INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Por qué idealizamos el pasado y cómo podemos luchar contra la nostalgia para vivir en el presente

27 de junio de 2018

Cultura Colectiva

La nostalgia puede ser acogedora, pero también peligrosa. Recordamos el pasado de forma distorsionada, porque la verdad es que no fue tan bueno como aparece en nuestra memoria.



¿Se acuerdan cuando despertábamos temprano un sábado por la mañana, nos servíamos cereal y veíamos las caricaturas? Pareciera que fue ayer, qué tiempos aquellos cuando lo único que nos preocupaba era si Goku le iba a ganar a Freezer. Ahora nos preocupa si Goku le va a ganar a Jiren. ¡Ah, cómo cambian las cosas! ¿O no? El término “nostalgia” deriva del griego nostein (regreso) y algia (dolor). Implica un deseo doloroso de regresar, ¿pero de regresar a dónde?, ¿con quién?, ¿a qué época?


En su artículo Psicología de la Nostalgia, Cecilio Paniagua nos dice que tanto la experiencia clínica como los hallazgos experimentales muestran que la memoria es una facultad poco fiable para imágenes de etapas tempranas de la vida. Decía Freud (1899) que más que recuerdos de nuestra niñez, teníamos recuerdos acerca de ella: "Todos nuestros recuerdos infantiles conscientes nos muestran los primeros años de nuestra existencia, no como fueron, sino como nos parecieron al evocarlos luego, en épocas posteriores" (Los recuerdos encubridores, 1899). Esta serie de motivos obedece a la necesidad de crear mitos personales que repriman las representaciones mentales negativas y expresen, por otra parte, fantasías inconscientes de bondad y bienestar. Más tarde, estas distorsiones se hacen patentes sobre todo en situaciones de regresión psicológica, y es en esas situaciones, especialmente las dramáticas y amorosas, que solemos sumirnos en los ensueños de la nostalgia.





Básicamente, tendemos a idealizar el pasado porque nos parece más bello de lo que realmente fue. Retomando a Paniagua, “el análisis de este fenómeno psicológico nos retrotrae, por lo general, a etapas infantiles enraizadas en la relación materno-filial". Él sigue: “épocas, lugares y personas suelen añorarse de modo distorsionado porque la finalidad de la nostalgia no es la fidelidad histórica, sino la inducción de autoestima y de unos sentimientos de seguridad que contrarresten la angustia provocada por la amenazante toma de consciencia del desamor, la indefensión y nuestra finitud” (Psicología de la Nostalgia, Cecilio Paniagua). En otras palabras, la nostalgia es nuestra tubo de escape cuando la realidad de la vida nos angustia; que para algunos ocurre básicamente a diario.


Querer regresar es algo normal en el ser humano, pero ahora la nostalgia juega un papel sumamente importante en un nuevo escenario: el capitalismo. Desde Nintendo insitándonos a jugar con cajas con el “nuevo” Labo o sacando su mini-NES; o Pokemon GO haciéndonos salir a parques con nuestros celular; hasta las nuevas películas del universo de Harry Potter o el de Star Wars; y viejos programas de televisión como Hey! Arnold, Sabrina, la bruja adolescente y La vida moderna de Rocko han tenido un renacimiento. Según el artículo de Forbes “Why Nostalgia Marketing Works So Well With Millennials, And How Your Brand Can Benefit”, en una era de medios digitales impersonales, la construcción de la conexión social a través de la nostalgia es una manera fácil para que las empresas aprovechen los sentimientos optimistas que a menudo acompañan a los buenos recuerdos. Asociar los mensajes de una marca con referencias positivas de los años 90, 80 y hasta los 70, humaniza las marcas, forjando conexiones significativas entre el pasado y el presente.





Los investigadores de la Universidad de Southampton, Grenoble Ecole de Management y la Universidad de Minnesota, argumentan que una atmósfera de nostalgia tiene la capacidad de "debilitar el dominio de los consumidores sobre su dinero". Cultivar recuerdos del pasado y épocas pasadas promueve un sentido de "conexión social", dicen los investigadores, en el que se considera que los valores y las relaciones de la comunidad a la antigua usanza con otras personas son más importantes. En esa atmósfera, el dinero se considera menos importante, y parece que ese estado de ánimo reduce la resistencia al gasto. "Su capacidad para priorizar y mantener el control sobre su dinero se vuelve menos apremiante", dice la investigación. "En otras palabras, es más probable que alguien compre algo cuando se siente nostálgico", dicen los investigadores Jannine Lasaleta, Constantine Sedikides y Kathleen Vohs.


Pero crean una cosa: no se puede correr de vuelta al pasado. La nostalgia puede ser acogedora, pero también puede ser peligrosa. South Park en su temporada 20 lo demostró a la perfección. La temporada empieza cuando aparecen unas uvas que hablan llamadas “member berries”. Al comerlas hacen que recuerdes esos buenos tiempos: “member chewbacca”, “member Star Trek”, “member when there weren't so many mexicans”. Rápidamente la población comienza a reciclar viejas ideas, como el racismo, el sexismo y la homofobia.





Ahora, tratemos por un segundo de cerrar los ojo y ver el pasado de manera objetiva. Hace años Johnny Bravo era chistoso, ahora nos damos cuenta de que era sexista, Friends tiene chistes homófobos; hasta el mismo Sócrates decía que las mujeres no tenían derecho a ser ciudadanas. Pero lo que estoy tratando de decir, Los Simpsons lo dijeron mucho mejor: “Algo que comenzó hace décadas y fue aplaudido e inofensivo, ahora es políticamente incorrecto, ¿qué puedes hacer?” —esto relacionado a la controversia con el personaje de Apu. No se puede juzgar al pasado con los estándares de hoy en día. Antes ponían heroína en el jarabe para la tos, manejábamos sin cinturones, fumábamos en aviones, teníamos concursos de belleza donde calificábamos a las mujeres segúnen su apariencia y físico —eso último todavía lo hacemos.


Creo que todos somos capaces de separar las cosas de nuestro pasado que nos gustan y las cosas que no. Somos entes en una constante evolución social. Puede que en años nuestros nietos nos pregunten "¿qué es Instagram y por qué le hablabas a la cámara todo el tiempo?". La nostalgia miente. Nada fue tan bueno como lo recuerdas. Hay una razón por la que ya no hablas con esa persona, hay una razón por la que ya no usas sacos con hombreras. No confíes en la nostalgia. Refleja. Sigue adelante.


**


El texto anteior fue escrito por César Caballero.


**


Las series televisivas y algunos filmes recientes han encontrado su razón de ser en programas o películas ya lanzadas algunos años atrás. Estos filmes son el ejemplo que, sin importar cuántos años pasen, cuando las historias saben contarse cualquier momento es bueno para valerse de su magia.



TAGS: Psicología Consejos nostalgia
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Why Ariana Grande Is My New (And Unexpected) Role Model Aging 11 Years And Other Things That Happen When You Have A Baby La historia de la detención de Rafael Caro Quintero en Costa Rica Artículos básicos que debes llevar siempre en tu bolso Measles Are Back And Threatening Humanity Thanks To The Anti-Vaxxer Movement Miguel Ángel Félix Gallardo, el primer narco en México y en traficar cocaína

  TE RECOMENDAMOS