NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cosas que debes saber antes de buscar terapia

7 de diciembre de 2017

Carolina Romero

Tengas o no problemas "serios", tomar terapia es una manera de conocerte.



32 años, despedida del trabajo, con una vida amorosa para ponerse a llorar y una profunda disfunción familiar llevada a cuestas desde hace años. Erica Strange está al borde del colapso. Todo en su vida es fruto de malas decisiones, consejos no seguidos y avisos del destino no escuchados.


 

La explosión emocional la lleva de manera fortuita hacia el Doctor Tom, un extraño terapeuta que le propone cambiar todo lo que está mal en su vida por medio de sesiones psicológicas. Sin más opción, ella acepta. Es entonces cuando comienza una aventura —aterradora pero maravillosa— de conocerse a sí misma.


"Being Erika" es una serie canadiense que presenta a la perfección las implicaciones que conlleva una terapia psicológica. Los elementos de fantasía se entretejen con una brutal realidad, por lo que es una serie recomendable para adentrarse al mundo de la psicología. Pero lejos de la ficción, si estás pensando en aventurarte a visitar a un especialista, éstas son las cosas que debes saber:


-

1. No necesitas estar "loco"


 

Para buscar una terapia psicológica no es necesario estar “loco” o tener un desorden mental. Todas las personas necesitan replantearse aspectos cruciales a lo largo de su vida; existe un inapelable impulso de expulsar verbalmente millones de pensamientos y emociones que por años han estados guardados en su inconsciente. La terapia ayuda a conocerse a uno mismo, nunca está de más.


-

2. No es lo mismo psicólogo, psicoterapeuta, psicoanalista o psiquiatra


 

Un psicólogo es alguien que ha estudiado una licenciatura en psicología. Un psiquiatra, tiene formación en medicina y se especialista en los aspectos orgánicos de los trastornos psiquiátricos. El terapeuta o el psicoanalista no necesariamente tienen una formación en psicología clínica, sin embargo, están especializados en su respectiva área. Busca siempre a profesionales.


-

3. Debes confiar en la terapia


 

Si no te da confianza y pretendes ocultar cosas, mejor no lo hagas. La única manera en la que un proceso terapéutico puede ayudarte es si eres honesto. Si le ocultas aspectos vitales de tu historia, no habrá manera en que pueda acceder a tus temores más profundos, a lo que te “mueve”, a lo que te hace rabiar. Justo por ello, nunca podrá dar con la raíz de tus conflictos.


-

4. Investiga qué tipo de terapias existen



No todas las terapias son iguales, existe desde la psicoanalítica, a la psicodinámica, cognitivo-conductual, humanista, gestalt, neuropsicológica, terapia sistémica y más. Existen muchas maneras de trabajar y debes conocer cuál es la que, el especialista con que vayas, aplicará para tratarte.


-

5. Un psicólogo no te dirá qué hacer


 

Es como ir al gimnasio: tu entrenador te marca la ruta de lo que puedes hacer, pero no hace el ejercicio por ti, ¿verdad? De la misma manera, tu psicólogo podrá sugerirte algún tipo de ruta, mostrándote lo que tú mismo concluyes a partir de escucharte. Sin embargo, no te va a decir qué es lo que tienes que hacer ni mucho menos lo hará por ti.


-

6. Tienes derecho a preguntar


 

Si tienes dudas, tienes todo el derecho a preguntar. Si crees que la terapia está afectándote más de lo que te ayuda, también puedes retractarte y buscar a otra persona. Claro, no eres tú quien decidirá qué es lo mejor para ti —pues se supone que por eso estás buscando ayuda de alguien más—, pero sí puedes hacer uso de tu intuición cuando creas que algo no va bien.


-

7. No esperes cambios radicales de la noche a la mañana


 

 Un mes no es suficiente para cambiar. Incluso, hay ciertos aspectos del comportamiento que no cambian ni siquiera a lo largo de los años. Están tan arraigados en la personalidad que cuesta mucho dejarlos a un lado. No te presiones, no serás una persona con emociones “perfectas”, pero por lo menos te conocerás mejor y sabrás entender tus pensamientos y sentimientos.


-

8. No será fácil


 

En el pasado de casi cualquier persona, hay aspectos dolorosos tan profundamente arraigados que cuando se remueven, vuelven a causar sufrimiento. Es normal que tras hablar de ese tipo de cuestiones, sientas revoluciones internas que jamás habías sentido. No temas, es normal. Pasará.

 

-

Conocerte a ti mismo es fundamental para entender por qué reaccionas como lo haces, replantearte qué es lo que realmente quieres de tu vida y si las relaciones que has establecido con otros seres humanos son las adecuadas.


El criterio para decidir cuándo es momento de buscar a un especialista sólo puedes decidirlo tú. Si hay algo que crees que no está del todo bien en tu vida, puedes pedir ayuda, sólo toma tus precauciones para que sea una buena experiencia.


**

Si quieres saber más sobre amor, sentimientos y psicología, descubre el test que te dirá si eres capaz de tener una aventura emocional y conoce estas reglas para cucharear con alguien sin compromiso.

 

 

TAGS: Psicología Datos curiosos Consejos
REFERENCIAS: Psicólogo RyA Psicólogos

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los beneficios de besar Veneno y otras cosas que comes todos los días sin que te des cuenta Jan Hendrix, el artista que hace de la botánica su inspiración 29 fotografías de la oscura y decadente vida de las gemelas Olsen La historia real del accidente que sufrió Luis Miguel en Acapulco InstaPAP, el aparato que detecta el cáncer cervicouterino antes de que aparezca

  TE RECOMENDAMOS