Estilo de vida

Cosas que cambian cuando entras al mundo adulto

Estilo de vida Cosas que cambian cuando entras al mundo adulto



Prácticamente todo cambio es paulatino, íntimo y subjetivo. Parece que nadie sabe a ciencia cierta en qué momento sucede, simplemente pasa. Aunque sospechamos que comienza cuando terminas la universidad. Ese glorioso día en el que el sol brilla en lo alto, acabaste tus estudios, felicidades y bienvenido al mundo real. Espera, antes hay que festejarlo. Sal a divertirte y mañana comenzarás a preocuparte por el resto de tu vida. ¿Listo? no, lo siento, la vida no esperará a que tu cruda se vaya, no ha pasado un día, ha pasado un mes y tus amigos se encuentran de viaje, otros ya tienen empleo y tú eres el único que al parecer ha continuado pegado a las sabanas entre borracheras y festejos evadiendo el futuro, pero ya no hay dónde puedas escapar de él, este es el mundo real y no ha vuelta atrás.


vida adulta
En verdad es un momento crítico. Pocos lo entienden, pero todos los que lo hacen lo saben perfectamente. Transitar a la vida adulta en esta época es más difícil que pasar de la infancia a la adolescencia. Durante años soñamos con ese momento en que dejaremos banalidades como la tarea para enfocarnos en las cosas verdaderamente importantes, pero es hasta que nos encontramos perdidos que añoramos esos momentos en los que la única preocupación era la tarea o el servicio social que finalmente no era un trabajo verdadero. 

Llega el momento en el que consigues empleo, después de un tiempo indeterminado y bastante subjetivo, te adentras en la vida laboral. Pronto te encuentras haciendo algo y no es exactamente lo que querías, pero necesitas sobrevivir. Ya viste que esas situaciones hipotéticas que planteabas en clase con tus amigos no se concretan de la noche a la mañana, así que en lugar de salvar al mundo con las grandiosas habilidades que adquiriste a lo largo de los años, estás haciendo algo que sabes que no requería de toda esa educación y sufrimiento pero debes hacerlo.

Ya no eres ingenuo, pero aún así duele darse cuenta que los planes de vida realmente están escritos con lápiz y que borrar y cambiar el rumbo de tu futuro sucede todo el tiempo. 

mundo adulto trabajo
Los amigos empiezan a convertirse en ecos de un celular, el aparato vibra y juras que contestarás, pero no hay tiempo. A ellos les sucede lo mismo y cuando tú los buscas quieres enojarte por no obtener respuesta, pero es un proceso por el que pasan todos, así que lo entiendes y esperas ese día en el que se puedan reunir.
Las relaciones de pareja tiemblan de igual manera. No hay terreno fácil. La vida adulta es un golpe de realidad del que al parecer muchos (es evidente que hay quienes tuvieron que aprender esas duras lecciones desde antes, un reconocimiento aún mayor para ellos) intentan disimular o evitar pero no es posible. Cada quien entra en una crisis existencial. ¿Hiciste todo lo que tenía que hacer en la universidad? ¿Estás en el trabajo indicado? ¿Podrás viajar después? ¿Qué es lo que realmente quieres? No hay respuesta fácil, no hay sólo una y a veces ni siquiera existen. 

También pierdes el miedo. Miedo a tratar, a intentar, a fallar. Las inseguridades son muchas, pero te das cuenta que nada ganas al pasar tu vida sin hacer algo pensando en qué es lo que alguien más dirá. Llega un momento en el que sabes que si no actúas en ese momento, no lo harás nunca. Tu confianza crece y con ella, tú también. Te sorprendes con lo mucho que cambias en tan poco tiempo y eso es parte del desapego que tienes hacia cosas a las que antes te aferrabas, tal vez ya no te gusta tanto salir a fiestas porque descubres nuevas actividades, tal vez comienzas a disfrutar más las mañanas y todas las oportunidades que se presentan para aprovechar el día.

mundo adulto correr
Afortunadamente, como siempre nos lo han dicho y nunca hemos querido escuchar, las cosas se arreglan solas. Sí, perderás amistades en el camino, pero te quedarás con las realmente valiosas. El tiempo pesa aún más, los momentos a solas y el tiempo libre se reducen exageradamente. Valoras cada vez más esos momentos que no se rigen por los deberes y las responsabilidades. No se trata de ya no querer salir un viernes en la noche para darte cuenta que has crecido, cada quien sabe muy dentro de sí que ya no es el mismo de antes.

Descubres nuevos placeres, visitas lugares más costosos, te diviertes de distintas maneras. También descubres todo lo que la escuela falló en enseñarte; impuestos, Hacienda, contratos, bonos, prestaciones, seguro médico. Son tantas las responsabilidades que no recuerdas lo que era no estar presionado todo el tiempo. La relación con tus padres mejora, no es perfecta, pero entiendes muchas cosas que antes pasabas por alto. Creías que ellos tenían la vida arreglada desde que naciste y ahora te das cuenta que todos nos tambaleamos entre lo que no sabemos que sucederá y el futuro inmediato. 

crisis agua
Lo mejor es que una vez que pasas esa bienvenida al mundo adulto, las siguientes pruebas no se ven tan difíciles. Claro, eso es porque aún no llegas a ellas y seguramente cuando lo hagas, pensarás que todo esto en realidad no es nada comparado con lo que viene, está bien, es nuestra naturaleza creer que sufrimos más que nunca. Solamente recuerda encontrar la estabilidad, eso se traduce en las relaciones que tienes con tu familia, tus amigos, tu pareja, tu mascota, tus plantas (seguramente ya tienes una y eres capaz de mantenerla viva) y todo lo demás que ahora es parte de esa extraña etapa de la vida adulta, pues en el fondo, sabes que solamente eres un niño perdido que avanza a tientas sobre la oscuridad esperando que todo salga bien. 

mundo adulto

***
Te puede interesar:

 60 cosas que tienes que hacer mientras estás en la universidad

45 cursos online de las mejores universidades del mundo que puedes tomar gratis


Referencias: