entre 10 y 20, aunque lo importante es dejar de hacerlo cuando estemos seguras de que está totalmente desenredado.


Cabello rizado 



Para desenredar el cabello rizado no es recomendable usar un cepillo coma. En su lugar peine con dientes anchos y separados será la mejor opción. Un truco para que los rizos no estén quebradizos es utilizar aceite al cepillarlo, para además facilitar el proceso. Aunque, si se desea peinarlo, hay que elegir un cepillo de rueda con cerdas naturales para pronunciar las ondas. 


Cabello liso 



Este tipo de cabello es más fácil de desenredar que el rizado. Sólo hay que elegir el cepillo correcto si éste es grueso o delgado. De preferencia que sean de forma cuadrada, planos y redondos. Las cerdas deben ser redondeadas para no romper el cabello. La intensidad no tiene que ser suave pero tampoco fuerte. Finalmente, se recomienda cepillarlo con la cabeza hacia abajo, empezar desde la nuca, seguir a los lados, enderezarse y darle la pasada de puntas a raíz.

*** 

Si tienes el cabello dañado, puedes recurrir a varios métodos para solucionar el problema, como estos remedios para reparar las puntas abiertas.


Referencias: