INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

6 cosas que le pasan a tu cuerpo cuando retrasas la eyaculación

25 de junio de 2018

Diego Cera

No, ser un verdadero hombre no tiene nada que ver con tu erección o la cantidad de semen que sale de tu pene.



Seguramente tú también jugaste a ver quién orinaba más lejos y sin darte cuenta, esa fue la primera vez que trataste de presumir que la tenías más grande que tu compañero. Si esto es cierto, no debes avergonzarte pues por alguna extraña razón nuestros padres creyeron que estaba bien educarnos de esa manera; enfocándonos constantemente en la competencia y en las ganas de superar al otro, incluso en actividades y cuestiones tan absurdas como el hecho de eyacular en mayor o menor tiempo.



Hace poco el mundo comenzó a escuchar más y más acerca del juego de la galleta, una especie de reto entre hombres que se basa en la masturbación cronometrada de cada uno de sus integrantes hasta que el último —quien pierde— tiene que comer la galleta salpicada con el semen de sus contrincantes. Sin embargo, aunque esta actividad tiene como fin hacer que el otro eyacule más rápido; hablando de cuestiones sexuales, siempre se ha pensado que es quien se tarda en eyacular el que merece el reconocimiento com el rey definitivo de la velada.



La urgencia por prolongar una erección y retrasar la eyaculación ha llevado a muchos hombres a recurrir a estrategias como los ejercicios de Kegel, los cuales proponen "ejercitar" el músculo retrotesticular para que el semen vaya de vuelta en lugar de salir disparado. No obstante de que estos ejercicios puedan ser realmente efectivos, es necesario que quien los practica sepa que detrás de ellos viene una serie de complicaciones dolorosas e incluso de alto riesgo para su cuerpo.


-

Prostatitis inflamatoria


Tanto la retención de la orina como la de semen que se recomienda para hacer los ejercicios de Kegel pueden ser causa de prostatitis inflamatoria; ésta se manifiesta a través de fiebre, inflamación y dolor en la zona pélvica.



-

Erecciones dolorosas


Probablemente ya hayas experimentado una de esas erecciones que, por más que lo intentes, son prácticamente invencibles. Ahora imagina que el dolor de éstas se multiplica al menos unas diez veces y ésta vez no sólo es en el área del pene, sino en toda tu zona pélvica. Esto se debe a que tu cuerpo ya se ha acostumbrado a las erecciones largas.



-

Adicción sexual


El no liberar correctamente el semen y obligarlo a que regrese a los depósitos seminales hace que los deseos por liberar esa carga crezcan más y más. Ademas de que al no liberarse el semen, los niveles de testosterona pueden incrementar dramáticamente, así que además de estar "al pie del cañón" también nos sentiremos mucho más agresivos que de costumbre; pues la hormona tratará de salir a como dé lugar.



-

Esterilidad


Evitar la eyaculación no sólo hace que tus sesiones de sexo se prolonguen hasta llegar a ser dolorosas; también es una de las principales causas de esterilidad en los hombres. Pues cuando tienen un orgasmo —o lo que ellos perciben como uno— lo único que liberan es un líquido lubricante que tiene una carga de esperma realmente pobre.



-

Micción dolorosa


Debido a que el músculo que "ejercitas" al contener la eyaculación tiene mucho que ver con la orina, si eres de los que constantemente retienen la eyaculación, es probable que al orinar sientas una especie de calambre justo en la zona retrotesticular.



-

Orina turbia


Cuando evitas que el semen salga de tu cuerpo, generalmente éste se queda atrapado a medio camino de la uretra; incluso es posible que el semen regrese y se albergue en tu vejiga. Es por eso que a la hora de orinar, el líquido además de turbio y espeso puede tener un olor realmente fuerte.



-

Como ya lo hemos dicho en otras ocasiones, una de las principales causas de la eyaculación —precoz o no— tiene que ver directamente con la mente; así que antes de someter a tu cuerpo a una serie de ejercicios que en nada van a ayudarle; probablemente lo mejor que puedes hacer es relajarte y dejar que todo fluya. Al final del día, el sexo no se trata de ver quién la tiene más grande, sino de disfrutar.


TAGS: Sexualidad Hombres salud
REFERENCIAS: Infobae Sana tu sexo RPP

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Razones por las que 1968 fue uno de los años más importantes para las luchas sociales La red de sacerdotes pederastas que abusó sexualmente de más de mil niños durante 70 años 5 datos históricos sobre la figura del Diablo que seguramente no conocías 12 fotografías de la nueva relación de Cara Delevingne y Ashley Benson Tlacuilos: la historia de los artistas anónimos del México prehispánico La película que muestra que la religión te convierte en un idiota fanático ignorante

  TE RECOMENDAMOS