12 cosas que necesitas saber para sobrellevar la muerte de un ser querido

Martes, 19 de diciembre de 2017 16:20

|Diana Mendoza

La muerte de alguien querido es una de las situaciones más difíciles por las que podemos pasar, por eso te compartimos 12 consejos para sobrellevar el dolor.



“¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?, ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria? La vida del hombre es breve y está llena de tragedias. Aparece y es cortada como una flor. Se marcha como si fuera una sombra. En el medio de la vida, estamos en la muerte. En el medio de la muerte, estamos vivos.”

1 Corintios 15:55, Juan 14:1. Nuevo Testamento

 

Arrepentimiento: por definición, es un sentimiento que tenemos por no haber hecho algo; desde ese viaje que postergamos porque teníamos flojera, aquella persona que nos gustaba y a la que nunca nos animamos a hablarle, hasta alguna oportunidad que no tomamos simplemente por miedo. Cada arrepentimiento se convierte en una pérdida. Los vamos almacenando, y acomodados en un rincón oculto en la profundidad de nuestra memoria creemos que se cubrirán de polvo, que nunca emergerán; pero no nos damos cuenta de que se mantienen vivos, son parte de nosotros y a veces definen cómo es nuestro presente. Es en los más oscuros momentos que estos fantasmas de ático se despiertan para atormentarnos. Cuando muere alguien querido, aprovechan para recordarnos aquello que perdimos.

 

Todos en algún momento de nuestras vidas sufrimos por la muerte de alguien. A veces son muertes esperadas como las de nuestros abuelos; otras ocasiones es algo totalmente repentino: un accidente o una enfermedad que nunca debía ocurrir a personas que tenían mucha vida por delante. Sin importar el caso, la desolación crece en nuestros corazones a medida que entendemos que esa persona que amamos jamás estará con nosotros de nuevo. Quedamos expuestos y lastimados no sólo por la pérdida, sino también por esa sensación del vacío desgarrador que se hace en el pecho; aquel que se siente como si una fuerza externa tomara tu alma y la estrujara impidiéndote tener algún tipo de consuelo.

 

La muerte de alguien querido es una de las situaciones más difíciles por las que podemos pasar, por eso a continuación te compartimos 12 consejos que pueden ayudarte a sobrellevar el dolor.

 




1. Deja que salgan el dolor, los demonios y las inseguridades

 

Cuando muere alguien no sólo sufrimos la ausencia de la persona per se, también vienen a nosotros miedos e inseguridades del pasado. Nos preguntamos qué estamos haciendo con nuestra vida y muchas veces no nos gusta lo que vemos en el espejo. Contrario a lo que muchos te puedan decir, deja de “hacerte el fuerte”, vive tu dolor, llora, grita y solloza cuanto puedas y quieras, quedarte con algo así hará más difícil lo que estás viviendo. Si un hecho tan lamentable hace que reflexiones sobre tu propia vida, hazlo y mejora aquello que no te gusta.

 

2. Sentirte miserable es normal, no sientas culpa

 

Una de las peores cosas que vas a oír de algunas personas es “no te sientas triste”, y si bien no lo hacen con mala intención, muchas veces nos hacen sentir culpables por no estar “al cien”. Cae lo que tengas que caer y tómate el tiempo necesario para poder recuperarte, no es un proceso simple y la gente que realmente te quiere no exigirá más de ti de lo que puedas dar.

 

3. Deja de buscar un porqué

 

Este cuestionamiento es el más frecuente y tortuoso cuando perdemos a aquellos a quienes amamos; pero perseguir la respuesta a una pregunta que simplemente no la tiene, sólo te martirizará sin sentido. Debes aceptar que estas cosas simplemente pasan, que la muerte es parte de la vida. Difícilmente podrías haber hecho algo para salvar a quien se fue de tu vida, acepta que nada de lo que ya pasó en nuestro camino pudo haber sido de otra manera.




4. No te atormentes por los errores que hayas cometido

 

No es posible estar siempre felices, de buenas o disponibles para aquellos a los que queremos. Y el haber pasado mucho o poco tiempo con alguien no siempre es proporcional al amor que le tenemos. Deja de juzgarte por aquella pelea o malentendido que tuviste con quien ya no está a tu lado; en tus recuerdos y los de esa persona seguro que siempre prevalecerán los momentos buenos.

5. Frena esas fantasías en las que esa persona está ahí

 

No, no estás loco, es totalmente común imaginar escenarios en los que quien no está contigo sigue en tu vida; piensas en aquel evento al que asistirían juntos, lo que platicarían después de enterarse de algo. Pero estas fantasías, por más reconfortantes que sean de momento, sólo te lastimarán cuando regreses a la realidad. La muerte es irreversible, y nadie vuelve de ella mágicamente. Cuando te encuentres inmerso en esos pensamientos, sólo haz otra cosa, prende la tele, escucha música o lee algo.  

 

6. No te aísles en tu propio fuerte

 

Muchas veces queremos estar solos para vivir nuestra pena, es totalmente normal. Pero pasado cierto tiempo lo peor que podemos hacer es dejar de hacer nuestra vida, dejar de ver a las personas que nos aman y se preocupan por nosotros. Recuerda vivir un día a la vez; cada vez que te levantes, te bañes, comas algo y hables con un amigo es un avance.

 




7. No te sientas culpable por intentar superarlo y vivir tu vida

 

Hay maletas que no podemos arrastrar en nuestro paso siempre; y aunque estamos conscientes de ello, viene a nosotros una inevitable culpa por retomar nuestra vida. Cosas tan simples como ir a una fiesta, disfrutar una deliciosa comida o el simple hecho de reír nos hacen sentir culpables, porque esa persona ya no puede hacerlo. Debemos entender que cada quien lleva el luto en su corazón de acuerdo a su paso, y la rapidez con que quieras y puedas superar el dolor no es proporcional al gran cariño que tuviste por quien ya partió.

 

8. Nada es eterno, ni siquiera el dolor

 

Aunque ahora parezca impensable, en algún momento dejarás de sentirte así. Por más que sientas que ese dolor te hará perder la razón, créenos que no será por siempre. No significa que olvidarás lo que pasó o que no tendrás momentos de tristeza a lo largo de los años, pero como dicen: dale tiempo al tiempo.

 

9. Piensa en lo vivido, no sólo en el final

 

Es inevitable pensar en cómo se fue quien no está ya con nosotros. Sin embargo, debemos siempre honrar la muerte de una persona recordando su vida, la felicidad y todo lo que nos dejó en su paso.

 




10. Vive tu vida como a ellos les hubiera gustado  

 

Otra forma de hacerle honor a la vida y muerte de alguien es vivir como a ellos les hubiera gustado. Seguro a quien amaste no le gustaría ver que su partida destruyó tu vida. Poco a poco, plantéate metas y sin importar tus creencias, piensa en lo orgullosa que estaría esa persona de ti si logras lo que te propones.

 

11. Déjalos ir

 

El cuerpo se va, se hace cenizas o se vuelve uno con la tierra, pero las emociones y memorias siempre se quedan. Aferrarte solamente al pensamiento de la pérdida no te dejará avanzar. Piensa en lo afortunado que fuiste porque esa persona se cruzara en tu vida y formara parte de tu camino por el tiempo que haya sido.

 

12.  Agradece estar vivo

 

Si pudiste sobrevivir a este trauma en tu vida es porque tienes la resistencia necesaria para hacerlo; si has sobrevivido esta prueba que se te ha puesto, entonces tienes la fortaleza necesaria para seguir adelante. Y lo más importante: estás vivo porque aún tienes cosas que hacer en tu vida. Sabemos que lo único que quieres es que todo esto termine, pero es un proceso que lleva tiempo para sanar del todo. Tal vez tu corazón se sentirá incompleto por algún tiempo, pero siempre debemos alzar las piezas de aquello que se rompió en nosotros para hacer una versión mejor y más fuerte de nosotros mismos.

 

Los arrepentimientos suelen ser peores por las cosas que no hicimos, las llamadas que no hacemos, los besos que no damos y los riesgos que no tomamos. No sabemos cuándo terminará nuestro tiempo en este mundo, así que mientras puedas sal con la gente que quieres, ríete de las cosas más pequeñas de la vida, ayuda a quien puedas, ama con todas tus fuerzas; pues ese es legado que dejamos cuando nos vamos. Canta, baila y disfruta, pero sobre todo vive.





**


Algunos grandes poetas mexicanos han escrito sobre la muerte. Si te interesa conocer sus obras, te recomendamos leer a Jaime Sabines y al joven escritor Gerardo Arana.



REFERENCIAS:
Diana Mendoza

Diana Mendoza


Colaborador
  COMENTARIOS