Estilo de vida

7 cosas que nunca debes permitir que tu pareja haga con tu vagina

Estilo de vida 7 cosas que nunca debes permitir que tu pareja haga con tu vagina

La vida no viene con un instructivo para decirnos dónde se inserta cada cosa, es por ello que debemos ser muy cuidadosos con nuestros cuerpos.



Aunque definitivamente todo mundo quisiera nacer sabiendo cómo tener relaciones sexuales, ser un verdadero experto en ello es sólo cuestión de tiempo y práctica; de modo que debes tomarte las cosas con un poco más de tranquilidad porque excitarnos a veces nos lleva a lugares y momentos en los que, pensándolo bien, nadie querría estar.


post-image


Después de que nos enteráramos de la gran cantidad de enfermedades que se pueden trasmitir a través del sexo, la prevención se convirtió en un asunto de interés público. Infecciones como el VIH —que desde los ochenta se propagaba con una rapidez impresionante— fueron casi una maldición para quienes gustaban de experimentar formas de llevar sus sexualidad más allá de la intimidad que ofrece una cama o, en el peor de los escenarios, el cuarto de un hotel a pie de carretera. Sin embargo, las infecciones siguen apareciendo debido a que no importa cuántas campañas existan, incluso la práctica más inocente puede ser de alto riesgo.


Sobre todo en la zona púbica de la mujer, es común encontrarse con infecciones e irritaciones que no vienen de otro lugar más que de la intimidad, donde sin saberlo, la pareja es la principal culpable de estos problemas; es por ello que debes evitar estas cosas antes o durante el sexo.


post-image


-

Untar miel o chocolate


Cualquier alimento que toque tu vagina podría cambiar la composición bacteriana de la zona, lo que sólo provocará infecciones y lesiones posteriores realmente graves.


post-image



-

Teñirte


Tal vez no lo haga tu pareja, pero teñirte puede ser una de las peores cosas que puedas hacerle a tu vagina; pues los químicos que contienen los tintes le hacen más daño a la zona púbica del que le harían a tu cuero cabelludo. Si no tienes cuidado estos productos pueden causar incluso quemaduras al entrar en contacto con tu vagina.


post-image



-

Juguetes sexuales


Pueden ser bastantes atractivos y de hecho hay muchos sexólogos que los recomiendan ampliamente; pero también pueden ser dañinos cuando no están correctamente lavados y desinfectados. Incluso cuando son nuevos es necesario darles un poco de limpieza para que tu vagina no corra riesgos de infecciones.


post-image


-

Sexo oral


Quizás esta lista comienza a ser demasiado puritana, pero cuando te das cuenta de que la boca es una de las partes de nuestro cuerpo en donde se almacena una buena cantidad de infecciones tal vez quieras pensarlo dos veces antes de permitir que tu pareja pase su lengua sobre tu vagina sin usar ningún tipo de protección que te ayude a prevenir cualquier problema.


post-image



-

Usar los dedos


No hay nada de malo con estimular la vagina con los dedos antes de la penetración; no obstante, debes tener cuidado de que tu pareja lo haga con las manos limpias. Es recomendable que antes de hacerlo se laven las manos con un jabón neutro cuidando siempre que debajo de las uñas no quede nada de mugre, pues es un sitio en donde se almacenan muchas bacterias.


post-image



-

Lubricar con vaselina


A menos que estés quedando con un neandertal, todo mundo sabe que cualquier lubricante que esté hecho a base de petróleo causará infecciones y quemaduras. Siempre es mejor comprar productos con base agua para evitar cualquier contratiempo.


post-image


-

Frutas o verduras


Nunca dejes que tu pareja introduzca verduras o frutas en tu vagina; por más atractivo que les parezca, hacer esto trae graves consecuencias a tu salud, pues la mayoría de estos productos tienen pesticidas que tu cuerpo quizá no soporte. Además nunca sabes si alguna parte de este alimento se quedará allí dentro causando una infección.


post-image


-

Aunque algunas de estas prácticas te sean atractivas, recuerda que antes del placer está tu salud, así que es mejor descartarlas. De cualquier forma siempre hay otras alternativas que puedes explorar para tener un momento de placer como ningún otro, lo mejor es que te sentirás protegida con ello.



Referencias: