Rechazar a una persona, seas mujer u hombre, nunca es tarea fácil, pero la situación empeora si su respuesta raya en lo ofensivo.


Estamos sumergidos en una cultura del miedo, ni siquiera nos gusta decirle que "no" a los demás, y en ese mismo sentido, existen pocas cosas tan incómodas como gustarle a alguien que no te interesa o tener que rechazar sus intentos de conquistarte. En muchas ocasiones, ese disgusto por decir que "no" o rechazar a alguien, viene de que sabemos que no siempre las reacciones que obtendremos serán adecuadas o amables. Al contrario, por más que una se esfuerce por no lastimar a la otra persona, siempre habrá ese alguien que decida que debe desquitarse en ese preciso momento con todo el género femenino.


«¿Estás a cargo de ser un patán? ¡Porque estás haciendo un gran trabajo!».


Por ello, la mayoría de las frases que leerás a continuación son ofensivas. A nadie le gusta ser rechazado y no debería importar cuán mal nos haga sentir o si hace salir lo peor de cada uno en esos momentos de vulnerabilidad; el rechazo nunca es excusa para ofender y denigrar a otras personas. Prepárate para leer las siguientes "ocurrencias" de algunos hombres machistas:



1.


«Nadie más te va a querer».


Típico, sólo porque lo rechazaste, automáticamente el resto de los hombres en la faz de la Tierra no te querrán y estarás sola por el resto de tu existencia. Suerte con eso, amigo.




Barney Stinson de How I Met Your Mother.

-


2.

«De seguro sólo te gustan los guapos».


Porque al parecer lo único en lo que te fijas es el físico de los demás.



3

… o «los patanes».


O que por default te gustan los malos tratos, este pensamiento se compagina con el siguiente.



-


4.

«Nunca quieren al buen tipo».


El estereotipo del nice guy que hace todo bien, es amable, cariñoso y atento, pero que da un giro de 180 grados en cuanto lo rechazas es popular por una razón... porque muchos de esos "buenos tipos" en realidad pretenden serlo con tal de que le hagas caso.



5.

«Seguro es porque soy feo».


De nuevo con la creencia de que como mujer eres un ser superficial. Sí, el aspecto y el cuidado personal pueden ser factores clave para que alguien te guste, pero sin duda la personalidad, el humor o cuestiones menos banales influirán en tu decisión.



6.


«Ha de querer a puro mandilón».


Dicho en el sentido que como mujer sólo buscas a alguien que puedas manipular y controlar... y que a ellos —o quien lo dice— obviamente no lo podrás controlar.



-




7.


«Por eso los hombres deberían escoger y no ellas».


Como si la elección fuera sólo tuya o de las mujeres. Decidimos estar con alguien que también está atraído y quiere estar con nosotras. Pero según los tipos que piensan así, creen que como mujer no tienes las capacidades suficientes para "elegir bien".



8.


«Sólo me hizo perder el tiempo».


La noción de que les debemos sólo porque ellos dieron algo a cambio —aunque no lo hayamos pedido— es muy común y verás más ejemplos de esta creencia. Además, no es como que él fuera el único perdiendo su tiempo en esa salida.


-



9.


«¿Para eso le pagué la cena?»


La cena, el cine o cualquier otra cosa en su cita. Ya lo decíamos, no porque hagan un gesto, nosotras deberíamos pagárselos con afecto, sexo o lo que sea.



-


10.


«Dejé a otras por ella».


No, seguramente nadie le pidió que dejara a sus demás pretendientes y haberlo hecho tampoco implica que una mujer tenga que dar algo a cambio. Ninguna chica es premio de consolación.



-


11.

«Es una interesada».


Porque lo único que podría motivar a una mujer es aquello que puede sacar de provecho de un hombre, llámese dinero, contactos, trabajo, viajes, tú ponle el nombre. No podría estar más equivocado.


-



12.


«No sabe todo el dinero que tengo y lo que le pude haber dado».


Este comentario tiene las mismas implicaciones que el anterior. Lo dicen hombres que creen que todas las mujeres son interesadas y que pueden pagar por la atención de una mujer.



-



13.


«¿Para qué me dio alas?»


Confundir amabilidad o cortesía por coqueteo es más que normal... y puede que en un inicio te interesara el hombre en cuestión, pero por algún motivo decidiste rechazarlo. Este tipo de pensamientos dejan entrever que tal vez una mujer no es capaz de cambiar de parecer o que está obligada a coquetear con todo aquel que se le presente.


-


14.


«Es una frígida».


La frigidez ha sido un insulto común dirigido hacia las mujeres por un sinfín de razones... y el rechazo es uno de sus detonantes. No porque alguien no te gusta quiere decir que tienes un problema —que es real y afecta a muchas mujeres— con tu sexualidad.



-


15.


«Es una promiscua».


Normalmente lo escucharás con otras palabras; sin embargo el mensaje es el mismo. Parece que es blanco o negro... o eres una mojigata o eres promiscua. A nadie más que a ti debería importarle cuánto o con quién tienes sexo.





-


16.


«Ha de estar mal cogida».


Este es otro insulto grave relacionado con nuestra sexualidad. Automáticamente asumen que si no quieres estar con alguien es porque te falta sexo o no lo tienes. Hasta carece de sentido.



-


17.


«No le han de gustar los hombres».


Hasta la orientación sexual queda en entredicho. Este tipo de pensamiento implica dos cosas: aquél que lo dice se piensa el epítome de la masculinidad y que ese sujeto tal vez es más homófobo de lo que seguramente cree. 



-


18.


«Es una histérica» o «una loca».


La histeria femenina es un estereotipo que prevalece desde siglos pasados en los que se consideraba que la mujer la sufría, puesto que estaba reprimida y porque solía causar demasiados problemas. "Tirar de a loca" a una mujer es una salida fácil que encuentra su origen en lo anterior.



-


19.


«Es una tonta».


Nuestra inteligencia también queda en tela de juicio cuando rechazamos a alguien. Puede parecer una frase inocente, pero deja entrever que no creen que la mujer pueda decidir a consciencia.


-



20.


«Se cree mucho». / «Ni que fuera princesa».


No habría problema con este pensamiento si no implicara que la mujer tiene exceso de confianza en sí misma… y aunque la tenga, esto no es un factor a decidir quién le atrae o no. 


-



21.


«Es una inmadura y no sabe lo que quiere».


Al contrario, si una mujer te rechaza es porque sabe que no te quiere a ti. Pensar o decir esto, no tiene sentido ni congruencia. 


-


22.


«Seguro está deprimida u hormonal».


Tu estado emocional también queda en entredicho cuando rechazas a alguien, muchos piensan que tu humor está alterado por tu periodo; es difícil pensar en algo más machista que todos los juicios hacia la mujer que se relacionan con su regla.



-


23.


«Me las pagará».


Probablemente esta frase es de las peores e involucra a esos hombres que tienen una actitud rencorosa. Agunos dirían que hasta violenta. Puede que sólo amenace, pero también puede ser ese tipo que filtra imágenes tuyas —si es que las compartieron— o te critica a la menor provocación. 




-

La generalización de que todas las mujeres son iguales es tan peligrosa como creer que todos los hombres son machistas. Las abuelas ya nos lo decían «de todo hay en la viña del Señor», pero no es razón para que todas seamos juzgadas bajo los mismos criterios. Lo que has leído anteriormente son comportamientos inaceptables, que por más que vengan de un lugar de rencor, no deberían suceder en nuestras interacciones. Si alguna vez fuiste testigo de alguna contestación de este tipo, sólo podemos decirte que qué bueno que lo rechazaste y huiste de ahí.



Referencias: