Cosas que nadie te dice sobre vivir con acné

Martes, 21 de agosto de 2018 10:06

|Paola De la Torre
acne

Aunque parezca algo banal, la realidad es que no es fácil vivir con acné, ya que puede afectar el desarrollo del autoestima, la seguridad y la confianza en otras personas.



Tener acné puede ser porque estás pasando por la adolescencia, consumes alimentos que contienen demasiada grasa, tienes algún problema hormonal o simplemente naciste con él y llegó para quedarse. Al menos eso me han dicho a mí durante 15 años. Desde que tenía nueve años empezó mi problema, así que no creo que suceda por la adolescencia. Pero desde esa edad he aprendido a vivir con él; no a amarlo, pero sí a compartir mi vida con la condición que ha estado en mi piel desde pequeña. Conforme han pasado los años me he dado cuenta de varias cosas: no importa tu alimentación, no importa si tienes una rutina de limpieza, si estás pasando por cambios hormonales o si eres niño, adolescente o adulto. El acné llega a ti y él decide cuándo se va.



acne 1



Desde que me apreció he ido con varios dermatólogos que me han aplicado desde faciales, luz punzada, cremas, pastillas, lociones y todo tipo de tratamientos, pero sigue presente aún después de tantos años y remedios. Pero el problema del acné no son las marcas que deja en tu piel, sino las que deja en tu interior. ¿Te imaginas que desde primaria te digan cosas como “cara de nopal” o “cara de esquite”? ¿Que no sólo tus compañeros te digan cosas, sino personas de generaciones más grandes que la tuya? He ahí el motivo por el que nadie habla de lo que es padecerlo, nos da miedo.

 

"¡TIENES GRANOS PORQUE COMES MUCHO CHOCOLATE!"



acne 2



El problema está en la educación y la madurez de las personas que te rodean, eso está claro, pero cuando eres tan pequeño no tienes la conciencia de entender que no pasa nada, que todos tenemos defectos más visibles que otros. El problema es que la sociedad nos ha enseñado que sólo las personas con buen cuerpo, piel de porcelana y que exenten matemáticas en preparatoria, son perfectas. El problema es que nos han enseñado a darle tanta importancia a lo externo que nos olvidamos de lo interno.

 

El acné te impulsa a usar productos de belleza —maquillajes— desde temprana edad, lo que ocasiona que tu piel vaya oxidándose; el acné te impulsa a convertirte en una persona introvertida e insegura; el acné te impulsa a dejar de hacer cosas por sentirte poco atractivo, entre otras cosas. Pero el problema no es tenerlo, sino darle poder. ¿Darle poder?, ¿cómo? Sí, darle el poder de sentirte mal, de sentirte feo, de sentirte menos, de no poder irte de vacaciones con tus amigos por miedo a que te vean sin maquillaje, de no sentirte bien contigo, de no poder salir de casa sin maquillaje, de conocer a alguien y no abrirte por miedo a que te rechacen.

 


acne 3



La mayoría de las personas me dicen “no pasa nada, no se te ve” o “sigues estando guapa”. Pero, ¿eso en qué ayuda? En nada, literalmente no ayuda en nada. Crecí con esto, crecí pensando que soy menos, que soy fea, crecí con odio hacia las personas que me hicieron bullying de pequeña, crecí con miedo a mostrarme como soy, crecí con miedo a perder mi bolsa de maquillaje desde los 16 años.

 

Antes nadie hablaba de él, ahora hasta Kendall Jenner habla de su experiencia; y sigo pensando “Kendall, ¿de qué te quejas?”. Las personas que hablan del tema generalmente no tienen el problema, los comerciales son una mentira y, sin embargo, se han vuelto millonarios por sus productos. El acné destruye autoestimas y se lo siguen tomando a la ligera, no me puedo imaginar a ninguna de mis amigas con mi acné, me es imposible, y aún así se quejan por un granito que les salió en la frente.

 


acne 4



A pesar de todo, hoy puedo decir que soy una mejor persona gracias a esto, he aprendido a tener compasión por las personas que sufren de este u otro padecimiento en la piel, he aprendido a quererme y no compararme con otras personas. Esto me ha enseñado a que no hay que guiarnos por el exterior de las personas, sino que hay que amarlas a pesar de sus defectos, eso no nos define. He aprendido a no creer en los comerciales de belleza. Ahora sólo me queda aprender a perder mi bolsa de maquillaje. 


**


Tal vez te interese conocer estos jugos para disminuir el acné o los alimentos para eliminar las impurezas en el rostro.



Paola De la Torre

Paola De la Torre


Colaboradora
  COMENTARIOS