8 cosas que puedes hacer para que un mal día se convierta en el mejor de tu vida

Jueves, 27 de abril de 2017 21:14

|Liliana Estrada



Me desperté, miré por la ventana y olvidé por un momento que mis cortinas oscuras me impiden ver qué hay detrás de ella. Mi cabeza no pudo más, terminó cayendo de nuevo sobre la almohada; intentaba abrir los ojos, pero no podía. ¡Despierta ya! – me decía mi cabeza – ¡abre los ojos! – gritaba mi inconsciente, algo dentro de mí sabía que esto andaba mal. Adivinaste, nuevamente se me hizo tarde, como pude me levanté, me metí en la ducha y traté de arreglarme lo más pronto posible, mientras me repetía una y otra vez: un retardo más y te descontarán un día de sueldo, todo empezaba mal.

Salí a la calle y mis oídos me indicaban lo peor, tráfico por aquí y por allá, entré al metro – pensando que era más rápido – y nada, se quedó parado entre estaciones y comencé a darme por vencida. No iba a llegar a tiempo al trabajo… Cuando por fin llegué, mi jefe sólo me tenía malas noticias – nada podría ser peor – y ni siquiera vale la pena ahondar en el tema, sólo te diré que la cereza en el pastel la puso mi novio cuando me canceló la cita que teníamos, sin embargo, después encontré la solución.

mujer


Cuando te conviertes en un adulto parece que las cosas siempre van de mal en peor, pero todo tiene sus ventajas. Te mantienes solo, no le rindes cuentas a nadie y ya no pides permiso como cuando vivías con tus padres, pero esa independencia suele traer consigo diferentes circunstancias, mismas que te pueden hacer pensar que todo está perdido y eso no es cierto. No hay momento para dejar de jugar, para dejar de imaginar que las cosas pueden mejorar y hay algunos que por demás pequeños que sean pueden alegrar tu día, luego tu semana y así hasta que todo esté perfecto.

-

Sal a caminar

Si sientes que todo va mal, sal a caminar, despeja tu cabeza, respira y calma tus ideas, cuando todo parece ir de manera negativa, no hay nada que el aire fresco no pueda resolver.

mal día



-

Disfruta las pequeñas cosas

Aprende a disfrutar los detalles más pequeños, déjate sorprender por lo que pase a tu alrededor y nunca faltará algo que te haga sonreír.

cosas



-

Come un helado

¿Te has privado de cosas por estar a dieta o por no comer de más? Está comprobado que en muchas ocasiones alimentos como el chocolate o alguna paleta dulce como la nueva Magnum Red Velvet pueden ayudar a elevar los niveles de diferentes hormonas  en tu cuerpo que te harán sentir mejor.

magnumm



-

No sientas culpa

Es muy común que después de tomarte algunas atribuciones o darte algún gusto sientas culpa. Aprende a valorar tus decisiones, si las tomas es por algo, disfrútalas.

culpa



-

 Dedícate un día para ti

Sal de casa, ve al cine o con tu servicio de streaming organiza un maratón de series o películas. Compra un helado, pide una pizza y aíslate del mundo para que sólo quedes tú para ti.

mal día



-

Cómprate algo

¿Te has quedado con ganas de usar esa chamarra o a irte de viaje? No lo dudes, ahorra y cuando estés listo, cómpralo, recuerda que antes de consentir a los demás debes hacerlo contigo.

comprar



-

Haz una locura

Aviéntate de un paracaídas, vete de viaje solo a un lugar desconocido, retoma esa idea de adolescente y no lo dudes, hazlo.

mal día



-

Ríe hasta que te duela el estómago

Muchas veces lo que puede salvar tu día es la risa; ver con alegría las cosas y demostrar que nada puede detenerte, incluso las responsabilidades de la vida adulta, cambiará tu perspectiva ante la vida. Recuérdalo, nunca hay que dejar de jugar.

risa


Cuando tu día parece que va mal y no mejora, sino que sólo empeora, hay cosas que puedes hacer para salir de ese caos y darle sentido a tu vida, como saborear una deliciosa Magnum Red Velvet, salir con tus amigos, comprarte algo o disfrutar los pequeños detalles de la vida. Recuerda que la vida se trata de divertirse y dejar a un lado las responsabilidades por un momento para sonreír de la manera más genuina posible, así, sentirás que fue el mejor día porque te pudiste dar un increíble placer.

 

Tener un buen día ya no depende de los demás, depende completamente de ti y hay pequeñas cosas que pueden alegrarlo todo. 



TAGS: Hábitos
REFERENCIAS:
Liliana Estrada

Liliana Estrada


Articulista
  COMENTARIOS